El arrebato de Itzik Zarka se produjo cuando se enfrentó a los manifestantes que se oponen al esfuerzo del derechista Partido Likud por reformar el sistema judicial.

(ZH ) En un incidente que destaca las tensiones étnicas entre los judíos de Israel, elprimer ministro Benjamin Netanyahu ordenó la expulsión de un destacado miembro del Partido Likud después de que se grabara al activista judío declarando su placer por el costo del Holocausto en los judíos europeos  y deseando otra ronda.

El arrebato de Itzik Zarka se produjo cuando se enfrentó a los manifestantes que se oponen al esfuerzo del derechista Partido Likud por reformar el sistema judicial. Escupiendo y maldiciendo a los manifestantes, Zarka dijo : “Ashkenazim, rameras, que se quemen en el infierno. Estoy orgulloso de los seis millones que se quemaron, ojalá se quemaran otros seis millones”.

#Israel : “I am proud of the six million that were burned, I wish that another six million would be burned,” – Likud activist itzik Zarka shouted at anti-government protesters on Saturday- prompting calls for him to be removed from party
Traducido del inglés al
#Israel : “Estoy orgulloso de los seis millones que fueron quemados, desearía que otros seis millones fueran quemados”, gritó el activista del Likud itzik Zarka a los manifestantes antigubernamentales el sábado, lo que provocó pedidos para que lo sacaran del partido.
https://twitter.com/i/status/1680696961089916935

Al dirigirse a los manifestantes como “Ashkenazim”, Zarka presentó la disputa política como étnica, al trazar una distinción agresiva entre los judíos Ashkenazi de Israel, los de ascendencia europea, de los Mizrahim, cuyo linaje es del Medio Oriente.

“La gran mayoría de la élite de izquierda fundadora del país era Ashkenazi...y promulgó políticas discriminatorias que pusieron en desventaja a los mizrajíes,  particularmente en las primeras décadas del país”, explica  la Agencia Telegráfica Judía. “En consecuencia, los votantes de Mizrahi han formado durante mucho tiempo una parte clave de la base del derechista Likud, mientras que el núcleo de la menguante izquierda del país históricamente ha sido Ashkenazi.Los mizrahim comprenden aproximadamente la mitad  de los judíos de Israel.

Eso fue más para el vitriolo de Zarka. “Los izquierdistas son unos traidores, ustedes sonel cáncer de la patria”,  dijo  . “Las banderas negras [símbolos adoptados por los manifestantes de la reforma judicial] son ​​sus mortajas. Tus piernas deberían romperse con bastones,  deberías estar arrodillado. De esa manera no irás a ninguna manifestación en absoluto”.

El estallido de Zarka, quien durante mucho tiempo ha desempeñado un papel protagónico en los eventos de la campaña del Likud  , provocó una rápida condena de los conservadores judíos, entre ellos Netanyahu.“No toleraremos un comportamiento tan vergonzoso en el movimiento Likud”,  dijo en un comunicado anunciando su orden de destierro de Zarka.

En Facebook, Zarka se disculpó  por su diatriba, afirmando que  había sido “atacado por 80-100 personas con violencia severa… Surgió de la frustración, el resentimiento… No debería haber dicho esa declaración repugnante”. Su esposa negó  que hubiera sido derrocado, pero el Partido Likud lo confirmó.

Elogiar el Holocausto o cuestionar su supuesta escala se castiga en Israel con hasta cinco años  de prisión .

 

By neo