Fantine Gardinier

Si Polonia u otros estados de Europa del Este intentaran enviar tropas a Ucrania, sería casi inevitable ampliar la guerra, incluso a sus propios países, dijo a Sputnik un exanalista del Pentágono. Afortunadamente, es probable que pocos en Bruselas sigan el consejo “loco” del exjefe de la OTAN que lo sugirió.

El miércoles, el exsecretario general de la OTAN, Anders Rasmussen, dijo a los periodistas que varios miembros de la alianza de Europa del Este estaban preparados para enviar tropas a Ucrania para apoyar al gobierno del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky si Washington se niega a dar a Kiev ciertas garantías de seguridad en la próxima cumbre en Vilnius el  próximo mes.

Si la OTAN no puede ponerse de acuerdo sobre un camino claro para Ucrania, existe una clara posibilidad de que algunos países tomen medidas individualmente“, dijo Rasmussen. “Sabemos que Polonia está muy comprometida en brindar asistencia concreta a Ucrania. Y no excluiría la posibilidad de que Polonia se involucre aún más en este contexto a nivel nacional y sea seguida por los estados bálticos, tal vez incluyendo la posibilidad de tropas sobre el terreno… Creo que los polacos considerarían seriamente entrar y formar una ‘coalición de los dispuestos’ si Ucrania no consigue nada en Vilnius“.

Michael Maloof, exanalista principal de políticas de seguridad en la Oficina del Secretario de Defensa de EE. UU., dijo a Sputnik el jueves que “que Rasmussen haga comentarios tan irresponsables me dice que tuvo un mal día o simplemente está loco”.

Como una cuestión práctica, no se hará. Creo que está loco. Y creo que tratar de comprometer e involucrar a Europa más en ese conflicto es una locura“.

La alianza con sede en Bruselas opera según un principio de autodefensa colectiva, lo que significa que un ataque a un estado miembro se interpreta como un ataque a los 31 estados miembros. No está claro si la OTAN intentaría activar la regla, conocida como “si las tropas de un miembro son atacadas mientras operan en el territorio de otro país no miembro“.

Lo que parece representar, creo, es que la parte oriental de Europa básicamente está tratando de apoderarse de la OTAN en términos de dirección e influencia. Y también, especialmente Polonia, tiene planes para la parte occidental de Ucrania. No creo que su intención sería defender a Ucrania, creo que es desarmarla“.

Una vez que pones tropas de la OTAN en Ucrania, se convierten en objetivos, y eso garantizará casi definitivamente que el conflicto se habrá ampliado y estará en la OTAN”, dijo Maloof, y agregó que “todos los países de la OTAN tienen que estar de acuerdo. Entonces, como cuestión práctica, simplemente no lo veo“.

A menos que hagan lo que hizo Estados Unidos cuando invadimos Libia, yendo con los llamados ‘países de los dispuestos’. Si eso sucede, es mejor que le des un beso de despedida a la OTAN. La OTAN habrá terminado. Y para el caso, el conflicto de hecho se agrandará. Definitivamente traerá a Bielorrusia, traerá a los países de Asia Central, quiero decir, esto podría salirse de control por completo. Y estará en la cabeza de Europa“.

Maloof dijo que Rasmussen, quien anteriormente se desempeñó como secretario general de la OTAN de 2009 a 2014 y también fue primer ministro de Dinamarca, “francamente, debería saber hacer algo mejor” que hacer ese comentario.

Creo que es desesperación por parte de Europa en general. Creo que representa una desesperación que Ucrania no está ganando. Y creo que eso es lo que básicamente muestra. Y por eso están tratando de buscar todas las vías para tratar de ayudar a UcraniaSus reservas de armas de repuesto se están agotando muy, muy rápidamente. También las nuestras”, dijo Maloof.

No podemos continuar, Estados Unidos no puede continuar rellenando interminablemente esos países [suministros de armas] y no hacer que asuman su parte justa de la carga, si ese es el enfoque político que quieren adoptar. Pero están en un aprieto. Sus industrias no pueden soportar esto por más tiempo. Y en algunos casos han agotado por completo sus reservas de armas, incluidas las municiones. Quiero decir, es una locura. Y creo que es solo una llamada de desesperación. ”

Maloof rechazó la sugerencia de Rasmussen de que la OTAN dé a Kiev garantías de seguridad por escrito, que solo pueden recibir los miembros de la alianza.

No creo que tengamos ningún control sobre Ucrania. Ucrania no tiene ningún control sobre la OTAN. Así que no veo dónde tenemos ninguna obligación de hacer algo como alianza, como alianza de la OTAN, hacia Ucrania, porque son no son miembros, pura y simplemente. Tienen que superarlo. Son aspirantes a la OTAN. No son miembros de la OTAN. Punto. Fin de la historia“.

De hecho, si Bruselas lo hiciera, sería “totalmente desastroso”, señaló.

No puedo imaginar que la OTAN lo consideraría seriamente, a pesar de que Rasmussen anteriormente estuvo a cargo. Simplemente no puedo imaginar que los países de la OTAN siquiera contemplarían algo así considerando su propia situación. Ya han empeorando lo suficienteY tienen que considerar su propia población y su preservación y su calidad de vida“.

Europa hoy en día en su calidad de vida ha disminuido tanto como resultado de esta guerra porque decidieron voluntariamente cortarse la nariz para fastidiar su rostro solo para enviar un mensaje a Rusia de que ‘no necesitamos ni queremos su energía para nada’. Pero mira [lo] que se hicieron a sí mismos, a la gente. Ahora, algunos de esos países están en recesión y su industria no puede soportar tal cosa. Quiero decir, están locos si hacen esto“.

Maloof dijo que si Polonia y los estados bálticos enviaran tropas a Ucrania, “entonces se convertirían en objeto de las consecuencias derivadas de esa decisión y eso incluiría un conflicto en su propio suelo.

Rusia no está tan lejos y tienenmisiles hipersónicos que pueden viajar en segundos, dada la proximidad y las ubicaciones. Entonces, realmente tienen que pensar seriamente en esto y comenzar a bajar de su alto caballo y comenzar a mirar la realidad y no la ideología”.

La mayor parte del territorio ahora bajo el control de Kiev fue gobernado históricamente desde Varsovia y Cracovia antes de ser cedido al Imperio Ruso a fines del siglo XVIII, y los polacos étnicos continuaron viviendo en esas tierras después. En el siglo XX, cuando la Alemania nazi invadió y ocupó la Ucrania soviética, las fuerzas colaboracionistas nazis como el Ejército Insurgente Ucraniano llevaron a cabo masacres genocidas de polacos en el oeste de Ucrania junto con otras etnias no ucranianas, como los rusos y los judíos.

Volviendo a la pregunta planteada anteriormente sobre los deseos territoriales de Varsovia en Ucrania, Maloof señaló que el gobierno del presidente polaco Andrzej Duda ya estaba emitiendo pasaportes a los polacos étnicos en el oeste de Ucrania.

Básicamente, quieren comenzar a separar lo que es el oeste de Ucrania junto con Hungría y Rumania. Tienen lazos históricos. Hay etnias en esas áreas que ahora viven en esas áreas, más o menos como las personas de habla rusa que están en la parte este del país”. país. Veo que el siglo XIX vuelve a la vida. Todas estas conexiones se remontan e incluso más allá. Así que es como volver a repetir la historia“, explicó.

La UE, otra vez incapaz de acordar sanciones antirrusas

La Unión Europea (UE) de nuevo fracasó en acordar otro paquete de sanciones contra Rusia, informa ‘Politico’, citando a diplomáticos europeos.

Los embajadores de la UE volverán a discutir ahora la propuesta en una reunión el próximo miércoles, 14 de junio“, señala el artículo de Politico.

La reunión estuvo marcada por la oposición de Grecia y Hungría a la propuesta de Ucrania de incluir a varias empresas de esos países en la lista de los llamados patrocinadores de guerra. Al mismo tiempo, a otros miembros de la UE, Francia y Alemania, les preocupan que las cláusulas, que abordan la elusión de las sanciones e introducen las medidas contra países terceros, dañen sus relaciones diplomáticas.

Las dificultades con las que se enfrentan cada vez los países del espacio europeo en su búsqueda de ampliar restricciones antirrusas son evidentes. La situación se agudiza a causa de la intención de las autoridades estadounidenses de castigar a todos los que no apoyan la política de sanciones occidentales, lo que ejerce un alto grado de influencia sobre países de Europa y, mientras tanto, afecta la percepción de Occidente en el resto del mundo.

Con EEUU como el telón de fondo, insistiendo en su visión de las medidas que los europeos tengan que introducir contra Rusia, la UE sufre discrepancias internas no ocultadas.

Las sanciones han causado problemas severos sobre las economías nacionales europeas, con mayores caídas del rendimiento de sus industrias, inflación alta, una crisis energéticay, lo más importante, recesión. Cientos de ciudadanos manifestaron su descontento con el decreciente bienestar de sus vidas.

Esto contrasta considerablemente con la postura de Hungría, que desde el principio sostiene primeramente sus intereses nacionales, al negarse de romper lazos con Rusia. Como consecuencia, se observa, que el proyecto muy prometedor para la seguridad del país, la construcción de la planta de energía nuclear Paks 2,en la colaboración con la empresa rusa Rosatom, sigue en marcha, mientras los sentimientos de los ciudadanos prueban la estabilidad interna húngara.

El año pasado, el presidente ruso, Vladímir Putin, declaró que, se había desatado contra Moscú una agresión de sanciones sin precedentes orientada a aplastar a corto plazo la economía rusa, “a derrumbar la moneda nacional, el rublo, a través del robo de nuestras reservas de divisas y a provocar una inflación destructiva”. Sin embargo, destacó, el plan de Occidente no tuvo éxito. Hasta ahora, se puede notar, que los aliados occidentales siguen intentando encontrar medidas para demostrar que, pese sus propios problemas a causa de las decisiones aplicadas, las sanciones no son inútiles.

Análisis: La OTAN histérica, Putin reduce las apuestas de guerra. El único juego que le queda a Occidente es la ruleta rusa

Martín Jay

La ley de las consecuencias imprevistas puede estar marcada por una semana de meteduras de pata mediáticas en las que las llamadas figuras destacadas de la guerra de Ucrania se meten el pie en la boca y revelan no solo lo engañados y mal informados que están sobre la crisis, sino lo malo que es para el oeste.

El único juego en la ciudad es la escalada. Cuando las élites occidentales comenzaron, tenían tanto miedo de enviar misiles o tanques de mayor alcance, ya que esto se consideraba una provocación a Putin que podría tener consecuencias nefastas. Pero hoy, hemos superado todas estas etapas diferentes, como un jugador en la mesa de blackjack cuyo único motivo para recuperar sus pérdidas es correr mayores riesgos con apuestas más altas, y aún así, después de que más de 120 mil millones de dólares del dinero de los contribuyentes estadounidenses no cambiaron la guerra un centímetro en beneficio de Ucrania. Y ahora todo lo que queda es manipular la resolución de Putin de negarse a ser arrastrado a una escalada, llevando la guerra al siguiente nivel de escalada. La OTAN, que utiliza la palabra ‘desescalada’ de una manera tan abusiva que casi resulta cómica, se ve obligada a subir la apuesta en Ucrania. Y su apuesta es simple. Subimos las apuestas apostando a que Putin no responda con armas nucleares. Y, por lo tanto, obtener ganancias que son básicamente artificiales y que no se pueden ‘ganar’ de ninguna otra manera que estos trucos sucios.

¿Pero las élites occidentales realmente han calculado correctamente? ¿Son los mismos gobiernos de la OTAN y de la UE/EE. UU. que han cometido error tras error, incluso desde el primer día, sobre la resolución de Rusia? El error de cálculo es realmente todo lo que Occidente ha hecho con cierta coherencia, por lo que es difícil tomarlo en serio; se han dado cuenta de que provocar a Putin aún más y esperar que mantenga la calma y no muerda el anzuelo es la única fórmula ganadora después de estar en una guerra durante 15 meses que ha agotado todas las reservas militares de Occidente y ha fracasado tan espectacularmente con su decisiones equivocadas, como las sanciones contra Rusia, que literalmente les quita la comida de la boca a los europeos y los estafa en los surtidores de gasolina, es ridículo.

Se trata en gran medida de solo escuchar su propia propaganda y creer sus propios informes sexuados. ¿De qué otra manera explicar la cita un tanto idiota de Ben Wallace en un periódico británico que supuso que Ucrania se estaba quedando sin armas… pero que su ejército tomaría Crimea antes de fin de año? ¿Estaba simplemente siguiendo un tema de otros en una semana que comenzó con el vil comentario de Lindsey Graham sobre matar rusos, que extrañamente no fue seguido por una referencia, incluso una referencia, a los miles de soldados y civiles ucranianos en sus tumbas, todo por Estados Unidos para engañarse a sí mismo, sigue siendo una superpotencia y para encubrir los negocios sucios de la familia de Joe Biden en Ucrania? De ucranianos muertos a bufones como Graham ni siquiera se tienen en cuenta. Ni siquiera valen su peso en sal sucia. Nada.

Occidente no ha hecho más que calcular mal. Y calcula mal. Es todo lo que ha hecho en realidad. Y ahora estamos presenciando lo mismo con la última señal del ministro de defensa del Reino Unido, James Cleverly, quien presumiblemente nos está dando un vistazo de la estrategia futura con su comentario sobre que Kiev ataca objetivos legítimos dentro de la propia Rusia. No es muy complicado. Occidente lo está incitando a que lo haga con sus misiles con la esperanza de que Putin tome represalias y alcance objetivos en Polonia o incluso en Alemania. La respuesta de la OTAN, cuando Ben Wallace sea el jefe de la OTAN, será absurdamente abatida pidiendo al mundo que finja ser estúpido y continúe aceptando la premisa de que “oye, no somos nosotros. No estamos en guerra con Rusia”. Y si Rusia muerde el anzuelo, Wallace estará listo para saltar y alimentar a los periodistas del centro de llamadas en Bruselas con el “oh, miren lo que acaba de hacer Rusia. Miren este acto de agresión no provocado”. La mordaza es casi tan graciosa como la del comandante estadounidense en Apocalypse Now, que llama a los campesinos vietnamitas “malditos salvajes” por tener la audacia de arrojar una granada de mano a un helicóptero estadounidense en el suelo mientras los soldados estadounidenses cortan en pedazos a toda su familia desde arriba.

Excepto que no es una broma. ¿Cuánto tiempo puede durar esta farsa? La línea de tiempo es tan importante como el hardware militar o incluso las tropas, que son muy cortas en Ucrania, un punto que ha admitido Zelensky. La única esperanza que tenemos de que no estalle una guerra nuclear cuando Occidente vuelva a tirar los dados es que Putin tenga paciencia para que Biden pierda las elecciones estadounidenses, lo que probablemente se deba a su estado de demencia y la falta de paciencia en Estados Unidos desde trabajadores de cuello azul que son incrédulos ante las matemáticas de dar 130 mil millones de dólares a Ucrania mientras que la mayoría de los estadounidenses ni siquiera tienen atención médica, y mucho menos empleos o comida en la mesa. Y luego está la llamada ofensiva de primavera que se ha trasladado a la ofensiva de verano. Si esto cambia una vez más a la ofensiva de otoño, la falta de credibilidad en el proyecto se verá afectada.

Recuerde, todo lo que hacen la OTAN y las élites occidentales en Ucrania es un juego, un experimento, ideas y estrategias no probadas. Todo es un juego de dados y los únicos ganadores son la camarilla de Zelensky que sigue enviando millones a sus cuentas en el extranjero en BVI mientras los europeos se hunden más y más en deudas y condiciones de vida más duras. Por supuesto, Estados Unidos es el ganador general, ya que ahora los países de la UE son literalmente sodomizados por las empresas estadounidenses que limpian con nuevos acuerdos de gas, las empresas de la UE crean puestos de trabajo en los EE. UU. después de la reubicación y acuerdos militares que baten récords. El error de Biden no es caer sobre sacos de arena o incluso no recordar un país que haya visitado en las últimas semanas, cuando un niño le pregunta. Su error es no asegurarse de que esos beneficios de la guerra de Ucrania lleguen a los votantes. Todos en su círculo tienen un cumpleaños todos los días del año, incluso su hijo degenerado a quien los oligarcas ucranianos le pagaban 250,000 dólares al mes solo para enviar correos electrónicos a los senadores en su nombre desde 2013. La guerra de Ucrania termina cuando Biden deja el cargo. Todo lo que Trump o cualquier candidato republicano debe hacer para ganar en 2024 es decir “Oye, gastaré 130 mil millones de dólares en mi primer mandato en la pobreza en los EE. UU.” y terminará la guerra en Ucrania de inmediato para asegurar una victoria aplastante.

By Saruman