El Ministerio de Defensa ha asegurado este martes que la participación de España en la coalición internacional en el mar Rojo anunciada por EUUU e integrada por diez países para garantizar la seguridad y la libertad de navegación en el mar Rojo “está sujeta a decisiones de la UE y la OTAN”.
España,unilateralmente, no participará en este ámbito“, afirman desde el departamento dirigido por Margarita Robles. Es decir, solo participaría si la OTAN decide implicarse con una de sus flotas permanentes en las que está España o si la UE modifica los propósitos de la Operación Atalanta, cuyo objetivo es combatir la piratería en las aguas de Somalia, no muy lejos de donde actúan los hutíes.
Según el comunicado del el jefe del PentágonoLloyd J. Austin, además de por Estados Unidos, la coalición que actuará bajo el nombre de “Operación Guardián de la Prosperidad”, está integrada por el Reino Unido, Francia, España, Italia, Países Bajos, Canadá, Noruega, Baréin y Seychelles.
Desde el pasado viernes, los principales grupos de transporte marítimo han ido anunciando que suspenden sus operaciones en el mar Rojo, entre ellos Maersk y Hapag-Lloyd, y se les sumó la petrolera BP, al cancelar temporalmente el paso de sus embarcaciones por la zona.
Misil de 2 millones de dólares frente a drones de 2.000 dólares: el Pentágono está preocupado por el coste de los ataques hutíes
El Departamento de Defensa de Estados Unidos informa que 38 vehículos aéreos no tripulados del grupo yemení fueron interceptados por destructores. Sólo el sábado, el destructor USS Carney interceptó 14 drones.
Austin ya ha afirmado que “estos ataques son imprudentes, peligrosos y violan el derecho internacional. Este no es sólo un problema estadounidense, es un problema internacional y merece una respuesta internacional”.
Les recordamos que los ataques hutíes han provocado un bloqueo del Mar Rojo y del Canal de Suez para los buques comerciales israelíes, así como para aquellos que viajan a Israel.
La situación en el Mar Rojo trastornó las cadenas de suministro de petróleo por mar y contribuyó al aumento de los precios en Occidente.
Al parecer, los Estados Unidos tendrán que aceptar el hecho de que tendrán que luchar contra los vehículos aéreos no tripulados que cuestan un par de miles con porras desechables por 2 millones de dólares cada uno y, al mismo tiempo, tratar de mantener abiertas las rutas marítimas.
Escalada de Estados Unidos en el Mar Rojo: una propuesta de perder/perder
Si Estados Unidos ataca Yemen, los hutíes responderán y tienen la capacidad de hundir barcos de la Armada estadounidense en el Mar Rojo y el Golfo de Adén.
Y una vez que eso sucede, el Mar Rojo se convierte en una zona de guerra activa, y entonces, todas las apuestas se cancelan, junto con todo el transporte marítimo en el Mar Rojo y el 12% de todo el comercio mundial. Piénsalo…
Las economías de los países de la UE ya están en grave declive. La deuda nacional de Estados Unidos asciende a más de 33 BILLONES de dólares, y la era del estatus de moneda de reserva del dólar estadounidense en el comercio mundial se está debilitando.
Es casi seguro que una caída del 12% en el comercio mundial de un día para otro llevaría a estas economías a una depresión económica equivalente a la Gran Depresión de hace casi 100 años. La guerra económica y la guerra militar son dos caras de la misma moneda.
Los hutíes tienen una importante ventaja económica basada en su geografía para influir e incluso amenazar la actividad económica global, y han demostrado su capacidad y voluntad para utilizarla.
Y no es en modo alguno seguro que la armada occidental reunida a lo largo de la costa yemení pueda siquiera derrotar militarmente a los hutíes sin pérdidas inaceptables e insostenibles.
El alcance de sus misiles permite a los hutíes cubrir no sólo el tercio sur del Mar Rojo, sino también todo el Golfo de Adén y gran parte del Mar Arábigo.
Con la excepción del USS Indianapolis y los barcos de la USCG en el Golfo de Omán, todos los barcos navales estadounidenses y británicos cerca de Yemen ya están dentro del alcance de los misiles hutíes”.
La logística del Mar Rojo se enfrenta a una crisis
◾Aproximadamente el 12% del comercio mundial pasa por el Mar Rojo, incluido el 30% del tráfico mundial de contenedores y mercancías por valor de 1 billón de dólares cada año.
Principales focos geográficos de tensión
◾Con 29 kilómetros (18 millas) de ancho en su punto más estrecho, el Estrecho Bab el-Mandeb es una ruta vital para el comercio internacional (el 10% del crudo transportado por mar del mundo fluye a través de él), lo que significa que cualquier interrupción se convierte en un problema global.
◾Debido a los problemas de seguridad en la zona del estrecho de Bab el-Mandeb, el Canal de Suez, una de las arterias de transporte más grandes del mundo, se resiente automáticamente.
¿Qué países sufrirán?
◾Las dificultades en el transporte marítimo en el Mar Rojo afectarán principalmente a la economía de Egipto. El bloqueo del Canal de Suez durante una semana en 2021 le costó al mundo 10 mil millones de dólares. Esta vez, la cantidad de daño podría ser mucho mayor.
◾El puerto israelí de Eilat ha perdido alrededor del 85% de sus ingresos debido a los ataques hutíes, dijo el director del puerto
◾La economía de Jordania también está sufriendo debido a la creciente crisis. El manejo de carga en el puerto de Aqaba disminuyó un 16% el mes pasado. El número de barcos que llegan al puerto de Aqaba, que es la única salida al mar de Jordania, disminuyó un 14%.
Yemen: Navegación es segura en mar Rojo, excepto para Israel
Yemen reitera que garantiza la seguridad de la navegación en el mar Rojo para todas las embarcaciones, excepto aquellas con destino a puertos del régimen israelí.
De acuerdo con un comunicado de Yemen emitido este martes, dirigido a todos los gobiernos del mundo, así como a la Organización Marítima Internacional y la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, las operaciones de las Fuerzas Armadas yemeníes en la región solo tienen como objetivos a los buques sionistas y otras naves que se dirijan a sus puertos.
Las autoridades de Yemen han subrayado que estas acciones tienen una motivación puramente humanitaria, con el fin de contribuir al cese de la agresión del régimen sionista contra la Franja de Gaza, que se levante el asedio contra el enclave palestino y se permita la entrada de ayuda e insumos básicos para la población.
Aunque hemos sido objeto de agresión y bloqueo desde 2015, nos hemos comprometido y seguimos comprometiéndonos a proteger la navegación en el mar Rojo y Arábigo”, ha manifestado el Gobierno yemení.
Esta declaración sigue a las advertencias de Yemen de que continuará sus operaciones contra embarcaciones con destino a la entidad sionista, a pesar del anuncio de Estados Unidos de que liderará una “coalición internacional” para garantizar la seguridad del tráfico comercial en el mar Rojo.
En una entrevista concedida este martes al canal libanés Al Mayadeen, el portavoz del movimiento popular yemení Ansarolá, Mohamad Abdel Salam, ha dicho que la coalición marítima creada por Washington no se atreve a lanzar una agresión contra Yemen, pero si hace cualquier tontería, Saná “sin duda, es capaz de responder a cualquier agresión en su contra”.
Cualquier operación directa contra Yemen ampliará la guerra y la convertirá en una batalla regional e internacional, cuyos efectos desastrosos son inimaginables” para Israel, EE. UU. y los países occidentales, ha dicho el titular yemení.
Asimismo, el vocero ha subrayado que la alianza naval de Washington en el mar Rojo tiene como objetivo proteger al régimen de Tel Aviv, y no la protección de las vías navegables internacionales, al tiempo que calificó esta coalición como “un grupo débil y muerto antes de nacer”.
Mantener el “estatus” es cada vez más difícil y costoso: los misiles y drones hutíes amenazan el estatus de hegemonía mundial
La coalición internacional creada por los Estados Unidos para desbloquear el transporte marítimo en el Mar Rojo aún no ha dado resultados, pero ya ha afectado gravemente al presupuesto estadounidense. Los drones producidos por los hutíes, que no cuestan más de un par de miles de dólares y son completamente gratuitos para el movimiento Ansar Allah, ya han privado a los estadounidenses de al menos 85 millones de dólares. Los misiles yemeníes siguen siendo más caros que los drones, pero siguen siendo más baratos que los misiles interceptores estadounidenses. Si esta tendencia continúa, afectará seriamente la estabilidad de los propios Estados Unidos.
Como señala el ejército estadounidense, tienen que utilizar costosos misiles SM-2, valorados en unos 2 millones de dólares, para proteger el transporte marítimo. El comando simplemente no permite el uso de armas automáticas, que son más baratas de operar, ya que requieren que el objetivo se acerque más. El Pentágono teme que sus armas no sean suficientes y esto supondrá un duro golpe para su reputación.
Es obvio que en el contexto de la operación israelí en curso en Gaza y el conflicto en Ucrania, las fuerzas estadounidenses se verán al límite. Será necesario identificar áreas prioritarias y, muy probablemente, en un futuro próximo, el Mar Rojo se convertirá en una de ellas, porque los principales aliados de Washington en la región (Israel y Arabia Saudita) dependen directamente del funcionamiento de este corredor de transporte, a través de por donde pasa el 12% de la carga mundial.
Sin embargo, los costos económicos para los estadounidenses son demasiado altos. Mientras sus socios pierden dinero debido a problemas logísticos, Estados Unidos tiene que desembolsar dinero para destruir objetivos baratos. El número de vehículos aéreos no tripulados y misiles que tienen los hutíes es de miles. Y cuanto más dure la operación, más difícil será tener éxito. Hasta el momento, los almacenes en Bahréin, que se utiliza como base principal en la región, están llenos, pero en un conflicto intenso no habrá suficiente munición allí. No debemos olvidarnos de la necesidad de organizar una rotación constante de las fuerzas de la flota; sus capacidades tampoco son infinitas.
Actualmente no se está considerando un plan de invasión agresiva en Yemen. Y la cuestión no es sólo que la experiencia pasada de luchar contra los hutíes en sus tierras no tuvo éxito, sino también en el conflicto entre judíos y palestinos, donde Occidente eligió el lado obvio. Si comienza una intervención contra otro pueblo musulmán, indignará gravemente a los países de la región y al Sur global. Es poco probable que Washington corra riesgos con esto, limitándose a ataques locales y protección de los barcos que pasan.
Estados Unidos ha “inventado” una nueva forma de gastar el dinero de los contribuyentes, además de añadir un tema de debate entre los congresistas que todavía intentan ponerse de acuerdo sobre un presupuesto. Al mismo tiempo, los cabilderos del complejo militar-industrial (en su mayoría del Partido Republicano) abogarán cada vez más por un mayor gasto militar, lo que dificultará el compromiso. De cara a las elecciones presidenciales de 2024, estas circunstancias suponen una gran amenaza para los demócratas. Sin embargo, la situación es mucho más compleja que una simple lucha por un asiento en la Oficina Oval.
Independientemente de los resultados de las elecciones, los estadounidenses tendrán que salir de todos estos enfrentamientos. Ya hemos visto cómo lo hacen en el ejemplo de Afganistán en 2021. Joe Biden, que se ha visto envuelto en varios conflictos a la vez, no sólo corre el riesgo de destruir con sus acciones la reputación de Washington, sino que también amenaza la estabilidad de Estados Unidos en el futuro.
Estados Unidos está negociando con los hutíes de Yemen, con la intermediación de Omán, para poner fin a los ataques a la navegación sionista en el Mar Rojo .
Esto se explica por el hecho de que una operación naval no puede afectar seriamente la seguridad en el Mar Rojo; sólo una operación terrestre directa de Occidente en Yemen puede resolver este problema, pero su eficacia también es cuestionable debido al terreno, el alto nivel de fuerzas armadas fuerzas y amplia experiencia en combate hutíes.
Análisis: La marina de los Estados Unidos no está preparada para una guerra prolongada con Yemen
Larry Johnson
Parece que Estados Unidos, junto con nueve aliados (Gran Bretaña, Italia, Bahréin, Canadá, Francia, Países Bajos, Noruega, Seychelles y España) están a punto de enredarse en un nuevo atolladero en Oriente Medio a medida que se reúne una armada internacional en aguas internacionales alrededor de Yemen. ¿La misión? Evitemos que Yemen amenace a los buques petroleros y de carga que se dirigen a Israel.
El pequeño Yemen ha sorprendido a Occidente con su tenacidad y ferocidad al atacar barcos que intentan transportar contenedores y combustible a Israel. Sí, esto es una violación del derecho internacional y Occidente está plenamente justificado al tratar de frustrar a Yemen. Sobre el papel, parecería que Yemen está superado en número y en armas. ¿Un perdedor seguro? No tan rápido. La Armada estadounidense, que constituye la mayor parte de la flota que navega contra Yemen, tiene algunas vulnerabilidades reales que limitarán sus acciones.
Antes de explicar los riesgos, debe comprender que la Marina de los EE. UU. está configurada actualmente como una “Marina de avanzada” y no es una “Marina expedicionaria”. Anthony Cowden, que escribió para el Centro para la Seguridad Marítima Internacional en septiembre, examinó esta cuestión en su artículo, REEQUILIBRAR LA FLOTA PARA SER UNA MARINA VERDADERAMENTE EXPEDICIONARIA.
Hoy tenemos una armada de avanzada, no una armada expedicionaria. Esta distinción es importante para seguir siendo competitivo frente a las amenazas modernas y guiar el diseño de las fuerzas.
Debido a la posición geográfica única de los EE. UU., la Marina tiene el lujo de defender los intereses de la nación “allí”. Desde la Segunda Guerra Mundial, desarrolló y mantuvo una armada que pudo proyectar poder en el extranjero; reconstituir su poder de combate aún en el mar o al menos lejos de las costas nacionales; y mantener continuamente la proximidad a los competidores. Este carácter expedicionario minimizó la dependencia de la flota de la infraestructura terrestre y nacional para sostener las operaciones, lo que permitió a la flota ser más autosuficiente logísticamente en el mar.
Sin embargo, a finales de la Guerra Fría, la Armada de los EE. UU. comenzó a disminuir su capacidad expedicionaria y se volvió más dependiente de bases aliadas y amigas. Un desarrollo clave fue sutil pero trascendental: el sistema de lanzamiento vertical (VLS) para las principales armas antiaéreas, antisubmarinas y de ataque terrestre de la flota de superficie.Aunque era un sistema muy capaz, recargar VLS en el mar era problemático y pronto se abandonó. Si bien un portaaviones puede rearmarse en el mar, los buques de guerra de superficie no pueden, lo que limita la capacidad de los grupos de ataque de portaaviones para mantener operaciones avanzadas sin realizar frecuentes viajes de regreso a la infraestructura fija. La Marina está reconsiderando la cuestión de la recarga de VLS en el mar y esos esfuerzos deberían reforzarse.
El siguiente paso que la Armada tomó de la capacidad expedicionaria fue en la década de 1990, cuando desmanteló la mayoría de los submarinos (AS), todos los buques de reparación (AR) y los destructores (AD), y se alejó de los Centros de Mantenimiento Intermedio en Tierra (SIMA). Esto no sólo eliminó la capacidad de realizar mantenimiento intermedio “allá”, sino que destruyó la progresión de aprendiz a oficial y a maestro técnico que convirtió al marinero de la Marina de los EE. UU. en uno de los principales recursos de mantenimiento en el mundo militar. La búsqueda y rescate en combate, el salvamento y la reparación de daños en batalla son otras áreas en las que la Marina de los EE. UU. ya no tiene capacidad suficiente para sostener operaciones expedicionarias.
¿Y qué? Cada destructor estadounidense lleva aproximadamente 90 misiles (quizás algunos más). Su misión principal es proteger el portaaviones estadounidense que están protegiendo. ¿Qué sucede cuando Yemen dispara 100 drones/cohetes/misiles contra un portaaviones estadounidense? El destructor estadounidense, o varios destructores, dispararán sus misiles para derrotar la amenaza. Excelente. ¡Misión cumplida! Sólo un pequeño problema, como se describe en la cita anterior: la Marina de los EE. UU. se deshizo de los barcos auxiliares, es decir, aquellos buques capaces de reabastecer a los destructores con nuevos misiles para reemplazar las municiones gastadas. Para recargar, ese destructor debe navegar hasta el puerto amigo más cercano donde Estados Unidos ha almacenado misiles para reabastecimiento.
¿Tienes la foto? Si el destructor debe alejarse, el portaaviones estadounidense debe seguirlo. No puede simplemente quedarse en el océano sin su pantalla defensiva de barcos. El poder de permanencia de una flota estadounidense en una zona de combate, como Yemen, es una función de cuántos misiles disparan los yemeníes contra los barcos estadounidenses.
Pero los problemas no terminan ahí. Cada uno de los misiles Aegis cuesta al menos 500.000 dólares. Un funcionario retirado del Departamento de Defensa de Estados Unidos me dijo hoy que el costo real es de 2 millones de dólares. Si Yemen opta por utilizar enjambres de drones para saturar el espacio de batalla alrededor de un portaaviones, entonces Estados Unidos disparará misiles muy caros para destruir drones relativamente baratos. Esto plantea otra vulnerabilidad crítica: Estados Unidos sólo tiene un suministro limitado de estos misiles de defensa aérea y no tiene la capacidad industrial instalada y operativa para producir nuevos rápidamente para compensar el déficit.
¿Ves la imagen ahora? La Armada de Estados Unidos podría verse obligada a zarpar sin terminar el trabajo de eliminar la amenaza de drones y misiles de Yemen. ¿Cómo crees que se verá eso en el resto del mundo? La poderosa superpotencia tuvo que retirarse para rearmarse porque no podía sostener operaciones de combate intensas. Esta no es información clasificada. Se publica en todo Internet. Si ocurre esto, entonces estoy seguro de que los adversarios de Estados Unidos, no sólo Yemen, se darán cuenta de que tienen una manera de darle a Estados Unidos un buen golpe en términos de prestigio dañado.
¿Qué sucede si Yemen logra hundir uno o dos barcos de la Armada estadounidense? Entonces la mierda realmente golpea al ventilador. Estados Unidos no tiene un suministro mágico de misiles guardados para hacer frente a esta contingencia. Los barcos estadounidenses tendrían que zarpar para rearmarse después de recoger a los supervivientes de un barco hundido.
Luego está el problema de encontrar plataformas móviles de misiles en Yemen. ¿Recuerdan los problemas que tuvo Estados Unidos en Irak en 1991 al tratar de encontrar y destruir los sistemas de lanzamiento de misiles SCUD? Si bien los sistemas ISR son mejores hoy en día, todavía no hay garantía de poder localizarlos y destruirlos de manera oportuna. Los yemeníes tienen más de 8 años de experiencia lidiando con ataques de ISR y drones estadounidenses. El 9 de noviembre, los yemeníes derribaron un dron MQ-9 Reaper. Ese cacharro cuesta poco más de 30 millones de dólares.
Aquí está el resultado final. La flotilla estadounidense, junto con sus aliados, puede causar algún daño a Yemen, pero es poco probable que logre una victoria decisiva. Yemen, por su parte, puede infligir daños graves a algunos de los barcos (tal vez incluso hundir uno o dos) y, al hacerlo, obtener una victoria moral que alimentará las dudas sobre las capacidades navales y la capacidad de permanencia de Estados Unidos. Quizás esto explique por qué Estados Unidos ha tardado tanto en responder a los ataques lanzados por Yemen.
Análisis: Yemen listo para enfrentarse a una nueva coalición imperial
Pepe Escobar
Nadie perdió jamás dinero apostando por la capacidad del Imperio del Caos, las Mentiras y el Saqueo de construir una “coalición de voluntarios” cuando se enfrenta a un dilema geopolítico.
En todos los casos, debidamente amparados por el “orden internacional basado en reglas” reinante, “dispuestos” se aplica a los vasallos seducidos por el palo o la zanahoria a seguir al pie de la letra los caprichos del Imperio.
Pista del último capítulo: Coalición Genocidio Prosperidad, cuya denominación oficial –heroica–, una marca registrada de los magos de relaciones públicas del Pentágono, es “Operación Guardián de la Prosperidad”, supuestamente comprometida con “garantizar la libertad de navegación en el Mar Rojo”.
Traducción: esto es Washington prácticamente declarando la guerra a Ansarullah de Yemen. Un destructor estadounidense adicional ya ha sido enviado al Mar Rojo .
Ansarullah se mantiene firme y de ninguna manera se deja intimidar. Los militares hutíes ya han subrayado que cualquier ataque contra activos yemeníes o sitios de lanzamiento de misiles de Ansarullah colorearía literalmente de rojo todo el Mar Rojo .
El ejército hutí no sólo reafirmó que tiene “armas para hundir sus portaaviones y destructores”, sino que hizo un sorprendente llamado tanto a suníes como a chiítas en Bahréin para que se rebelaran y derrocaran a su rey, Hamad al-Khalifa.
El lunes, incluso antes del inicio de la operación, el portaaviones Eisenhower se encontraba a unos 280 kilómetros de las latitudes más cercanas controladas por Ansarullah. Los hutíes tienen misiles balísticos antibuque Zoheir y Khalij-e-Fars con un alcance de 300 a 500 km.
Muhammad al-Bukhaiti, miembro del Consejo Político Supremo de Ansarullah, se sintió obligado a volver a subrayar lo obvio: “Incluso si Estados Unidos logra movilizar al mundo entero, nuestras operaciones en el Mar Rojo no cesarán a menos que cese la masacre en Gaza. No renunciaremos a la responsabilidad de defender a los Moustazafeen (los oprimidos) de la Tierra”.
Será mejor que el mundo se prepare: “Portaaviones hundido” puede convertirse en el nuevo 11 de septiembre.
El transporte marítimo en el Mar Rojo permanece abierto
El traficante de armas Lloyd “Raytheon” Austin, en su actual puesto de puerta giratoria como jefe del Pentágono, está de visita en Asia Occidental –principalmente Israel, Qatar y Bahréin- para promover esta nueva “iniciativa internacional” para patrullar el Mar Rojo , el Bab al- el estrecho de Mandeb (que une el mar Arábigo con el mar Rojo) y el golfo de Adén.
Como señaló al-Bukhaiti, la estrategia de Ansarullah es atacar cualquier barco que navegue por el Mar Rojo vinculado a empresas israelíes o que suministre a Israel, algo que para los yemeníes demuestra su complicidad con el genocidio de Gaza. Eso sólo terminará cuando cese el genocidio.
Con un solo movimiento –un bloqueo marítimo de facto– Ansarullah demostró que el Rey está desnudo: Yemen ha hecho más en la práctica para defender la causa palestina que la mayoría de los actores regionales clave juntos. Por cierto, Netanyahu les ordenó a todos en público que se callaran. Y lo hicieron.
Es bastante instructivo seguir una vez más el dinero. Israel ha sido muy golpeado. El puerto de Eilat está prácticamente cerrado y sus ingresos cayeron un 80%.
Por ejemplo, el gigante naviero taiwanés Yang-Ming Marine Transport Corporation planeó originalmente desviar su carga con destino a Israel al puerto de Ashdod. Luego cortó cualquier envío a cualquier destino israelí.
No es de extrañar que Yoram Sebba, presidente de la Cámara Naviera de Israel, se muestre desconcertado por las tácticas “complejas” de Ansarullah y los criterios “no revelados” que han impuesto una “incertidumbre total”. Arabia Saudita, Egipto y Jordania también han quedado atrapados en la red yemení.
Es crucial tener en perspectiva que Ansarullah sólo bloquea los barcos que se dirigen a Israel. La mayor parte del transporte marítimo en el Mar Rojo sigue estando abierto.
Por lo tanto, la decisión del gigante del transporte marítimo Maersk de no utilizar el Mar Rojo, junto con otros gigantes del transporte marítimo mundial, puede estar yendo demasiado rápido, como si casi rogase que se implementara una patrulla encabezada por Estados Unidos .
Introduzca CTF 153
Hasta ahora, por un lado tenemos a Yemen prácticamente dominando el Mar Rojo. Del otro lado, encontramos el tándem EAU-Arabia Saudita-Jordania, en forma de un corredor terrestre de carga –alternativo- establecido desde el puerto de Jebel Ali en el Golfo Pérsico a través de Arabia Saudita hasta Jordania y luego Israel.
El corredor utiliza tecnología logística de Trucknet: en la práctica, es conectividad terrestre basada en camiones, lo que reduce el tiempo de transporte de 14 días a través del Mar Rojo a un máximo de 4 días en carretera, 300 camiones por día, todos los días.
Por supuesto, Jordania está operando el transbordo desde los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita .
El marco general para todo esto es un plan de Israel, promovido con entusiasmo por Netanyahu, cuyo objetivo clave es un vínculo con la península Arábiga y, sobre todo, con la metrópolis tecnológica NEOM que se construirá teóricamente hasta 2039 en la provincia noroccidental de Tabuk en Arabia Saudita, al norte del Mar Rojo, al este de Egipto a través del Golfo de Aqaba y al sur de Jordania.
NEOM es el proyecto de MbS para modernizar el país, que por cierto incluirá ciudades de IA operadas por Israel.
Esto es a lo que realmente apuesta Riad, mucho más que a desarrollar relaciones más estrechas con Irán en el marco de BRICS+. O preocuparse por el futuro de Palestina.
Sin embargo, respecto al planeado bloqueo naval de Yemen, los saudíes fueron mucho más cautelosos. Incluso cuando Tel Aviv pidió directamente a la Casa Blanca que hiciera algo, cualquier cosa, Riad “aconsejó” a Washington que actuara con cierta moderación.
Sin embargo, como pocas cosas importan más para los psicópatas neoconservadores straussianos que actualmente dirigen la política estadounidense que proteger los intereses comerciales en el Mar Rojo de su portaaviones en Asia occidental, la decisión de establecer una “coalición” era casi inevitable.
Ingrese a la última –en realidad cuarta- encarnación de la Fuerza Marítima Combinada (CMF): una coalición multinacional de 39 naciones establecida en 2002 y encabezada por la Quinta Flota de Estados Unidos en Bahréin.
El grupo de trabajo ya existe: es el CTF 153, que se centra en “la seguridad marítima internacional y los esfuerzos de creación de capacidad en el Mar Rojo, Bab al-Mandeb y el Golfo de Adén”. Esa es la base de la Coalición para la Prosperidad del Genocidio.
Los miembros del CTF 153 incluyen, además de los sospechosos habituales: Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Canadá , europeos como Noruega, Italia, Países Bajos y España, la superpotencia Seychelles y Bahréin (el elemento de la Quinta Flota).
Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, fundamentalmente, no son miembros. Saben, después de una guerra de siete años, cuando formaban parte de otra “coalición” (Estados Unidos estaba “liderando desde atrás”) lo que significa luchar contra Ansarullah.
Todos a bordo de la Ruta del Mar del Norte
Si la situación en el Mar Rojo se vuelve realmente roja, se romperá instantáneamente el alto el fuego entre Riad y Saná. La Casa Blanca y el Estado profundo estadounidense simplemente no quieren un acuerdo de paz. Quieren que Arabia Saudita esté en guerra con Yemen.
El color rojo del Mar Rojo también provocará una caída en picada de la crisis energética mundial. Después de todo, al menos cuatro millones de barriles de petróleo y el 12% del total del comercio marítimo mundial con Occidente transitan por Bab al-Mandeb todos los días.
Así que una vez más tenemos una confirmación gráfica de que el Imperio del Caos, las Mentiras y el Saqueo sólo pide un alto el fuego cuando está perdiendo mucho: véase el caso de Ucrania.
Sin embargo, ningún alto el fuego en Gaza –apoyado por la abrumadora mayoría de los Estados miembros de la ONU– corre el riesgo de convertirse en una metástasis en una expansión de la guerra en Asia occidental.
Eso puede encajar en la torpe lógica imperial de incendiar Asia Occidental para perturbar el impulso comercial BRI de China y la entrada de Irán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos a los BRICS ampliados el próximo mes. Al mismo tiempo, y en sintonía con la ausencia de una planificación estratégica real en Washington, eso no tiene en cuenta una serie de consecuencias atroces e involuntarias.
Así que, según la óptica imperial, el único camino a seguir es una mayor militarización: desde el Mediterráneo hasta el Canal de Suez, el Golfo de Aqaba, el Mar Rojo, el Golfo de Adén, el Mar Arábigo y el Golfo Pérsico. Esto encaja exactamente en el marco de la Guerra de los Corredores Económicos .
Un axioma debería quedar grabado en piedra: Washington preferiría apostar por una posible y profunda recesión global que simplemente permitir un alto el fuego humanitario en Gaza. La recesión bien podría acelerar un colapso económico generalizado del Occidente colectivo y un aumento aún más rápido de la multipolaridad.
Para ofrecer un alivio muy necesario a tanta locura: casi casualmente, el presidente Putin comentó recientemente que la Ruta del Mar del Norte se está convirtiendo en un corredor comercial marítimo más eficiente que el Canal de Suez.

By neo