Pierre-Antoine Plaquevent

Como Francia continúa “gobernada por el caos” y hacia el caos, es apropiado volver a los eventos y fuerzas que desestabilizaron Francia en mayo de 1968.

Una secuencia histórica que se asemejaba a una prerrevolución de color tanto en su metodología como en sus consecuencias políticas. Un período político crucial marcado por el levantamiento de una parte de la sociedad civil (especialmente la juventud) explotada por intereses extranjeros. Intereses que percibían la recuperación política llevada a cabo por el general de Gaulle como una amenaza al orden internacional que entonces se instauraba.

En nuestro tiempo, cuando la mayoría de las personalidades políticas soberanistas afirman ser el general de Gaulle, es importante comprender completamente cuáles fueron las fuerzas que desestabilizaron a Francia en ese momento. Fuerzas aún hoy activas en la deconstrucción y sometimiento de la nación.

Mayo del 68, una prerrevolución de color contra la Francia gaullista

El 14 de mayo de 1968, George Pompidou, entonces Primer Ministro, declaró ante la Asamblea Nacional que entre los estudiantes también había: “(…) individuos decididos, provistos de importantes medios económicos, equipos adaptados a las peleas callejeras, obviamente dependientes de una organización internacional y que no creo que me atreva a pensar que tenga como objetivo no sólo crear subversión en los países occidentales, sino perturbar París en el mismo momento en que nuestra capital se ha convertido en la cita de la paz en el Lejano Oriente (NDA: Guerra de Vietnam) . Tendremos que preocuparnos por esta organización, para que no perjudique ni a la nación ni a la República. » [1]

¿Qué entendía el futuro Presidente de la República por una “organización internacional”? Otros miembros de alto rango del gobierno también formularon la idea de que detrás de los disturbios estudiantiles había fuerzas más grandes que tenían un interés estratégico en desestabilizar el estado francés. Así el Ministro de Economía y Finanzas Michel Debré que declarará en sus memorias: “Sobre esta ebullición fluyó dinero del exterior, en particular chino, destinado sobre todo a contrarrestar los movimientos apoyados por los rusos. También estaban las constantes intrigas israelíes ingeniosamente montadas con el objetivo de debilitar al General condenado desde la rueda de prensa en la que había tomado partido contra la política de Israel” [2]

Del otro lado de las barricadas, citemos aquí al escritor Morgan Sportès, entonces militante maoísta, que también arroja luz entre bastidores de esa verdadera revolución de color antigaullista que fue el Mayo del 68: “Qué simpatizantes y, en cierta medida, el ingenuo Cohn-Bendit no se jacta, es que desde marzo del 68 le siguieron paso a paso Paris-Match y RTL, entre otros, que lo transformaron en una “estrella revolucionaria”. Reportaje fotográfico sobre Cohn-Bendit en su cocina, preparando un café; o jugando con los hijos de su hermano; o, en el colmo de la ironía, una toma a doble página que lo muestra con una chaqueta, cargando una maleta de “bolchevique errante”, frente a la Puerta de Brandenburgo, con la leyenda: “Y ahora va a predicar la anarquía en toda la ‘Europa'”.  ¡¡¡Esto, lo digo bien, en Match, hoja de col “izquierdista” si la hay!!! Fue en el coche de Match, un ID 19, que Cohn-Bendit salió de Francia a mediados de mayo de 1968, fue en el coche de Match en el que volvió a entrar: su pelo rojo teñido de negro. ¡De la commedia dell’arte! »[3]

Sobre todo, Sportès evoca la época en que Cohn-Bendit se jactaba de haber sido abordado por la CIA: “En junio del 68 Cohn-Bendit declaró a Hervé Bourges: “Parece que la CIA se ha interesado últimamente por nosotros: algunos periódicos y asociaciones estadounidenses, subsidiarias e intermediarias de la CIA, nos han ofrecido grandes sumas; Sobra decir la acogida que les dimos…” [4]

Para el historiador y periodista Eric Branca, esta influencia clandestina de la CIA fue muy real y tomó la forma de manipulaciones de la opinión pública que recuerdan los métodos empleados por las revoluciones de colores hoy en otros teatros de operaciones. “El ejemplo más llamativo es el rumor, desarrollado en 1966 por oficinas de comunicación vinculadas al Departamento de Estado, según el cual de Gaulle no se iba a conformar con enviar a casa losGIpresente en nuestro territorio, sino que se disponía a ordenar la repatriación de los cuerpos de los soldados estadounidenses muertos en 1944 por la liberación de Francia! La terrible imagen de estos buscadores de cadáveres franceses anuncia la mentira, igual de monstruosa, fraguada en 1991 por farmacias similares, para desacreditar a Saddam Hussein cuyos soldados supuestamente desconectaron las incubadoras de recién nacidos en la ciudad de Kuwait…” [5 ]

Para entender por qué la subversión freudo-marxista[6] y el deep state “americano” convergieron en mayo del 68 para desestabilizar el régimen del general de Gaulle, es necesario recordar el contexto geopolítico del momento pero también la obra política realizada por de Gaulle. El general de Gaulle posicionó entonces a Francia como potencia de equilibrio entre las tres principales fuerzas geopolíticas de la época: 1/ EE.UU./OTAN; 2/ URSS/Pacto de Varsovia, 3/ movimiento de los no alineados (que agrupaba a países que rechazaban el bipolarismo/socialismo geopolítico occidental).

Como parte de esta política de no alineamiento, De Gaulle también se enfrentó directamente al euroglobalismo encarnado en ese momento por personalidades como Jean Monnet. De Gaulle no es antieuropeo pero tiene una visión de Europa que no es supranacional y sobre todo es una Europa que tiene un límite geográfico y una coherencia histórica. Se enfrentan entonces dos visiones de Europa: una visión nacional de Europa defendida por De Gaulle y una visión supranacional y “euroglobalista”, la de Jean Monnet y más en general de la tecnocracia y las finanzas internacionalistas. También fue el momento en que Francia, ahora potencia nuclear, se propuso encarnar una tercera vía entre el capitalismo y el comunismo, incluso en el terreno económico. Así, por ejemplo, en agosto de 1967, “La participación de los trabajadores en los frutos de la expansión pasó a ser obligatoria en las empresas de más de 100 trabajadores” . [7]

Fue sobre todo un período de gran tensión internacional con la “Guerra de los Seis Días” (1967), crisis en la que De Gaulle denunció la actitud expansionista de Israel y celebró su famosa rueda de prensa en la que habló de los judíos como “un pueblo elitista, seguro de sí mismo y dominante”[8] . Una cita que le valió muchos ataques, incluso de personalidades conservadoras como Raymond Aron, quien escribió un libro completo sobre esta cuestión titulado: “  De Gaulle, Israel y los judíos”[9] . Libro en el que comenta el discurso de de Gaulle de la siguiente manera: “El general de Gaulle ha abierto, a sabiendas, voluntariamente, un nuevo período de la historia judía y quizás del antisemitismo. Todo vuelve a ser posible. »[10].

Un ensayo en el que la denuncia del antisemitismo gaullista sirve de hilo conductor a las palabras muy destempladas del gran estratega, adepto al realismo político, y que contrasta con su estilo habitual: “¿Por qué el general de Gaulle rehabilitó solemnemente elantisemitismo? ¿Para darse el placer del escándalo? ¿Castigar a los israelíes por su desobediencia y a los judíos por su ocasional antigaullismo? ¿Prohibir solemnemente cualquier deseo de doble lealtad? ¿Vender algunos Mirage más a los países árabes? ¿Estaba apuntando a los Estados Unidos golpeando a los judíos? (…)”[11]

Posiciones que también podrían explicarse por el papel que desempeñó Raymond Aron como relevo de los intereses estratégicos atlantistas en Europa, en particular dentro del Congreso Internacional por la Libertad de la Cultura (CILC) fundado en Berlín Occidental en 1950 y que tenía su sede en París. Organización político-cultural que pretendía contrarrestar la influencia del bloque comunista en la cultura y el debate de ideas y que fue financiada por la CIA. [12]

Recordemos a este respecto que hasta la década de 1960, Francia había sido una partidaria inquebrantable del Estado sionista, apoyándolo en momentos clave de su historia, como durante la crisis de Suez en 1956 contra el Egipto nacionalista de Gamal Abdel Nasser o como el clandestino apoyo técnico para el proyecto de armas atómicas de Israel. Una cooperación nuclear que el general de Gaulle detendrá para reconducir la política exterior de Francia hacia un reequilibrio entre los diferentes polos de poder de la época.

Francia, sobreviviente de la debacle de 1940 y de la Segunda Guerra Mundial, en crisis política recurrente bajo la IV – a República, ahora intentaba bajo De Gaulle desarrollar una política de poder basada en la disuasión nuclear, el realismo político (por ejemplo, considerando a Rusia y China a largo plazo, más allá de sus sistemas ideológicos recíprocos); una política marcada por el rechazo de la bipolaridad heredada del sistema de Yalta (donde Francia no fue invitada) y sobre todo por el fortalecimiento de las instituciones internas de Francia. A pesar del trágico abandono de los pieds-noirs y los harkis.

Esta Francia planteó un grave problema a la hegemonía americana sobre Occidente, además la política gaullista de equilibrio en Oriente Medio constituyó un freno al expansionismo de Israel. El estado nacional-gaullista constituía por tanto un régimen político antagónico que había que desestabilizar por todos los medios posibles. Sin embargo, en este contexto de pleno empleo y crecimiento económico de fines de la década de 1960, ¿cómo se podía atacar, e incluso derrotar, a un sólido adversario que teóricamente estaba de su lado? Es más, un aliado que recibió la legitimidad histórica de la “cruzada de las democracias” contra el fascismo gracias al gaullismo de guerra. Aquí es donde entrarán en juego nuevas formas de debilitar un estado,

Como, por ejemplo, el uso de una protesta estudiantil pilotada y enmarcada por actores políticos vinculados al exterior por sus intereses o incluso por su origen.

El judaísmo político de extrema izquierda y la sociedad abierta

Ya he mencionado en mi estudio la figura de Aryeh Neier, presidente de Open Society Foundations y director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW) de 1993 a 2012. Aryeh Neier fue anteriormente uno de los creadores del grupo Students for a Democratic Society (HDS), la organización estudiantil más importante entre los grupos de la extrema izquierda radical estadounidense de la década de 1960. Su recorrido es en muchos sentidos significativo y representativo de toda una generación de líderes políticos de izquierda estudiantil que ascenderían gradualmente en la escala y pasarían de la acción directa y protesta radical a una acción e influencia política mucho mayor dentro de las organizaciones no gubernamentales o instituciones políticas más tradicionales. Este será el caso en Francia de la mayoría de los líderes más mediáticos de Mayo del 68 que pasaron de “Mao a Rotary” según el título del libro de Guy Hocquenghem, quien recuerda que: “No es la derecha, es el izquierdismo el que mató al comunismo y desacreditó a la izquierda durante 10 años después de Mayo del 68, por un largo socavamiento.[13]

Al igual que en los Estados Unidos, los líderes de Mayo del 68 en Francia iban a tener carreras exitosas en los campos político (Daniel Cohn-Bendit), intelectual (Alain Finkielkraut), mediático (Serge July) o político.Aquí nuevamente, como en los Estados Unidos al mismo tiempo, los líderes franceses de Mayo del 68 que se habían convertido en hombres de influencia en la sociedad abierta eran para muchos de ellos de origen judío. Entre estos podemos citar al más emblemático de ellos Daniel Cohn-Bendit pero también Alain Geismar,“secretario general del SNE sup, entonces miembro activo de la Gauche prolétarienne”[14] ; Henri Weber, futuro ejecutivo del Partido Socialista (fallecido recientemente por el coronavirus), fundará con Alain Krivine el movimiento trotskista de la JCR (Juventud Comunista Revolucionaria), antepasado de la LCR (Liga Comunista Revolucionaria) y el futuro NPA ( Nuevo Partido Anticapitalista); Robert Linhardt, “  jefe de la UJCML (Unión de la Juventud Comunista Marxista-Leninista)”[15] ; Benny Lévy, figura central del maoísmo en Francia bajo el seudónimo de Pierre Victor”,  líder de la Gauche Prolétarienne, cofundador de Liberation y secretario privado de Jean-Paul Sartre “que, en palabras de su biógrafo, pasaría de” Mao a Moisés»[16] pero también entre otros “André Glucksmann, Bernard Kouchner, Alain Finkielkraut”[17] .

Como explica el consultor de estrategia y presentador del blog comunitario “El Mundo Judío”, esta fuerte presencia judía entre los ejecutivos de la izquierda radical plantea interrogantes: “La pregunta merece ser formulada. ¿Habría existido Mayo del 68 sin los judíos? O abordado de otra manera: ¿qué hizo que los judíos se sumergieran en este movimiento? ¿Podría haber una conexión con 1917 cuando ahora los historiadores establecen que la proporción de judíos entre los revolucionarios bolcheviques es mucho más alta que una estadística normal hipotética? » [18]

Para el anfitrión de este sitio, que está muy informado sobre las cuestiones relacionadas con la historia y los acontecimientos actuales de su comunidad, este compromiso revolucionario es una característica destacada de la historia judía contemporánea: “Durante la revolución rusa, Rav Moshe Shapira (futura Rosh Yeshiva de la Yeshiva de Beer Yaakov en Israel, que no debe confundirse con su homónimo, futuro maestro de Benny Lévy en Jerusalén) dijo que en ciertos días los centros de estudio en Vilna estaban completamente vacíos. Que no había más estudiantes. Estos días son cuando Trotsky (o Lev Davidovitch Bronstein) vino a Vilna a hablar de revolución. » [19]

Más allá de las diversas razones sociológicas de este compromiso grupal, el autor también evoca el mesianismo judío como una posible razón de esta omnipresencia de los militantes judíos dentro de los movimientos revolucionarios: “Se está configurando una primera pista: los judíos habrían sucumbido porque ‘serían intrínsecamente, culturalmente (que es lo mismo, dirían algunos) revolucionario. Que no se conforman con una situación adquirida, bloqueada o estancada. Que la noción de progreso está explícitamente inscrita en el mensaje judío, ya sea a través de las nociones de Tikun (reparación del mundo), Hidouch (perpetua innovación en la interpretación de los textos y del mundo) o incluso de mesianismo (cuya traducción hebrea no se refiere a cualquier concepto verdaderamente tradicional, si no la de Gueoula pero que significa Liberación y no puede asimilarse totalmente a la esperanza mesiánica). Que son fieles a cierta tradición profética sistemáticamente opuesta al poder en vigor: ya recordemos a Samuel frente al rey Saúl, a Natán frente al rey David o incluso a Chamaï frente a Herodes. »[20]

Una matriz religiosa del globalismo que ya hemos tratado en un capítulo anterior de nuestro estudio de las filosofías políticas de la “sociedad abierta” al acercarnos a la obra del investigador judío Michael Löwy, especialista en el mesianismo político y la mística del fin del estado en el judaísmo. Michael Löwy demuestra los vínculos que unen la utopía cosmocrática con ciertas recurrencias religiosas arcaicas del judaísmo entre autores y activistas que uno no imaginaría como personalidades religiosas en el sentido que este término engloba en el sentido común. Un estado de ánimo que califica de “moderno utópico/milenarista”.

En 1988, con motivo del vigésimo aniversario de Mayo del 68, el periódico Le Monde publicó un artículo titulado “¿Fue el movimiento de Mayo del 68 una “revolución judía”?»[21] . En el mismo espíritu, Daniel Cohn-Bendit (él mismo de familia judía) ya explicaba en 1975 en “Le Grand Bazar” : “Los judíos representarían una mayoría significativa, si no la gran mayoría de los militantes”[22] . De hecho, más que todos los activistas, eran principalmente ejecutivos y líderes de movimientos estudiantiles que provenían de la comunidad judía y principalmente de la comunidad Ashkenazi [23] .

Otros veteranos políticos de esa época, a su vez, han planteado este tema. Por ejemplo, el documentalista Jacques Tarnero, investigador de la Cité des sciences et de l’industrie, especializado en el estudio del racismo, el antisemitismo y el Islam. Jacques Tarnero también fue “miembro del Mouvement du 22-Mars, en 1968, en la facultad de Nanterre. También fue presidente de la Comisión de Estudios Políticos del CRIF – Consejo Representativo de las Instituciones Judías en Francia”.[24]

Así es como describe el contexto de la época: “En Nanterre, muchos líderes estudiantiles de extrema izquierda eran judíos, hijos de deportados, comunistas, luchadores de la resistencia, FTP, a veces ME. En los grupos trotskistas de la JCR el predominio era muy claramente asquenazí sin que esta filiación haya tenido importancia en su momento. Circulaban algunos chistes judíos pero las identidades de origen tenían poca importancia frente a lo que las trascendía: hacer la Revolución. » [25]

Pero la Guerra de los Seis Días iba a despertar identidades dormidas y ahuyentar las nubes evanescentes del idealismo internacionalista abstracto: “Cuando, en mayo de 1967, el coronel Nasser intensificó brutalmente la tensión al prohibir a los israelíes el Canal de Suez y cerrar el Estrecho de Tiran, era una declaración de guerra tácita. El Raïs no gozaba de mucha simpatía en Francia, que tenía el recuerdo del apoyo egipcio al FLN. En el vestíbulo de la ciudad universitaria me quedé pegado a la televisión, viendo a las multitudes árabes desde el Atlántico hasta el Golfo Pérsico, comulgando en un mismo deseo de destruir el estado judío. Los estudiantes árabes mostraron sus simpatías simétricamente opuestas. Muchos de ellos eran amigos cercanos. Empezamos a mirarnos con suspicacia y hostilidad. El maniqueísmo simplista de los izquierdistas hizo de la causa árabe la causa correcta, mientras que se suponía que Israel estaba del lado equivocado, del lado imperialista. »[26]

La amenaza de derrota del Estado judío por parte de la coalición árabe, por lo tanto, catalizaría a la juventud judía de Francia y empujaría a algunos de ellos a ir a Israel para participar en el esfuerzo de guerra: “La percepción de la amenaza se volvió intensa cuando el cerco de Israel por la coalición árabe se afirmó. No podía soportar quedarme en París. La idea de una amenaza radical para Israel era un dolor constante e inimaginable. Me dije a mí mismo que no podría seguir con vida si Israel fuera destruido. Iba a registrarme en la Agencia Judía para ir a Israel. No estaba solo, muchos estudiantes de Nanterre-la-rouge hicieron el mismo viaje. Recuerdo una multitud dispar que a veces expresaba sentimientos distintos a la solidaridad. Algunos especialmente querían ir y aprender algo de árabe. Miles de jóvenes Judíos y no judíos salieron de Europa, Estados Unidos, América Latina, el verano del 67, para ayudar al estado judío, para trabajar en el kibbutz para reponer a los soldados que quedaban en el frente. »[27]

Una experiencia que el autor nos describe como una etapa existencial, casi una iniciación y el paso de un estado a otro en forma de verdadera anamnesis identitaria:

Conseguí salir el último día de la guerra, el 12 de junio del 67 como “mitnadev”, voluntario, con otros dos chicos del campus universitario en el último avión autorizado a salir porque De Gaulle había decretado un embargo de vuelos. Llegué al final del día a Lod, el aeródromo ubicado cerca de Tel Aviv. Fue mi primera estancia en Israel. Saboreé ese primer aliento. El aire de Israel me resultaba familiar. Estaba oscuro y el calor era húmedo. Encontré escenas apenas borradas de mi memoria: soldados armados, carros blindados estacionados en la pista, faros pintados de azul. Hacía calor en el hangar donde las mujeres venían a servirnos tragos de jugo de frutas, un poco como si fuéramos sobrevivientes cuando éramos nosotras las que habíamos venido a ayudarlas. Esta inversión de papeles me sorprendió, pero la fraternidad de esta acogida fue muy reconfortante. Me asignaron al Kibbutz Beth Keshet en la Alta Galilea. Las colinas de Galilea me recordaron los paisajes del norte de África. Pinos, adelfas y un increíble olor a maquis. Israel fue espontáneamente, íntimo para mí, a través del calor, la luz, el cosmopolitismo, los hombres de camisa blanca, sin corbata, los colores, los olores, las palmeras, los olivos, el olor a jazmín, los soldados armados, los árabes en Jerusalén, los tanques que pasamos en los caminos. Encontré un sentido de pertenencia, una evidencia. Encontré un “hogar” obvio, inmediato y ya conocido. (…) Secular, agnóstico, ateo, todavía no lo sé, me invadió la emoción cuando vi y luego toqué el Muro. ¿Qué encontré? ¿Una identidad oculta, un recuerdo desenterrado? ¿Era idólatra saborear el momento de este encuentro entre estas piedras inanimadas y el alma que emanaba de ellas? yo estaba cantandoHatikva y yo lloramos tarareando la, la, la, la-la, sin saber las palabras en hebreo. No encuentro en mis recuerdos haber vivido tan intensa emoción política. » [28]

En 1967, parte de esa juventud judía de izquierda que se levantaría un año después contra el patriarcado y el autoritarismo gaullista comulgaría y regeneraría así en las fuentes de su identidad perenne milenaria y experimentaría la efervescencia de un romanticismo guerrero lejano, más motivador que la protesta estudiantil por sí sola.

Así, como ya hemos visto [29], ya sean teóricos occidentales de la deconstrucción como miembros de la Escuela de Frankfurt, por ejemplo: Max Horkheimer, Theodor W. Adorno, Walter Benjamin, Henryk Grossmann, Leo Löwenthal, Siegfried Kracauer, Erich Fromm, Friedrich Pollock, Franz Leopold Neumann; algunas de las figuras más importantes de la Open Society como George Soros o Aryeh Neier; o los principales líderes políticos de Mayo del 68, muchos teóricos judíos, líderes de opinión y hombres de influencia tienen en su herencia familiar esta forma de mesianismo milenarista secularizado que regularmente se enfrenta a las fuerzas conservadoras de las poblaciones no judías con las que se encuentran y deben convivir.

Un judaísmo político hoy dividido entre judíos internacionalistas de izquierda, cosmopolitas y “sorosianos” frente a judíos conservadores de derecha y sionistas, partidarios de una alianza de conveniencia con los conservadores occidentales en el marco de un nacional-conservadurismo panoccidental que enfrenta tanto a las instituciones internacionales como a los enemigos geoestratégicos de Estados Unidos e Israel. [30]

Notas

[1] Discurso de Georges Pompidou durante la sesión del 14 de mayo de 1968

http://www2.assemblee-nationale.fr/15/evenements/2018/mai-68-s-invite-dans-l-hemicycle-les-seances-du-14-et-22-mai-1968/les-discours-parlementaires-de-mai-68

[2]Michel Debré,  Memorias , tomo 4, “Gobernar de otra manera, 1962-1970”, Albin Michel, 1993.

Véase también: Éric Branca, The American Friend, Washington contra De Gaulle, 1940-1969;Perrín, 2017.

[3]MAYO DE 1968 del que los medios no querían hablar, Morgan Sportès

http://www.comite-valmy.org/spip.php?article497

[4] Ibidem y también los reportajes radiofónicos de Jean-Pierre Farkas: 1968 le pavé, PHONURGIA NOVA, 1998. Recording 1968.

https://notes-geopolitiques.com/geopolitique-de-lami-americain/

Véase también: Eric Branca, The American Friend, Washington contra De Gaulle, 1940-1969(Perrin, 2017)

https://strategika.fr/2020/05/24/mai-68-et-lentrée-contre-la-personnalite-autoritaire/

[7] https://www.upr.fr/dossiers-de-fond/de-gaulle-et-l-europe/

Ver también: “La sociedad abierta contra Francia” en “Soros y la sociedad abierta, metapolíticas del globalismo” (ed. Cultura & Racines, 2020) .

[8] Rueda de prensa del General de Gaulle del 27 de noviembre de 1967

https://fr.wikipedia.org/wiki/Conf%C3%A9rence_de_presse_du_g%C3%A9n%C3%A9ral_de_Gaulle_du_27_novembre_1967

http://akadem.org/medias/documents/3-conference-degaulle.pdf

[9]De Gaulle, Israel y los judíos , Raymond Aron

https://fr.wikipedia.org/wiki/De_Gaulle,_Isra%C3%ABl_et_les_Juifs

[10] Ibíd.

[11] Ibíd.

[12]Quién dirige el baile: la CIA y la Guerra Fría Cultural, Frances Stonor Saunders, Denoël, 2003

[13] Carta abierta a los que han pasado de Mao a Rotary, Guy Hocquenghem, ed. Agone, 2003

[14]“Mayo del 68 y los judíos: ¿obvio? »

http://lemondejuif.blogspot.com/2008/04/mai-68-et-les-juifs-une-vidence.html

[15] Ibíd.

[16]De Pierre Victor a Benny Lévy: ¿De Mao a Moïse?Philippe Lardinois, Luc Pire ediciones

““  De Mao a Moisés” : Benny Lévy odiaba la paronomasia utilizada ritualmente para describir su vida. Corrigió:  “De Moisés a Moisés a través de Mao. Porque convertirse en judío habrá sido el gran asunto de su vida. »

Ver: ¿Pero quién es Benny Lévy?

https://bibliobs.nouvelobs.com/essais/20131003.OBS9679/mais-qui-est-donc-benny-levy.html

[17]“Mayo del 68 y los judíos: ¿obvio? »

http://lemondejuif.blogspot.com/2008/04/mai-68-et-les-juifs-une-vidence.html

[18] Ibíd.

[19]“Mayo del 68 y los judíos: ¿obvio? »

http://lemondejuif.blogspot.com/2008/04/mai-68-et-les-juifs-une-vidence.html

[20] Ibíd.

[21] Le Monde, Un simposio de la revista “Pasajes” ¿Fue el movimiento de Mayo del 68 una “revolución judía”?, 12 de julio de 1988

[22] Daniel Cohn-Bendit, El Gran Bazar , Ediciones Belfond, 1975

[23] Yair Auron, Les juifs d’extrême gauche en Mai 68 , Éditions Albin Michel, París, 1998 et Yair Auron, We are all German Jewish: Jewish Radicals in France during the Sixties and Seventies , Am Oved (con Tel-Aviv Universidad y Universidad Ben-Gurion), Tel-Aviv, 1999

[24]https://fr.wikipedia.org/wiki/Jacques_Tarnero

[25]“Especial Guerra de los Seis Días. Jacques Tarnero : mi guerra de los seis días”

http://www.crif.org/fr/tribune/Special-guerre-des-Six-Jours-Jacques-Tarnero-Ma-guerre-des-Six-Jours9041

[26] Ibíd.

[27] Ibíd.

[28] Ibíd.

[29] “Mayo del 68 y el ataque global contra la personalidad autoritaria”

https://strategika.fr/2020/05/24/mai-68-et-l attack-against-la-personnalite-autoritaire/

[30] Ver: Multipolaridad y sociedad abierta: realismo geopolítico versus utopía cosmopolita. Pluriversum vs universum , Pierre Antoine Plaquevent

https://strategika.fr/2019/12/18/multipolarite-et-societe-ouverte-le-realisme-geopolitique-contre-lutopie-cosmopolitique-pluriversum-vs-universum/

68 de mayo: los agentes de la CIA recibieron instrucciones de derribar a De Gaulle – Olivier Germain-Thomas

Olivier Germain-Thomas fue delegado general del Instituto Charles de Gaulle, productor de programas sobre France Culture y para televisión. También es autor de numerosos libros. También fue coronado con el Gran Premio de Literatura que otorga la Academia Francesa por toda su obra. “El mercadillo de mayo del 68 y las inauguraciones” de Olivier Germain-Thomas es publicado por Éditions Pierre-Guillaume de Roux.

“Los agentes de la CIA en París y otras ciudades provinciales recibieron instrucciones de derribar a De Gaulle. »

Mayo de 1968: ¿una revolución, una farsa, un mito, un mercado de pulgas con hallazgos y objetos antiguos? Cincuenta años después, el evento sigue siendo un enigma ya que las motivaciones y ciertas manipulaciones subterráneas forman un tejido complejo. El escritor Olivier Germain-Thomas relata su Mayo del 68.

¿Por qué este paralelo entre Mayo del 68 y un mercadillo?

Olivier Germain-Thomas: En un mercado de pulgas, tienes cosas buenas y malas. Estudié budismo, estaba bastante lejos del compromiso político y, al principio, Mayo del 68 me divertía bastante: Haz el amor, pero no la guerra… O bajo los adoquines está la playa… ¡Todos tenemos razón! Pero muy pronto entendí –tenía un poco de experiencia política, ya que había hecho campaña por Charles de Gaulle durante las elecciones presidenciales de 1965– que había trotskistas que estaban muy bien organizados detrás de ellos. En el Partido Comunista se ganó bastante a los jóvenes, pero el Partido Comunista mismo jugó la carta de la estabilidad, simplemente porque hizo un análisis objetivo de la situación y el Partido Comunista odia a los izquierdistas. Además, no quería ser rebasado por su izquierda. Anoté en un libro de Jacques Vendroux que en la Asamblea Nacional Waldeck Rochet le pidió que no cediera, ¡lo que no estaba mal para un comunista! Era un asunto muy complicado, que simplificamos un poco con motivo de este cincuentenario, como si hubiera maravillosos revolucionarios que tuvieran todas las cualidades, siendo el resto del orden de la reacción. Fue mucho más sutil.

Pero no quería escribir un libro de veteranos sobre estos recuerdos y quería proyectarme más hacia el futuro porque tuve la oportunidad, a raíz de estos hechos, de encontrarme con André Malraux varias veces y obviamente hablo de mi admiración por él. También quería preguntarme por el problema de las raíces, porque la gente no se ha concienciado suficientemente, ante la globalización, del malestar que se crea en todo el planeta a causa de la erradicación de las raíces. ¿Cómo podemos mantener nuestras raíces sin caer en lo que se podría llamar extrema derecha o en partidos que rechazo totalmente? La cuestión religiosa me parece hoy crucial. Vemos la caricatura de lo que puede dar una religión, llamémosla, de lo que puede dar el Islam cuando está habitado por la violencia, sino también por el hinduismo. Voy casi todos los años a la India y veo a los extremistas hindúes. También veo extremistas sintoístas en Japón. Observo que ante esta globalización hay un endurecimiento de los valores religiosos y trato de abrir puertas.

Al principio, ustedes eran sólo un pequeño puñado para oponerse al movimiento de Mayo del 68. ¿Por qué esta elección?

Durante unos días estuve bastante feliz, pero rápidamente me di cuenta de que estábamos a punto de hacer temblar un poder que, a mis ojos, era extraordinario. Estaba el viaje de De Gaulle a la Unión Soviética, donde habló de la Rusia eterna, el discurso de Phnom Penh, el discurso de Montreal… Así, de repente, la política exterior de Francia adquirió una magnífica dimensión internacional. Sentí que había algo que revivía en relación con nuestra historia y debido a esta estupidez, el efecto dominó de unos a otros, estos estudiantes tenían el peligro de socavar este régimen. Así que tuvimos que asumir la responsabilidad. Los tomé y no recibí un golpe todos esos días mientras hablaba en anfiteatros. Solo querían enviarme al psicoanalista…

Cuando se unió a este grupo de oponentes, había muy pocos de ustedes en una habitación y todo se hizo jugando. Al final fuiste marginal…

¡En realidad fue bricolaje! Rue de Solférino, había una asociación que apoyaba al General de Gaulle, les hablo en el lado derecho de la calle, y éramos solo un puñado. Dentro del partido gaullista, la mayoría de los apparatchiks estaban debajo de sus camas en ese momento, pero hubo algunos que se resistieron, como Charles Pasqua. Éramos muy pocos, como si de repente algo se fuera deshaciendo poco a poco, como si esta Quinta República, que creíamos muy sólida, se fuera a deshacer. El general de Gaulle se equivocó el 24 de mayo cuando pronunció un discurso que fracasó y está ese famoso día del 29 de mayo en que se recompuso, que permitió revertir la situación y que prueba claramente que la situación no era revolucionaria. ¿Conoces una revolución donde un solo discurso aniquila la revolución?

Es cierto que ahora es fácil decirlo, pero en ese momento todos pensaban que todo se derrumbaría…

Lo vimos ya que a partir del 13 de mayo hubo millones de huelguistas, con piquetes muy sólidos, y la mayoría de los jóvenes tomaron una especie de entusiasmo por este movimiento. Me imagino que los sociólogos analizarán a fondo las razones por las que en un país relativamente próspero y estable las cosas se derrumbaron tan rápido, pero también por qué se recuperaron tan rápido…

En su estudio, usted enfatiza que sin cultivar la idea simplista de que las conspiraciones gobiernan la historia, es sin embargo cierto que la espontaneidad del movimiento de Mayo fue apoyada por las muchas y contradictorias fuerzas hostiles a la política de Charles de Gaulle. Algunos creen que Estados Unidos e Israel estuvieron detrás de Mayo del 68. ¿Tú qué opinas?

En su momento se culpó a Cuba, lo cual es completamente falso. También sabemos que Fidel Castro le enviaba excelentes puros a De Gaulle y que éste lo admiraba bastante. No sé si fue recíproco… El Partido Comunista no quería en absoluto que derrocaran a Charles de Gaulle, porque el Partido Comunista –todavía en poder de Moscú– estaba encantado con sus patadas a la presencia estadounidense en Vietnam y también contra el dólar. Eric Branca ha publicado un libro basado en archivos reales y está muy claro que los agentes de la CIA en París y otras ciudades de provincia recibieron instrucciones de acabar con De Gaulle. No digo que ellos sean los causantes de este movimiento, pero lo aprovecharon y echaron leña al fuego. Ahora tenemos pruebas.

Además, en la mayoría de las revoluciones siempre hay elementos foráneos que alimentan la disputa cuando la política seguida por el país está en contradicción con la de sus agentes…

Pensamos que era Moscú o La Habana: no, era Washington…

Entre estos agitadores, dedicas un retrato a Daniel Cohn-Bendit, recordando que era un invitado habitual en el Centro Americano de París, dirigido por un corresponsal de la CIA… Más cerca de nosotros, como diputado europeo, votó todas las directivas que convenía al liberalismo y a los intereses estadounidenses…

En ese momento, podría haberme sentido más a la derecha que Daniel Cohn-Bendit y, ahora, ¡es todo lo contrario! Lo veo completamente con los que dominan el mundo, es decir, las finanzas internacionales y la Europa de Bruselas, mientras que me siento en oposición en estos dos puntos. Por eso me gustaría tener un debate con él…

Formabas parte de ese puñado de activistas que organizaron la famosa manifestación y pensaste que con 30.000 personas ya sería una cifra milagrosa…

Originalmente, hay una especie de malas coincidencias. En el momento del inicio, Pompidou estaba en Irán y Afganistán. Cuando volvió, abrió la Sorbona, lo que no debería haber hecho, y en ese momento De Gaulle partió hacia Rumanía. Es interesante para un historiador. A veces, las circunstancias son dañinas y, al final, se vuelven positivas… Ahí está el golpe de genialidad de de Gaulle para ir a ver a Massu. No quería ir a verlo a Alemania, sino a los Vosgos. Hacía mal tiempo, y en ese momento el general pidió al helicóptero que fuera a Baden-Baden, ya que había tropas de ocupación francesas en esa zona. Hay un misterio sobre lo que realmente se dijo entre Massu y De Gaulle: ¿estaba completamente deprimido? Podemos decirnos que desde el momento en que De Gaulle hace este gran farol, vuelve a dormir tranquilamente recitando versos, luego hace su gran discurso, nuestra demostración es poderosamente ayudada por la inversión total de la opinión. Finalmente, en vez de ser 30.000, éramos un millón…

La policía y la Inteligencia General le dijeron que los extremistas habían preparado armas y que esta manifestación podría haber salido muy mal…

Es algo que no entiendo y que la historia algún día tendrá que dilucidar. Los llamados katangueses (algunos extremistas de izquierda) tenían armas y lo sabíamos. Nada es más fácil que tomar una granada y tirarla hacia los manifestantes, diciendo que la granada la mandó la policía… Pero no se hizo. En ese momento, sin duda, habría habido una verdadera revolución. ¿Por qué los servicios que querían derrocar a De Gaulle no llegaron a este extremo? No tengo la respuesta, pero podría haberse hecho.

Hoy, cuando preguntamos a quienes no han vivido este período, parece ser una secuencia agradable, una pequeña revolución que hizo que las cosas se movieran en la dirección correcta…

Si nos situamos en términos de la gran política seguida por De Gaulle, es evidente que el mayo del 68 asestó un golpe a su moral. Es evidente. En cuanto a la moral, no estoy haciendo un juicio de valor, pero es cierto que se abrieron puertas y había, en relación a una autoridad, en relación a la libertad de las chicas. Entonces, entiendo muy bien que los niños y niñas de hoy que se benefician de este progreso estén felices. Pero mirándolo desde una perspectiva geopolítica, el análisis es más complejo.

Si no se hubiera producido Mayo del 68, ¿no habría habido una evolución natural de las cosas y, hoy, estaríamos más o menos en el mismo punto?

Tienes razón, la revolución sexual tuvo lugar en Estados Unidos y Suecia antes de llegar a Francia. No lo creó, pero lo aceleró. La píldora ha jugado un papel muy grande, es obvio, como el derrumbe de los valores que mantenían unida a la familia, la Iglesia que ya no tiene el poder moral que alguna vez tuvo, el papel del padre tratado con todos los nombres… Entonces, el movimiento estaba en marcha y Mayo del 68 aceleró todo eso.

Lo interesante es el análisis del liberalismo del General de Gaulle porque la buena gente que estaba en los Campos Elíseos quería impedir que los bolcheviques hicieran la revolución, cuando él entendía que era más bien el capitalismo quien estaba detrás de todo…

Lo grave, era de todos modos la rebelión de los trabajadores. Era algo diferente a la de los estudiantes, que eran burgueses más bien privilegiados. El general de Gaulle ve que hay millones de trabajadores que habían votado por él y que de repente se dieron la vuelta. Entonces se preguntó qué estaba pasando: el trabajador se siente desposeído en las fábricas y entonces hay que crear participación. Una idea que había flotado antes, pero no se había dado cuenta. Según él, la respuesta comunista fue mala, pero también fue mala la respuesta del liberalismo integral. Por lo tanto, era necesario encontrar un sistema que permitiera que los trabajadores fueran escuchados a nivel de las decisiones importantes que debían tomar y, al mismo tiempo, que se interesaran por las ganancias de la empresa. Hemos retrocedido en este plan, ya que son las finanzas las que lo dirigen todo. Ahora bien, la participación es imposible en un sistema globalizado…

Otra consecuencia del Mayo del 68: el abandono de los valores. Escribes: “Si, de regreso entre nosotros, Montaigne descubriera que Johnny Hallyday y Brad Pitt habían reemplazado a Plutarco, Virgilio o Cicerón, pediría exiliarse entre los papúes…”

Están las raíces de Europa, por eso elegí autores latinos, están las raíces cristianas de Europa también. Confío mucho en Simone Weil porque creo que nadie puede vivir sin raíces. Esto no significa raíces congeladas, sino raíces en metamorfosis. Viajo por todo el mundo y soy testigo de un regreso a las raíces del sintoísmo en Japón. En India, hay un regreso al hinduismo y el amor a sus propias raíces y su propia historia también conduce a excesos frente a los musulmanes. En China, es el regreso del confucianismo… Ante esta globalización, es fundamental mantener las raíces y esto no se hace artificialmente. Quiero hacer entender a la gente que cada ser humano, para sentirse bien consigo mismo y bien en el mundo contemporáneo, debe permanecer fiel a toda una parte de sus raíces.

By Saruman