El Vaticano del Papa Francisco anunció el 4 de julio que encontró al ex nuncio ante el arzobispo estadounidense Viganò “culpable del delito reservado de cisma” y que, en consecuencia, queda automáticamente excomulgado.

El Dicasterio para la Doctrina de la Fe (DDF) del Vaticano anunció el 5 de julio que había declarado al ex nuncio estadounidense, el arzobispo Carlo Maria Viganò, culpable de “cisma” y automáticamente excomulgado.

En un comunicado enviado sin previo aviso a la prensa de la Santa Sede, el DDF informó que su Congreso se reunió el 4 de julio para decidir en contra de Viganò. El comunicado decía:

El 4 de julio de 2024, el Congreso del Dicasterio para la Doctrina de la Fe se reunió para concluir el proceso penal extrajudicial previsto en el canon 1720 CIC contra Mons. Carlo Maria Viganò, arzobispo titular de Ulpiana, acusado del delito reservado de cisma (cánones 751 y 1364 CIC ; art. 2 SST).

Son bien conocidas sus declaraciones públicas manifestando su rechazo a reconocer y someterse al Sumo Pontífice, su rechazo a la comunión con los miembros de la Iglesia sometidos a él y a la legitimidad y autoridad magisterial del Concilio Vaticano II.

Al concluir el proceso penal, Mons. Carlo Maria Viganò fue declarado culpable del delito reservado de cisma.

El Dicasterio declaró la excomunión lataesententiae según el canon 1364 § 1 CIC . El levantamiento de la censura en estos casos está reservado a la Sede Apostólica. Esta decisión fue comunicada a Mons. Viganò el 5 de julio de 2024.

 

Según los términos de la última edición del Derecho Canónico, a quien está excomulgado se le prohíbe ofrecer los sacramentos.

 

El 20 de junio, Viganò reveló que el DDF había iniciado, mediante una carta fechada el 11 de junio, un “juicio penal extrajudicial” contra él, acusando al prelado del “delito de cisma”.

Emitida por Monseñor John Kennedy, quien dirige la Sección Disciplinaria del DDF, la carta del Vaticano lo alertó sobre “el delito de cisma del que ha sido acusado (declaraciones públicas que resultan en una negación de los elementos necesarios para mantener la comunión con la Iglesia Católica; negación de la legitimidad del Papa Francisco; una ruptura de la comunión con él; y rechazo del Concilio Vaticano II)”.

Rechazando la acusación, Viganò declaró entonces que “afirmo, como Sucesor de los Apóstoles, estar en plena comunión con la Iglesia Católica Apostólica Romana, con el Magisterio de los Romanos Pontífices y con la ininterrumpida Tradición doctrinal, moral y litúrgica que ellos han conservado fielmente”.

 

Agregó además que “repudio, rechazo y condeno los escándalos, errores y herejías de Jorge Mario Bergoglio, quien manifiesta un manejo absolutamente tiránico del poder, ejercido en contra del fin que legitima la autoridad en la Iglesia: una autoridad que es  vicaria de la de Cristo, y como tal debe obedecer sólo a Él”.

 

…para separarme de la comunión eclesial con Jorge Mario Bergoglio, tendría que haber estado primero en comunión con él, lo que no es posible puesto que el mismo Bergoglio no puede ser considerado miembro de la Iglesia, debido a sus múltiples herejías y a su manifiesta alienación e incompatibilidad con el rol que inválida e ilícitamente desempeña.

Luego, Viganò volvió contra ellos las acusaciones del Vaticano y acusó al Papa Francisco de cisma, escribiendo:

Acuso a Jorge Mario Bergoglio de herejía y cisma, y ​​pido que sea juzgado como hereje y cismático y destituido del trono que ocupa indignamente desde hace más de once años. Esto no contradice en absoluto el adagio  Prima Sedes a nemine judicatur , porque es evidente que, al no poder asumir el papado, el hereje no está por encima de los prelados que lo juzgan.

Se ha contactado al arzobispo Viganò para solicitarle comentarios en respuesta a la decisión del Vaticano, y este informe se actualizará en consecuencia.

By Saruman