La realidad es que no “necesitamos” bancos centrales.En lo mas minimo.Un país, o incluso estados individuales, pueden crear su propia moneda y administrar sus propios bancos, ya sea sin usura o con tasas de interés muy bajas.Ése es el camino hacia la libertad, y todo lo que se requiere es la decisión de hacerlo y, sin embargo, las agallas para llevarlo a cabo.

HISTORIA DE UN VISTAZO

  • Todas las guerras se remontan a los banqueros centrales privados. Los soldados estadounidenses han luchado y muerto en guerras iniciadas sin otro propósito que imponer la banca central privada a naciones que no las querían.
  • Los bancos centrales ganan dinero de la nada al prestar dinero con intereses y, en el proceso, drenan la riqueza de una nación.
  • La Revolución Americana fue instigada por la Ley Monetaria del Rey Jorge III, que obligó a los colonos norteamericanos a realizar negocios utilizando billetes del Banco de Inglaterra tomados prestados con intereses.
  • La agenda de los banqueros centrales es simple: robarle a la gente su riqueza y esclavizarla a este sistema depredador.
  • Mientras se permita la existencia de bancos centrales privados, habrá pobreza y guerras interminables. El camino hacia la paz mundial pasa por la abolición de toda banca central privada en todas partes y el retorno a monedas emitidas por el Estado y basadas en valores que permitan a las naciones y a las personas prosperar gracias a su propio trabajo, desarrollo y esfuerzos.

“Cuanto más estudies esto, más te darás cuenta de que TODAS las guerras son guerras para los banqueros centrales privados”, dice.Los soldados estadounidenses han luchado y muerto en guerras iniciadas sin otro propósito que imponer la banca central privada a naciones que no las querían.

Usura: el nacimiento del dinero a partir del dinero

El filósofo Aristóteles (384-322 a.C.) dijo una vez:

“La forma más odiada [de hacer dinero], y con mayor razón, es la usura, que obtiene una ganancia a partir del dinero mismo, y no del uso natural del mismo. Porque el dinero estaba destinado a ser utilizado a cambio, pero no a aumentar con intereses.

Y el término usura, que significa nacimiento del dinero a partir del dinero, se aplica a la generación del dinero, porque el descendiente se parece al padre. Por lo tanto, de todos los modos de ganar dinero, éste es el más antinatural”.

Lo que Aristóteles describió es el modelo de negocio de todos los bancos centrales. Hacen dinero de la nada prestando dinero a interés y, en el proceso, drenan la riqueza de una nación. El primer ejemplo de guerra de banqueros ilustrado en la película es el de la Revolución Americana, que se libró entre 1775 y 1783.

Trece de las colonias norteamericanas de Gran Bretaña se rebelaron contra el dominio británico y establecieron los soberanos Estados Unidos de América, fundados con la Declaración de Independencia en 1776.

Lo que Aristóteles describió es el modelo de negocio de todos los bancos centrales. Hacen dinero de la nada prestando dinero a interés y, en el proceso, drenan la riqueza de una nación. El primer ejemplo de guerra de banqueros ilustrado en la película es el de la Revolución Americana, que se libró entre 1775 y 1783.

Trece de las colonias norteamericanas de Gran Bretaña se rebelaron contra el dominio británico y establecieron los soberanos Estados Unidos de América, fundados con la Declaración de Independencia en 1776.

De LifeSiteNews: lo siguiente es una presentación similar, quizás incluso más efectiva, de otra fuente sobre los bancos y el tema de la guerra y que los bancos centrales también están profundamente involucrados en los esquemas globalistas de despoblación del Nuevo Orden Mundial.

La Revolución Americana se libró para impedir la banca central

Sin embargo, como explica Rivero, la Revolución Americana fue instigada por la Ley Monetaria del Rey Jorge III, que obligó a los colonos norteamericanos a realizar negocios utilizando billetes del Banco de Inglaterra tomados prestados con intereses:

“Si regresa a los escritos de Ben Franklin… [aquí hay] una cita directa: ‘La negativa del rey Jorge III a permitir que las colonias operaran un sistema monetario honesto, que liberó al hombre común de las garras de los manipuladores del dinero, Probablemente fue la causa principal de la revolución.

Ese es Ben Franklin. Nuestras escuelas públicas no enseñan eso porque se supone que no debes saber que los banqueros realmente estuvieron detrás de la Revolución Americana.

Después de la revolución, Estados Unidos adoptó un sistema económico revolucionario radicalmente diferente en el que el gobierno emitía su propia moneda basada en el valor, de modo que los bancos privados no pudieran desnatar la riqueza del pueblo a través de billetes que devengaban intereses. Así que la Revolución Americana se libró principalmente para liberar al pueblo estadounidense de la Ley Monetaria del Rey Jorge III…”2

Cuando la corrupción falla, se hacen amenazas

Desafortunadamente, es fácil corromper a la gente y los banqueros centrales lo saben mejor que la mayoría. Apenas un año después de que Mayer Amschel Rothschild pronunciara la ahora infame cita: “Permítanme emitir y controlar el dinero de la nación y no me importa quién hace las leyes”, los banqueros privados lograron establecer un banco central privado, llamado El Primer Banco de la Estados Unidos.

“O se concede la solicitud de renovación de la carta, o Estados Unidos se verá envuelto en una guerra de lo más desastrosa”.

A pesar de esa amenaza, el Congreso se mantuvo firme y se negó a renovar los estatutos del banco.Nathan Mayer Rothschild criticó la decisión y afirmó:

“¡Déles una lección a esos estadounidenses insolentes! ¡Devuélvelos al estatus colonial!

Y eso es exactamente lo que hizo o intentó hacer Gran Bretaña.El Banco de Inglaterra, controlado por los Rothschild, financió la guerra británica de 1812, cuyo objetivo era a) recolonizar los Estados Unidos y obligar a los estadounidenses a utilizar billetes del Banco de Inglaterra, o b) hundir a la nación en tanta deuda que No tenemos más remedio que aceptar un nuevo banco central privado.

“Y el plan funcionó”,  dice Rivero. “Aunque Estados Unidos ganó la guerra de 1812, el Congreso se vio obligado a conceder nuevos estatutos a otro banco privado más, emitiendo moneda pública en forma de préstamos con intereses.

Una vez más, los banqueros privados controlaban la oferta monetaria de la nación y no les importaba quién hacía las leyes ni cuántos soldados británicos o estadounidenses tenían que morir por ellas. Y una vez más, la nación se vio sumida en la deuda, el desempleo y la pobreza debido a la depredación del banco central privado.

En 1832, Andrew Jackson hizo campaña con éxito para su segundo mandato como presidente bajo el lema “Jackson y sin banco”. Fiel a su palabra, Jackson logró bloquear la renovación de los estatutos del Segundo Banco de los Estados Unidos de América…

Poco después de que expirara el estatuto del Segundo Banco de los Estados Unidos, hubo un intento de asesinato de Andrew Jackson. Falló cuando ambas pistolas utilizadas por el asesino, Richard Lawrence, no dispararon.

Más tarde, Lawrence explicó el motivo del asesinato diciendo que, con el presidente Jackson muerto, habría más dinero. Entonces, fue un asesinato motivado por los intereses de los banqueros”.

La deuda es un sistema de esclavitud.

La razón por la que nunca aprendiste esto en la escuela es porque el sistema de escuelas públicas está subordinado a los banqueros, que quieren que cierta historia permanezca oculta. Cuando la Confederación se separó de Estados Unidos, los banqueros ofrecieron financiar los esfuerzos de Lincoln para traerlos de regreso a la unión, con un interés del 30%.

Lincoln respondió que “no liberaría al hombre negro esclavizando al hombre blanco a los banqueros” y en su lugar emitió una nueva moneda gubernamental, el dólar. La siguiente cita del London Times es reveladora:3

“Si esta maliciosa política financiera, que tiene su origen en América del Norte, se prolonga hasta convertirse en algo permanente, entonces ese gobierno proporcionará su propio dinero sin costo alguno.

Saldará las deudas y quedará sin deudas. Tendrá todo el dinero necesario para realizar su comercio. Llegará a ser próspero sin precedentes en la historia del mundo. Los cerebros y la riqueza de todos los países irán a América del Norte. Ese país debe ser destruido o destruirá todas las monarquías del mundo”.

Francia y Gran Bretaña consideraron invadir los Estados Unidos en apoyo de la Confederación, pero Rusia los mantuvo a raya y acudió en ayuda de la Unión de Lincoln.4 La Unión ganó la guerra, pero Lincoln fue asesinado en 1865. Los billetes verdes sin intereses fueron retirados de la circulación y Estados Unidos se vio nuevamente obligado a adquirir billetes prestados con intereses a banqueros centrales privados.

En 1913, los banqueros centrales privados de Europa se reunieron con sus colaboradores estadounidenses en la isla Jekyll, Georgia, donde formaron un nuevo cártel bancario estadounidense. Rivero explica:

“Debido a la hostilidad hacia los antiguos bancos de Estados Unidos, el nombre de este tercer banco fue cambiado a Reserva Federal, para otorgar al nuevo banco una imagen casi gubernamental. Pero en realidad es un banco de propiedad privada. No es más federal que Federal Express…

De modo que 1913 resultó ser un año transformador para la economía de la nación. Primero, con la aprobación por parte del Congreso de la decimosexta enmienda del impuesto sobre la renta y la afirmación falsa de que había sido ratificada. Aquí hay otra cita directa [del juez del Tribunal de Distrito de EE. UU. James C. Fox, en Sullivan v. Estados Unidos 2003]:

‘Creo que si regresaras e intentaras encontrar y revisar la ratificación de la 16ª enmienda, que era la Renta Interna, el impuesto sobre la renta… encontrarías que un número suficiente de estados nunca ratificaron esa enmienda’”.

Más tarde ese año (1913), el presidente Woodrow Wilson firmó la Ley de la Reserva Federal a cambio de contribuciones de campaña, decisión de la que luego se arrepintió.En 1919, Wilson escribió:

“Soy un hombre muy infeliz. He arruinado sin querer a mi país, una gran nación industrial que ahora está controlada por un sistema de crédito. Ya no somos un gobierno basado en la opinión libre, ya no somos un gobierno basado en la convicción y el voto de la mayoría, sino un gobierno basado en la opinión y la coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes”.

La Primera y Segunda Guerra Mundial fueron guerras de banqueros.

Según Rivero, la verdadera razón detrás de la Primera Guerra Mundial, que comenzó como una disputa entre Austria, Hungría y Serbia y sólo más tarde se centró en Alemania, fue la capacidad industrial de Alemania, que representaba una amenaza económica para Gran Bretaña, cuya moneda estaba en declive debido a su falta de enfoque en el desarrollo industrial.

Después de la derrota de Alemania, los banqueros privados tomaron el control de la economía alemana, lo que provocó una hiperinflación. Después del colapso de la República de Weimar, el Partido Nacionalsocialista llegó al poder y emitió una nueva moneda estatal que no tomó prestada de los bancos centrales.

“Se basó en una unidad de valor, no en una unidad de deuda. Liberada de tener que pagar intereses por el dinero en circulación, Alemania floreció y rápidamente comenzó a reconstruir su industria. Fue una transformación asombrosa de ver. Los medios lo llamaron el milagro alemán.

La revista Time elogió a Hitler por la asombrosa mejora de la vida del pueblo alemán y la explosión de la industria alemana. Incluso lo nombraron Hombre del Año por la revista Time en 1938.

Y luego, una vez más, la prosperidad de Alemania y su independencia de que un Banco Central privado prestara moneda pública a interés se convirtió en una amenaza para otras naciones y otras potencias…

La moneda alemana basada en el valor emitida por el estado también era una amenaza directa a la riqueza y el poder de los bancos centrales privados de todo el mundo, y ya en 1933, comenzaron a organizar un boicot global contra Alemania para estrangular a este gobernante advenedizo que pensaba que podría gobernar su nación sin un banco central privado”.

La Segunda Guerra Mundial fue básicamente una repetición de la Primera Guerra Mundial, en el sentido de que el objetivo principal era anular el poder económico e industrial de Alemania.En una nota de marzo de 1946 de Winston Churchill a Harry Truman, se dejó claro el motivo de la Segunda Guerra Mundial:

“La guerra no se trataba sólo de abolir el fascismo, sino también de conquistar mercados de ventas. Si hubiéramos querido, podríamos haber evitado que esta guerra estallara sin hacer un solo disparo, pero no quisimos”.

Según Rivero, Churchill también hizo la siguiente afirmación en su serie de libros “La Segunda Guerra Mundial”:

“El crimen imperdonable de Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial fue su intento de sacar su economía del sistema de comercio mundial y construir un sistema de intercambio independiente del que las finanzas mundiales ya no pudieran beneficiarse. Matamos al cerdo equivocado”.

Nuestros militares son el ‘músculo’ de los banqueros

Rivero continúa contando la historia de cómo, en 1933, los banqueros de Wall Street reclutaron al mayor general del Cuerpo de Marines Smedley Butler para liderar un golpe de estado contra el gobierno de Estados Unidos, con la intención de instalar una dictadura fascista. En ese momento, el “New Deal” del presidente Roosevelt amenazaba con redistribuir la riqueza a la clase media trabajadora, algo que estaban decididos a impedir.

La idea era deshacerse del gobierno de Estados Unidos en su totalidad e instalar un Secretario de Asuntos Generales que respondiera sólo ante Wall Street y no ante el pueblo. Butler fingió estar de acuerdo con el complot y luego lo expuso al Congreso antes de que pudiera llevarse a cabo.

Roosevelt intentó arrestar a los conspiradores, pero le dijeron que si alguno de los banqueros centrales era enviado a prisión, los amigos restantes de Wall Street colapsarían deliberadamente la economía y culparían a Roosevelt por ello. Butler, en su libro de 1935 “La guerra es un escándalo” también confesó lo siguiente:

“Pasé 33 años y cuatro meses en el servicio militar activo como miembro de la fuerza militar más ágil de nuestro país, la Infantería de Marina. Serví en todos los rangos comisionados, desde segundo teniente hasta general de división, y durante ese período, pasé la mayor parte de mi tiempo siendo un hombre musculoso de clase alta para las grandes empresas, para Wall Street y para los banqueros.

En resumen, yo era un mafioso, un gángster del capitalismo. En ese momento sospeché que solo era parte de un fraude. Ahora estoy seguro de ello. Como todos los miembros de la profesión militar, nunca tuve un pensamiento original hasta que dejé el servicio. Mis facultades mentales permanecían en animación suspendida mientras obedecía las órdenes de los superiores.

Esto es típico de todos los que están en el servicio militar. Así, ayudé a que México y especialmente Tampico fueran seguros para los intereses petroleros estadounidenses en 1914. Ayudé a hacer de Haití y Cuba un lugar decente para que los muchachos del National City Bank recaudaran ingresos.

Ayudé en la violación de media docena de repúblicas centroamericanas en beneficio de Wall Street. El historial de extorsión es largo. Ayudé a purificar Nicaragua para la casa bancaria internacional de Brown Brothers de 1909 a 1912. Llevé luz a la República Dominicana para los intereses azucareros estadounidenses en 1916. En China, en 1927, ayudé a velar por que la Standard Oil siguiera su camino sin ser molestada.

Durante esos años hice, como dirían los chicos de la trastienda, un buen negocio. Fui recompensado con honores, medallas y ascensos. Mirando hacia atrás, siento que podría haberle dado algunas pistas a Al Capone. Lo mejor que pudo hacer fue operar su negocio en tres distritos de la ciudad. Operé en tres continentes”.

El por qué detrás del asesinato de Kennedy

En 1963, el presidente John Fitzgerald Kennedy, que comprendía la naturaleza predatoria de la banca central privada, firmó la orden ejecutiva 11110, que ordenaba al Tesoro de Estados Unidos emitir una nueva moneda pública llamada billete de Estados Unidos. Estos billetes no serían tomados prestados de la Reserva Federal, sino creados por el gobierno de Estados Unidos y respaldados por plata.

Esto representó un retorno al sistema económico en el que se habían fundado los Estados Unidos. “En total, unos 4.500 millones de dólares pasaron a la circulación pública, lo que erosionó los pagos de intereses a la Reserva Federal y aflojó su control sobre la nación”, dice Rivero. Cinco meses después, Kennedy fue asesinado en Dallas, Texas, y los billetes estadounidenses fueron retirados de la circulación y destruidos. Rivero continúa:

“Tras el asesinato de Kennedy, John J. McCloy, presidente del Chase Manhattan Bank y presidente del Banco Mundial, fue nombrado miembro de la Comisión Warren. Ahora bien, no me importa lo buen banquero que sea, no está calificado para investigar un asesinato, que es de lo que nos dijeron que se trataba la Comisión Warren…

Todos sabemos que la Comisión Warren estaba allí para encubrir lo que estaba pasando. Y, obviamente, podemos suponer con seguridad que la presencia de John J. McCloy en la Comisión Warren fue para garantizar que el público estadounidense nunca tuviera ni siquiera una pista de las dimensiones financieras detrás del asesinato”.

El ascenso y la caída de Bretton Woods

En julio de 1944, al final de la Segunda Guerra Mundial, una vez que se hizo evidente que las fuerzas aliadas estaban ganando y serían capaces de dictar el ambiente político de la posguerra, las potencias económicas mundiales se reunieron en Bretton Woods, New Hampshire, para negociar qué pasó a ser conocido como el acuerdo de Bretton Woods para las finanzas internacionales, que fue ratificado al año siguiente.

Según este nuevo acuerdo, el dólar estadounidense reemplazó a la libra esterlina como moneda comercial y de reserva mundial, y las naciones signatarias estaban obligadas a vincular sus monedas nacionales al dólar. Como lo explica Rivero:

“Las naciones que ratificaron Bretton Woods lo hicieron con dos condiciones. La primera era que la Reserva Federal se abstendría de sobreimprimir el dólar como medio para saquear productos reales… de otras naciones, a cambio de tinta y papel.

Básicamente era un impuesto imperial impuesto por el sistema económico estadounidense al resto del mundo. Esa garantía de que no habría sobreimpresión estaba supuestamente respaldada por el segundo requisito, que era que el gobierno estadounidense siempre pudiera volver a convertir el dólar estadounidense en oro a 35 dólares la onza.

Ahora bien, por supuesto, la Reserva Federal, al ser un banco privado y no responder ante el gobierno de los EE.UU., de hecho comenzó a sobreimprimir dólares en papel, que se enviaban a otras naciones alrededor del mundo, y bajo Bretton Woods, tenían que enviar de vuelta productos, hortalizas y materias primas a su valor total.

Gran parte de la prosperidad estadounidense percibida en las décadas de 1950 y 1960 fue el resultado de que estas naciones extranjeras tuvieran que enviar materias primas, bienes y productos reales a los Estados Unidos a cambio de estos pequeños trozos de papel… porque se vieron obligados a aceptar estos billetes valen 35 dólares por onza de oro.

Luego, en 1970, Francia empezó a mirar esta enorme pila de billetes impresos que se encontraban en las bóvedas de sus bancos, por los cuales se habían intercambiado productos franceses reales como vino y queso, y notificó al gobierno de Estados Unidos que ejercerían su opción bajo Bretton. Woods devolverá todos esos billetes a cambio de oro al tipo de cambio acordado de 35 dólares por onza.

El problema era que Estados Unidos no tenía ni de lejos el oro para canjear todos esos billetes. Así, el 15 de agosto de 1971, Richard Nixon suspendió temporalmente (empujón, empujón, guiño, guiño) la convertibilidad en oro de los billetes de la Reserva Federal de Estados Unidos. Esto… efectivamente puso fin a Bretton Woods y muchas monedas globales comenzaron a desvincularse del dólar estadounidense”.

Acaparamiento de tierras y el nacimiento del petrodólar

La suspensión de Bretton Woods por parte de Nixon también creó otro problema. Rivero explica:

“Estados Unidos había estado garantizando sus préstamos (dinero prestado de otros gobiernos e inversores extranjeros) con las reservas de oro de la nación estadounidense, y con la conciencia de que no había suficiente oro para canjear todos los billetes de la Reserva Federal, los prestamistas de los EE.UU. Empezando a preguntarme: ¿Tenía el gobierno de Estados Unidos suficiente oro para cubrir… sus deudas pendientes?

Las naciones extranjeras comenzaron a ponerse muy nerviosas por los préstamos a Estados Unidos y, comprensiblemente, se mostraron reacias a prestar dinero adicional sin algún tipo de garantía.

Entonces, lo que hizo Richard Nixon fue fundar el movimiento ambientalista, con la EPA y sus diversos programas, como zonas silvestres y áreas sin caminos, ríos heredados, humedales y todos estos otros programas, que tomaron vastas áreas de tierras públicas y las convirtieron en límites al pueblo estadounidense que técnicamente es el dueño de todas esas tierras.

Pero a Nixon no le preocupaba el medio ambiente. El verdadero propósito de esta apropiación de tierras bajo el disfraz del medio ambiente era comprometer esas tierras prístinas y sus vastos recursos minerales como garantía de la deuda nacional pendiente.

La multitud de todos estos diferentes programas fue simplemente para ocultar la escala del acaparamiento de tierras, la colateralización de la herencia del pueblo estadounidense… Casi el 25% de toda la nación está ahora encerrada por estos programas de la EPA y prometida como garantía sobre los préstamos gubernamentales.

Ahora que las tierras disponibles para la garantía ya eran escasas, el gobierno estadounidense se embarcó en un nuevo programa para apuntalar la caída de la demanda internacional del dólar. Estados Unidos se acercó a las naciones productoras de petróleo del mundo, principalmente en el Medio Oriente, y les ofreció un trato a cambio de vender su petróleo únicamente en dólares.

Estados Unidos garantizaría la seguridad militar de esas naciones ricas en petróleo, y las naciones ricas en petróleo aceptarían gastar e invertir sus dólares estadounidenses en papel dentro de Estados Unidos, particularmente en bonos del Tesoro estadounidense, que serían redimibles a través de futuras generaciones de bonos estadounidenses. contribuyentes.

El concepto fue denominado petrodólar. En efecto, Estados Unidos, que ya no podía respaldar el dólar con oro, ahora lo estaba respaldando con el petróleo de otros pueblos, y esa necesidad de mantener el control sobre esas naciones petroleras para apuntalar el dólar ha dominado la política exterior de Estados Unidos en la región desde siempre. desde.”

Guerras y asesinatos para apuntalar el petrodólar

Con el tiempo, el enfoque de Estados Unidos en las finanzas sobre la manufactura llevó a una situación en la que los países productores de petróleo estaban llenos de efectivo estadounidense, pero Estados Unidos no fabricaba ni vendía nada que esas naciones quisieran comprar. Europa fabricó mejores automóviles y aviones y no permitió los alimentos genéticamente modificados.

En 2000, Irak exigió el derecho a vender su petróleo por euros, y en 2002, las Naciones Unidas acordaron que podían hacerlo bajo el programa petróleo por alimentos. Un año después, Estados Unidos volvió a invadir Irak, Saddam Hussein fue linchado públicamente y una vez más el petróleo iraquí sólo pudo venderse por dólares estadounidenses.

Un escenario similar tuvo lugar en Libia. En 2000, Muammar Gadhafi propuso la adopción de una nueva moneda respaldada por oro, el dinar de oro. Luego anunció que el petróleo de Libia sólo se vendería por dinares de oro. Como señala Rivero:

“Esta medida tenía el potencial de socavar gravemente la hegemonía global del dólar. Según se informa, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, llegó incluso a calificar a Libia de amenaza a la seguridad financiera del mundo. Entonces, Estados Unidos invadió Libia con el pretexto de apoyar una rebelión popular.

Asesinaron brutalmente a Gadafi (aparentemente porque la lección objetiva del linchamiento de Saddam no había sido suficiente mensaje), impusieron un banco central privado y devolvieron la producción de petróleo de Libia a dólares.

Según el general Wesley Clark, el plan maestro para la dolarización de las naciones petroleras del mundo incluía siete objetivos: Irak, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán, Irán y Venezuela…

Lo notable de esas siete naciones originales objetivo de Estados Unidos es que ninguna de ellas es miembro del Banco de Pagos Internacionales. Este es el banco central privado de los banqueros centrales privados ubicado en Suiza.

Eso significaba que esas siete naciones objetivo estaban decidiendo por sí mismas cómo administrar sus economías, en lugar de someterse a los banqueros centrales privados internacionales.

Ahora… las miras de los banqueros están puestas en Irán, que se atreve a tener un banco central gubernamental y vender su petróleo en la moneda que elija. La agenda de guerra para Irán es… obligar a que el petróleo iraní se venda sólo en dólares y obligarlos a aceptar un banco central de propiedad privada.

Usted ha sido criado por un sistema de escuelas públicas y unos medios de comunicación que constantemente le aseguran que las razones de todas estas guerras y asesinatos son muchas y variadas. “Estamos llevando la democracia a las tierras conquistadas”. Escuchamos eso mucho, cuando en realidad Estados Unidos no lo ha hecho. El resultado habitual de un derrocamiento de Estados Unidos es la imposición de una dictadura proempresarial, pro-Wall Street y pro-Estados Unidos”.

La verdadera agenda de los banqueros

Para terminar, la verdadera agenda de los banqueros centrales es simple. Es robarle a la gente su riqueza y esclavizarla a este sistema depredador creando un falso sentido de obligación.

“Esa obligación es falsa porque el sistema de banca central privada, por diseño, crea más deuda que dinero para pagar la deuda”, explica Rivero.  “Tal y como está planteado no hay salida. Es imposible escapar mientras sigas sus reglas. Y hay que entender que la banca central privada no es ciencia. Es una religión.

Es un conjunto de reglas arbitrarias creadas para beneficiar al sacerdocio, es decir, a los banqueros, y se apoya sólo porque la gente cree que así es como se supone que debe ser. El fraude persiste con resultados a menudo letales sólo porque a la gente se le lava el cerebro haciéndoles creer que así es como se supone que debe ser la vida y que no existe ninguna alternativa ni siquiera se debería soñar con ella”.

El camino hacia la libertad: abolir los bancos centrales

La realidad es que no “necesitamos” bancos centrales. En lo mas minimo. Un país, o incluso estados individuales, pueden crear su propia moneda y administrar sus propios bancos, ya sea sin usura o con tasas de interés muy bajas. Ése es el camino hacia la libertad, y todo lo que se requiere es la decisión de hacerlo y, sin embargo, las agallas para llevarlo a cabo.

Lo ideal sería que las naciones capturadas en todo el mundo se liberaran todas a la vez, ya que así se garantizaría mejor la seguridad de todos. Como señala Rivero:

“Los bancos centrales privados no existen para servir al pueblo, a la comunidad o a la nación. Los bancos centrales privados existen para servir a sus dueños y hacerlos ricos más allá de los sueños de Midas, y todo por el costo de tinta, papel, el soborno adecuado al funcionario adecuado y el asesinato ocasional.

Detrás de todas estas guerras y todos estos asesinatos… se esconde una política única de dictadura financiera. Los banqueros centrales privados sólo permiten que los gobernantes gobiernen con la promesa de que el pueblo de una nación será esclavizado a los bancos centrales privados.

Los gobernantes que no estén de acuerdo con eso serán asesinados y su nación invadida por aquellas otras naciones todavía esclavizadas a los bancos centrales privados. Los propios banqueros no libran estas guerras. Sus hijos no están en estas guerras.

Este llamado “choque de civilizaciones” del que les hablan los medios corporativos es en realidad una guerra entre sistemas bancarios, en la que los banqueros centrales privados se imponen al resto del mundo, sin importar cuántos millones deban morir por ello. …

Ahora estamos entrando en la tercera [guerra mundial] en la era de las armas biológicas nucleares. Eso es muy peligroso. Tenemos que preguntarnos. ¿Están los banqueros centrales privados dispuestos a arriesgarse a incinerar todo el planeta para alimentar su codicia? Aparentemente.

Entonces, ustedes, como padres, hermanos y cónyuges, deben preguntarse: ‘¿Realmente quieren ver a sus seres queridos uniformados asesinados y lisiados, todo por un balance bancario? …

Mientras se permita la existencia de bancos centrales privados… habrá pobreza, desesperanza, millones de muertes en guerras mundiales interminables… El camino hacia la verdadera paz mundial reside en la abolición de todos los bancos centrales privados en todas partes y en volver a los bancos centrales privados en todas partes. , monedas basadas en valores que permiten a las naciones y a las personas prosperar a través de su propio trabajo, desarrollo y esfuerzos”.

Notas a pie de página

Lo que realmente pasó, todas las guerras son guerras de banqueros

Rumble, todas las guerras son guerras de banqueros 1:39

Rumble, todas las guerras son guerras de banqueros 7:04

By Saruman