Parafraseando un comentario que hacemos a menudo aquí en Minnesota sobre el clima: “¡Todo el mundo se queja de la [conspiración judeo-masónica], pero nadie hace nada al respecto!”

Me gustaría proponer una solución para hacer que la conspiración judeo-masónica que gobierna nuestro gobierno sea cosa del pasado. Sin embargo, antes de que podamos llegar a eso, primero debemos identificar al enemigo y su metodología de infiltración, avance y toma de control de una organización, ya sea política, militar, económica, de los medios… etc.

El santo no canonizado, George Orwell, a quien a menudo he pensado que era criptojudío dado su amplio conocimiento de la ideología, la cultura y el criptocomportamiento judíos, identifica la metodología de avance que consiguió que los miembros internos y externos del Templo… ¡ups, el Miembros internos y externos del Partido, en posición de gobernar a la gran masa de proles supinos e ignorantes. En 1984, Orwell identifica esta metodología como “colectivismo oligárquico”.

A diferencia de la realeza hereditaria en la que un candidato identificado y ungido es seleccionado, de antemano, para gobernar tras la muerte del rey actual, en el colectivismo oligárquico no importa quién sea el gobernante en particular, siempre que sea del Templo. [Usaré el término “Templo” aquí para referirme tanto a judíos como a masones que son miembros de una sociedad conspirativa semisecreta empeñados en manipular un sistema para sus propios fines parroquiales, fines que a menudo son antitéticos al bien público.] Incluso mejor, si el Temple gobernante puede emplear una figura decorativa como Lenin, Stalin, George Bush, Barack Obama…etc. funcionar como una distracción pública para dar la apariencia de un gobierno no perteneciente al Templo en un estado, eso sería un movimiento sabio y predecible de su parte.

Controlar los medios de comunicación es crucial en este sentido, ya que al controlar tanto el mensaje como el encuadre del mensaje, los espectadores acríticos aceptarán al pie de la letra lo que se les da cuidadosamente cuando se trata de identificar a los supuestos tomadores de decisiones en un estado. Quizás esta sea la razón por la que más del 90% de los medios de comunicación aquí en Estados Unidos están dirigidos por un director ejecutivo judío o son propiedad absoluta de accionistas judíos. La riqueza judía se concentra especialmente en los medios de comunicación, ya sea televisión, radio, cine, periódicos o comunicaciones en línea. “No le prestes atención al hombre detrás de la cortina”, como nos dice la película El Mago de Oz. Las cucarachas prefieren las sombras, al igual que los conspiradores.

Los miembros del Templo tienen al menos un barniz casi religioso, y esto es cierto tanto para el judaísmo como para la masonería. Es cierto que no todos los judíos o masones tienen ansia de poder o practican apropiaciones de poder nefastas, pero son suficientes como para seleccionarlos para un escrutinio especial. Por ejemplo, algunos medios de comunicación quieren hacer creer al público que Obama es un musulmán encubierto, cuando el hecho es que su nombre de pila, “Barak”, es hebreo y que ha sobrerrepresentado a judíos, no a musulmanes, como personas designadas para su gobierno. gobierno: Rahm Israel Emanuel como su primer Jefe de Gabinete (una posición especialmente poderosa en una nueva presidencia ya que el Jefe de Gabinete tiene gran influencia en los nombramientos para el nuevo liderazgo Ejecutivo), Jacob Lew, otro Jefe de Gabinete de Obama, Timothy Geithner , Secretario del Tesoro, Ben Bernanke, actual Presidente de la Reserva Federal que pronto será reemplazado por la judía y designada por Obama, Janet Yellen… y así sucesivamente). Estos designados, a su vez, han seleccionado a compañeros miembros del Temple para unirse al equipo de Obama como burócratas y jefes de departamento, y el cáncer y el goteo selectivo continúa.

Para desarrollar lo anterior por un momento, mientras que los judíos representan aproximadamente el 2% de la población aquí en Minnesota, durante los últimos 35 años el 50% de nuestros senadores estadounidenses, 1 de 2, han sido judíos (Rudy Boschwitz 1978 – 1991, Paul Wellstone 1991 – 2002, Norm Coleman 2003 – 2009 y Al Franken 2009 – presente).

Ha habido una fila continua de cuatro senadores judíos sucesivos a nivel federal de Minnesota desde 1978. ¡No es un mal resultado para un grupo que comprende sólo el 2% de la población! Con respecto a la Reserva Federal, para poner un segundo ejemplo, los judíos han encabezado esa institución durante los últimos 26 años (Alan Greenspan 1987 – 2006, Ben Bernanke 2006 – 2014, Janet Yellen nominada para suceder a Bernanke en 2014, y siguientes).

Podría decirse que la Reserva Federal es la institución no gubernamental más poderosa de Estados Unidos; No responde ante el Presidente ni ante el Congreso y da forma decisiva a la política económica de los bancos e instituciones financieras para las que sirve. Parecería que con uno de los escaños del Senado federal para el estado de Minnesota y con respecto a la presidencia de la Reserva Federal tenemos una variante judía de la Doctrina Brezhnev: los escaños una vez capturados por judíos no deben ser abandonados. Quizás exagero (un poco), pero no cierres los ojos ante las diversas encarnaciones abiertas y encubiertas en las que puede manifestarse la “Doctrina del Templo”.

[Por cierto, los sionistas –sean judíos o no– parecen poblar especialmente el Templo. Si bien los sionistas suelen ser vistos como un subconjunto de judíos, aunque se les concede un subconjunto considerable, muchos sionistas no judíos también ocupan posiciones de poder. Quizás como condición para el empleo –o más exactamente como condición para un alto nivel de empleo– las simpatías sionistas sean un requisito previo.]

En resumen, entonces, la forma en que opera el Templo es que, detrás del barniz de una asamblea cuasi religiosa, es en realidad una organización semiencubierta que promueve recíprocamente a sus miembros, tanto por medios encubiertos como abiertos, a posiciones cada vez más altas de poder. autoridad en una organización, hasta que uno de sus miembros (o un colectivo) haya tomado el control de la entidad objetivo.

Una vez más, no importa qué judío o masón en particular tenga control sobre una organización (el testaferro títere de la organización objetivo bien puede ser un católico o protestante ignorante o colaboracionista), siempre y cuando los verdaderos reinados del control estén en sus manos. las manos de los miembros del Templo.

Desafortunadamente, la democracia es un caldo de cultivo fértil para que aniden los conspiradores del Templo y sólo por esta razón la democracia debería ser desechada en el basurero de la historia como un sistema político profunda e irreparablemente defectuoso.

Es cierto que los estadounidenses (y otros) han sido adoctrinados en las supuestas y pregonadas virtudes de la democracia: todos tienen derecho a votar, los “malos” representantes pueden ser destituidos de sus cargos (aunque rara vez lo son), se fomenta el deber cívico, bla, ¡bla, bla! Pero rara vez se mencionan los vicios de la democracia estadounidense: una dictadura bipartidista funciona como guardián del poder aquí en Estados Unidos. Además, los candidatos son examinados por los partidos y sólo aquellos que “siguen la línea del partido” son nominados y respaldados. Por lo tanto, los candidatos de los partidos deben su lealtad primaria al partido y no al público en cuyo nombre (se nos dice) están sirviendo. Existe una correlación directa entre mucho dinero y éxito en las urnas… etc.

Dado que las minorías activistas en las primarias políticas pueden influir profundamente en la plataforma y preseleccionar a los candidatos que son respaldados, las organizaciones fraccionarias y sus cuadros pueden infiltrarse fácilmente en los partidos políticos dominantes a nivel de base. Luego, a medida que sus candidatos examinados por el Templo ascienden en la maquinaria política y son elegidos para el cargo, como venganza, los políticos colaboracionistas pueden a su vez promover a miembros del Templo que, a través de sus generosas contribuciones de campaña o su trabajo de campo de base, ayudaron al político en ascenso a obtener el cargo electo que ocupe.

El funcionario electo naturalmente se siente en deuda con sus benefactores y está más que dispuesto a “rascarle la espalda”, a su vez, a quienes lo ascendieron. Estos funcionarios comprometidos pueden luego nominar, respaldar y nombrar a miembros del Templo para puestos poderosos en una administración o en la burocracia. Y no te engañes; Los miembros del Templo son muy pacientes. Están dispuestos a esperar décadas o más si es necesario para tomar el control de una organización o destruir una ideología competidora, por ejemplo, el universalismo cristiano. El incrementalismo es la característica común de los miembros del Templo.

Esta metodología se repite una y otra vez. Los políticos colaboracionistas o los miembros del propio Templo se postulan para cargos públicos y, si son elegidos, colocan a otros miembros del Templo en posiciones de poder e influencia, y estos miembros del Templo en la burocracia, a su vez, promueven a otros miembros del Templo que pueden, a su vez, avanzar. miembros del Templo y las metas del Templo. Es un gigantesco método de avance conspirativo, recíproco y dentro del grupo. Para decirlo en lengua vernácula: “Nos promocionaremos unos a otros desde nuestro grupo interno hasta que hayamos tomado el control de la organización objetivo”.

Vale la pena repetirlo: no importa quién del Templo ocupe un alto cargo, sólo que sea un miembro del Templo quien lo ocupe. En muchos aspectos, el representante político público es simplemente una fachada, mientras que el poder real proviene de aquellos designados por Temple no electos que ahora ocupan puestos cruciales en la burocracia, especialmente aquellos que funcionan en puestos policiales, de inteligencia o de asesoramiento. Durante el gobierno del presidente George Bush II, por ejemplo, prácticamente todos sus principales asesores de seguridad nacional eran judíos neoconservadores: Richard Perle, Doug Feith y Elliott Abrams.

Estos asesores influyeron profundamente en el comportamiento y la toma de decisiones de Bush (por ejemplo, todos alentaron a Bush a ir a la guerra en Irak y Afganistán después del 11 de septiembre) y, sin embargo, mientras estos asesores incitaban a Bush a ir a la guerra, aun así fueron capaces de resistir. retroceder y negar la responsabilidad personal por las decisiones de Bush. Era un escenario perfecto para los neoconservadores: ¡podían establecer políticas entre bastidores y al mismo tiempo lavarse las manos de la responsabilidad! Como señaló Richard Peale en 2006: Bush “no tomó decisiones, en parte porque la maquinaria del gobierno que nominalmente dirigía en realidad lo dirigía a él”. — Citado en David Rose, “Neo Culpa”, Vanity Fair, 3 de noviembre de 2006.

A mi modo de ver, ninguna forma de gobierno está exenta de la infiltración criptojudeo-masónica excepto una. Monarquía, despotismo, republicanismo, democracia…etc. Todos están sujetos a la subversión de la infiltración colectivista oligárquica.

La democracia, en particular, fue una bendición para los colectivistas oligárquicos. Bajo la bandera de una “sociedad abierta”, pueden practicar fácilmente su nefasta e ilícita metodología de avance. Ahora, bajo el pretexto de que “toda persona tiene un voto”, el público ingenuo cree que ha elegido legítimamente a sus representantes y que esos representantes están en deuda con el público votante.

Los medios refuerzan este engaño. El público dócil no entiende que simplemente aprueban los candidatos Tweedledum (demócrata) y Tweedledee (republicano) que les ofrecen los partidos y los medios de comunicación cómplices, controlados por los judíos, le dicen constantemente al público que estos dos candidatos son los únicos candidatos viables. opciones entre las que el público tiene que elegir. Las masas ignorantes no pueden o tienen miedo de pensar por sí mismas y votar por un candidato verdaderamente populista que tenga en mente sus mejores intereses; en cambio, el público vota por farsantes que se postulan para cargos públicos haciéndose pasar por defensores del “pequeño”.

Otro problema que las masas no reconocen es que un país puede ser ocupado por un invasor extranjero O por un invasor interno. Esto me recuerda una observación de un personaje de una de las obras de Chekov: El inspector del gobierno: Cualquier maldito general tonto puede invadir un país desde fuera.

¡¡¡Se necesita un verdadero genio para invadir un país desde dentro!!! Esta última es exactamente la situación en la que nos encontramos hoy aquí en Estados Unidos. El gobierno de Estados Unidos ha sido secuestrado desde dentro por judíos, masones y sus colaboracionistas, y no responde al bien común de la comunidad—¡¡¡todo lo contrario!!! Vivimos en una nación que está bajo el control de la ocupación coercitiva del Templo, y cuanto antes el público se dé cuenta de este hecho, mejor.

El gobierno del Templo vigente aquí en los EE. UU. rutinariamente promulga políticas que son antitéticas para el bien público (o el bien del mundo, para el caso), pero a través de medios de comunicación cómplices y mediante la colaboración de funcionarios electos, el Templo fabrica el consentimiento sobre estos antihumanistas. políticas. Luego los medios de comunicación nos dicen que la llamada posición “estadounidense” sobre tal o cual tema es ésta, confundiendo así, erróneamente, la política del gobierno de Estados Unidos con la actitud del público en general. Es crucial distinguir entre la política del gobierno estadounidense y la actitud del público estadounidense; sus respectivos puntos de vista, en la mayoría de los casos, no son sinónimos.

Sólo para citar un ejemplo de la tontería y la política contraproducente que el gobierno democrático aquí promueve, el gobierno de Estados Unidos gasta miles y miles de millones de dólares en guerras en Irak y Afganistán (que todas las personas conocedoras reconocen como guerras inmorales e ilegales lanzadas contra países que no tenían absolutamente nada). que ver con el 11 de septiembre) mientras que, al mismo tiempo, millones de estadounidenses no pueden permitirse una buena atención sanitaria, productos farmacéuticos o alimentos para sus familias. “Nuestro” [sic] gobierno está dispuesto a gastar cientos de miles de millones para matar inocentes en el extranjero, pero ni un centavo en un plan nacional de atención médica gubernamental sin fines de lucro que cubra a todos.

Por supuesto, como le dirán los economistas, el dinero gastado en un lugar es dinero que no está disponible para gastar en otro lugar; es decir, “costo de oportunidad”. Debido a que estamos desperdiciando miles de millones en histeria de guerra (la estratagema más común y efectiva empleada por miembros del Templo hipócritas y alarmistas contra un público involuntario), el público se mantiene en un estado constante de ansiedad. Nos bombardean constantemente con el mensaje de que necesitamos todo el aparato policial y de inteligencia del estado disponible para proteger a los estadounidenses promedio de cualquier daño cuando el quid de la cuestión es que lo que los miembros de la criptosociedad Temple entienden por “seguridad nacional” es su propia isla. ¡Y protección parroquial del público en general en caso de que ese gigante dormido despierte! La “seguridad nacional” es, en verdad, la seguridad de la criptosociedad.

El propósito del gobierno, tal como lo ven, no es mejorar y beneficiar al público sino explotarlo y mantenerlo esclavizado y bajo su control; de ahí el incesante y generalizado espionaje al público estadounidense a través de la NSA, y las operaciones de Falsa Bandera profundamente malvadas, como las del 11 de septiembre. La intimidación y el miedo son el pan de cada día de la tiranía y eso es exactamente lo que tenemos aquí en Estados Unidos.

¿Entonces, cuál es la solución? En una palabra, gobierno por lotería.

En la antigua Grecia, el único cargo que ocupó el gran filósofo Sócrates fue el de juez cuando fue seleccionado por sorteo para ocupar ese cargo en un juicio judicial en Atenas. Sócrates vivió la monarquía, la oligarquía y la democracia. Tenía conocimientos tanto prácticos como teóricos de las diversas formas comunes de organización política y las encontraba deficientes en todas ellas. La pregunta que debemos hacernos es ¿qué tipo de institución política impide que las sociedades secretas consigan siquiera un punto de apoyo en el aparato de gobernanza estatal?

¿Qué tipo de organización política vuelve impotentes a las sociedades secretas cuando se trata de emplear el colectivismo oligárquico como medio para el avance del Templo y al mismo tiempo proporcionar un organismo justo y equitativo –y demográficamente representativo– que asuma el manto de gobierno en un estado justo? La respuesta, una vez más, es el gobierno por lotería.

Al seleccionar representantes mediante lotería aleatoria del conjunto total de ciudadanos legales y adultos, podríamos acabar con todo el proceso corrupto de investigación de candidatos por parte de los partidos políticos. También podríamos eliminar el soborno legalizado (también conocido como “contribuciones de campaña”) para que no corrompa el proceso político. Los partidos deberían ser ilegales porque su objetivo principal es promoverse y protegerse a sí mismos y a sus miembros y no promover el bien común para el mayor número de personas.

Como nota positiva, el gobierno por lotería sería verdaderamente representativo demográficamente, a diferencia del cuerpo de nuestros mal llamados “representantes” gubernamentales actuales. Si las mujeres constituyen aproximadamente el 50% de la población, aproximadamente el 50% de los miembros de la Asamblea Loterista serían mujeres. Si las personas con educación secundaria constituyen el 70% de la población, entonces aproximadamente el 70% de los representantes habrían alcanzado una educación secundaria. La misma proporción se aplicaría a las minorías, los homosexuales y los pobres.

Los judíos constituirían aproximadamente el 2% de los representantes y los homosexuales el 10%. Lo más importante es que los pobres no están representados en nuestra actual forma democrática de gobierno y eso ciertamente debe cambiar. Los pobres constituyen un gran porcentaje de la población y, sin embargo, no tienen un asiento en la mesa de gobierno de nuestra plutocrática dictadura democrática bipartidista.

Por supuesto, también serían necesarios otros cambios. Las sociedades secretas (como el Templo) deberían ser prohibidas, ¡punto! Las sociedades secretas parroquiales y que se promocionan a sí mismas son un anatema para un sistema de gobierno que funcione correctamente. Son, al igual que los partidos políticos, una solución cancerosa y chupadora de sangre para el cuerpo político. También debería abolirse el cargo de Presidente; ningún individuo debería tener tanto poder en un sistema político. Con mucha facilidad conduce al autoengrandecimiento.

La propiedad de los medios de comunicación (de los cuales, como he señalado, hoy los judíos poseen o controlan más del 90%) clama por una reorganización y reconfiguración. Debería haber un límite a la riqueza; a nadie se le debe permitir vivir en lujos opulentos mientras otros en esa misma sociedad viven en pobreza y miseria abyectas. En esencia, tal como lo imagino, la Asamblea sería la institución prominente de gobierno, y el ejecutivo y el poder judicial serían subunidades de gobierno de la Asamblea.

Por supuesto, hay mucho que debatir cuando se trata de reimaginar y reinventar el gobierno, pero la conclusión es que la forma actual de dictadura democrática plutocrática y bipartidista aquí en Estados Unidos es irreparablemente corrupta y necesita ser desmantelada de una vez por todas. La gente necesita abrir los ojos al hecho de que VIVIMOS bajo ocupación interna.

Esos sombríos gobernantes del gobierno lo saben y es por eso que no hay derecho a la privacidad, es por eso que todos estamos sujetos al espionaje interno sin que la policía necesite siquiera establecer primero una causa probable para obtener una orden judicial; en una palabra, a los ojos de los seguidores del Templo, todos somos culpables y sólo podemos demostrar nuestra inocencia haciendo reverencias y lamiendo botas a los poderes fácticos, es decir, judíos, masones y sus ansiosos por favor colaboracionistas. ¡La disidencia, el pensamiento crítico y la desobediencia civil no deben tolerarse, sino que deben ser cortados de raíz!

Volviendo de nuevo a Orwell, esta vez a su libro anterior Animal Farm, nos ofrece una imagen práctica de cómo los ciudadanos comunes y corrientes –no sólo aquí en los EE.UU. sino en todos los Estados-nación actuales en todo el mundo– son, de manera adecuada y precisa, pensar en sí mismos: nosotros, todos nosotros, de hecho vivimos en “granjas de animales”; Es cierto que algunas granjas de animales emplean el barniz de la democracia para designarse honoríficamente, algunas emplean el barniz de la teocracia, algunas monarquía, algunas republicanismo… y así sucesivamente.

Pero el hecho irrefutable sigue siendo que somos meros caballos de batalla desechables para los miembros del Templo, para las sociedades secretas que gobiernan los Estados-nación en todo el mundo, y cuanto antes reconozcamos esto, antes podremos, como Winston Smith esperaba sinceramente en 1984, tener una epifanía y levántate y derrama de nuestras espaldas los tábanos chupadores de sangre del Templo. Nosotros, los proles iluminados, finalmente podemos tener nuestra epifanía y barrer a los parásitos del Templo, y podemos hacerlo tan fácilmente como un caballo recién revitalizado se barre despreocupadamente el lomo con la cola. ¡Viva la revolución!

© Sr. Vaughn Klingenberg

PD  Entonces, ¿cómo va a suceder todo esto? La gran masa del público es demasiado letárgica, demasiado cobarde o demasiado ignorante para ver el mundo tal como es. La disonancia cognitiva los lleva a ignorar los hechos brutales frente a sus caras y se retiran al sonambulismo, al Stopthink y al estupor. Quizás un nuevo Sócrates surja de las filas militares y facilite un golpe de estado que salve a la nación. Quizás entonces también podamos llegar al fondo del 11 de septiembre, el asesinato de Kennedy y ¡mucho más!

Publicado originalmente en VeteransToday el

En el momento de esta nueva publicación, el 28 de diciembre de 2023, el artículo original tiene 1092 visitas.

By neo