Sin mencionar a los Maxwell, la inteligencia israelí, el crimen organizado, el programa nuclear secreto de Israel y al Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken, los Archivos Epstein están muy lejos de ofrecer una imagen completa de la situación.

Desde la supuesta muerte por suicidio del traficante de niños Jeffrey Epstein hace cuatro años, se ha anticipado durante mucho tiempo la publicación de documentos que detallan a sus asociados.

Los llamados Archivos Epstein comenzaron a divulgarse el miércoles, yayer jueves 4 de enero siguió una primera tanda de documentos.

Los archivos nombran a políticos y figuras públicas, incluido el ex presidente Bill Clinton y celebridades de Hollywood como Leonardo DiCaprio, junto con Alan Dershowitz. Dershowitz, ex abogado de Epstein, ahora protesta por supropia inocencia tan ruidosamente como la del traficante sexual condenado al que defendió. Dershowitz calificó infamemente las “acusaciones” contra Epstein como un ataque antisemita,comparando a sus víctimas con Hamás por presentar los cargos.

Durante años ha persistido la especulación de que la lista de clientes de Epstein era un medio para controlar a figuras poderosas mediante la posesión de material comprometedor, y algunos sugirieron que Epstein estaba vinculado al Servicio Secreto israelí, MOSSAD.

Mientras una guerra mundial amenaza con estallar por el apoyo de Estados Unidos a Israel, aún no se ha mencionado una conexión del actual gobierno estadounidense con la supuesta red de chantaje de Epstein respaldada por Israel: la del Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

¿Quién fue –o es– Jeffrey Epstein?

A Jeffrey Epstein se le describe como un “financiero”. Se alega que murió en prisión por suicidio en circunstancias misteriosas en 2019, mientras enfrentaba graves cargos por delitos sexuales que involucraban a niños.

Epstein fue investigado por primera vez en 2005, tras acusaciones de que una niña de 14 años había sido abusada sexualmente en su mansión en Florida. Durante los siguientes catorce años enfrentó repetidos cargos de sexo con menores, siendo declarado culpable y recibiendo un trato extraordinariamente indulgente.

Por ejemplo, recibió una sentencia de 18 meses de prisión en 2008 por una condena que incluía la prostitución infantil. A Epstein se lepermitió salir de la prisión durante el día y regresar sólo para dormir allí durante la noche, mientras que se retiraron los cargos federales en su contra en virtud de unacuerdo secreto .

Esta evasión llegó a su fin en 2019, cuando después de años de repetidos llamamientos a la justicia, mujeres como Virginia Giuffre lograron llevar a Epstein a juicio por múltiples cargos de tráfico sexual de niños, que supuestamente involucraban a políticos de alto nivel, multimillonarios y celebridades.

Se informó que había muerto en su celda el 10 de agosto de 2019. Sin embargo, persisten las afirmaciones de que este suicidio nunca tuvo lugar y que Epstein simplemente continuó logrando la hazaña imposible de evadir la justicia por crímenes cometidos a plena vista del mundo.

La conexión parpadeante

La novia de Epstein, Ghislaine Maxwell, fue encarcelada en 2021 por reclutar niñas menores de edad para Epstein.

Según la cronología Epstein-Maxwellde Associated Press, fue condenada el 30 de diciembre de 2021 por “tráfico sexual, conspiración y transporte de un menor para actividad sexual ilegal”.

Ghislaine Maxwell encarna la conexión entre el jefe de la diplomacia de Estados Unidos y el Servicio Secreto israelí, conocido como MOSSAD.

Su padre, Robert Maxwell, se ahogó en 1991 tras las acusaciones de que era un agente del MOSSAD. Robert Maxwell era propietario de un grupo periodístico británico y murió al caer de su yate,The Lady Ghislaine , frente a las costas de las Islas Canarias el 5 de noviembrede 1991.

La conexión con el MOSSAD fue alegada por el periodista de investigación Seymour Hersh, cuyo libro, “The Samson Option”, documentó los vínculos de Maxwell con la inteligencia israelí.

Maxwell demandó a Hersh en una batalla legal que continuó después de su muerte. En 1994, el Grupo Mirrorpagó a Hersh “daños sustanciales” y se disculpó por publicar ataques que cuestionaban su trabajo, en los que se afirmaba que Maxwell y su editor extranjero en elMirror tenían vínculos con el MOSSAD.

El Estado israelí ofreció a Maxwell un funeralde héroe , enterrándolo en el monte de los Olivos. Se cree que este honor excepcional se concedió a cambio de laayuda de Maxwell en la captura de Mordecai Vanunu, el hombre que reveló al mundo el programa secreto de armas nucleares de Israel.

Epstein ‘pertenecía a la inteligencia’

El ex agente del MOSSAD Ari Ben-Menashe fue la fuente de las acusaciones de Hersh.El ciudadano canadiense-israelí Menashe era el encargado de la inteligencia israelí de Robert Maxwell .Dijo que Maxwell –y Epstein– no trabajaban directamente para el propio MOSSAD, sino para la inteligencia militar israelí.

En el libro de Menashe de 2020, “Epstein – Dead Men Tell No Tales”, Menashe afirmó que Maxwell, Epstein y la hija de Maxwell, Ghislaine, trabajaban para la inteligencia israelí.

Afirmó que Robert Maxwell presentó a Jeffrey Epstein a la inteligencia militar israelí, para quien Epstein luego produjo material para chantajear a políticos y celebridades.

Como informó Elizabeth Vos paraConsortium News en 2020, los documentales y la cobertura noticiosa de Epstein comparten “[l]a negativa flagrante a abordar la participación de Epstein en inteligencia”, lo cual fue señalado en un informedel Daily Beast que revela la razón por la que Epstein tenía inmunidad ante el procesamiento federal. En él, el entonces Fiscal Federal para el Distrito Sur de Florida, Alex Acosta, explicó:

Me dijeron que Epstein pertenecía a la inteligencia.

Vos se hizo eco de la opinión de la periodista independiente Whitney Webb, cuyo trabajo hadocumentado los amplios vínculos de Epstein con la inteligencia y con una red criminal proisraelí centenaria en Estados Unidos conocida como el Mega Grupo.

Webb dijo que la cobertura de Epstein tenía como objetivo encubrir, dejando de lado estas conexiones con una empresa criminal que es vasta y en curso.

“Creo que uno de los objetivos de este documental [de Netflix] es básicamente dar a entender que Epstein era el jefe de la operación y que ahora que está muerto, toda esa actividad ha cesado”, dijo.“Si realmente se hubieran molestado en explorar el ángulo de la inteligencia… queda claro que Epstein en realidad era más bien un administrador de este tipo de operaciones, [y] que estas actividades continúan”.

Menashe comentó en el informe de Vos de 2020 que la historia de Epstein estaba contribuyendo a un empeoramiento de la impresión global del Estado de Israel.

“Es una historia muy mala y puedo entender por qué los israelíes están tan preocupados por ella. Ellos [Israel] están empezando a convertirse en anatema para el mundo, y esto se suma a ello: la historia de Epstein”.

Sin embargo, no son sólo los propios israelíes los que pueden sufrir daños en su reputación con esta historia reemergente. Se trata de una cuestión que se remonta profundamente al pasado del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Una conexión familiar

Antony Blinken fue criado desde los nueve años por un hombre llamado Samuel Pisar. Pisar era el abogado de Robert Maxwell.

Blinken invocó a su padrastro en un emotivo discurso a la nación israelí, que pronunciójunto al primer ministro Benjamín Netanyahu el 12 de octubre.

“Me presento ante ustedes no sólo como secretario de Estado de los Estados Unidos sino también como judío”.

Hablando en la capital israelí de Tel Aviv, cinco días después de los ataques de la Operación Inundación de Aqsa de Hamás, Blinken dio sus propias razones para ofrecer el apoyo incondicional de Estados Unidos a losplanes del gobierno de Netanyahu de un “asedio completo” a los “animales humanos” en Gaza.

“Mi abuelo, Maurice Blinken, huyó de los pogromos en Rusia. Mi padrastro, Samuel Pisar, sobrevivió a campos de concentración: Auschwitz, Dachau, Majdanek”, relató Blinken.

Blinken nunca menciona que su abuelo Maurice fundó un grupo de presión sionista en los Estados Unidos de la década de 1930. Esto explicaría parte de su apoyo incondicional a los intereses israelíes –y no estadounidenses–.

La lealtad heredada de Blinken – hacia Israel

Como explicó Max Blumenthal en un vídeo que muestra la enorme influencia del lobby israelí: “No está claro qué es lo que [Blinken] pone primero, pero su abuelo en realidad fundó un grupo de expertos en la década de 1930 para presionar a favor del movimiento sionista en Palestina”.

Blinken omitió mencionar que fueron los rusos quienes salvaron a su padrastro. De hecho, parece habermentido al respecto , inventando una historia en la que Pisar fue rescatada por el ejército estadounidense.

Blinken nunca ha mencionado otros detalles reveladores. Una es que Pisar fue quizás la última persona quehabló con Robert Maxwell antes de morir. Otra es que sus propios agravios personales, heredados de sus conexiones familiares y sus lealtades a Israel, son la fuerza impulsora detrás de la política exterior estadounidense en la región.

Blumenthal dice que Blinken está profundamente comprometido y no se puede confiar en que sirva a los intereses estadounidenses.

“¿Entonces se supone que Tony Blinken presidirá una resolución de este conflicto con todos estos apegos apasionados y lazos familiares? Dijo que ha heredado su compromiso con la fuerza de Israel y creo que lo que queremos en un diplomático es alguien que mire – equilibre – todas las partes y trate de llegar a una resolución pacífica”.

En cambio, Blumenthal dice: “…pero lo que tenemos aquí es a alguien que parece tomarse todo personalmente”.

Estos vínculos personales y agravios heredados, sostiene Blumenthal, también arrojan dudas sobre la idoneidad de Blinken para desempeñar cualquier papel en la negociación con Rusia.

“[Blinken] también dijo ‘Tengo familia de Ucrania, por eso apoyo a Ucrania’”.

“Esto es lo opuesto a la diplomacia. Esto es muy peligroso ahora mismo. Tenemos todos los ingredientes para la Tercera Guerra Mundial porque no pensamos racionalmente, no miramos la historia y nos negamos a mirar las necesidades de ambos lados”, afirma Blumenthal.

Una historia que se niega a morir

El escándalo de Epstein tiene ramificaciones que se remontan al pasado. Remodelan el presente y pueden incluso moldear el futuro de Estados Unidos y las vidas de los poderosos que lo dirigen. Es una historia que se niega a morir, a pesar de los esfuerzos concertados para acabar con ella. Esto recuerda a su famoso personaje principal, quien, según algunos, no encontró su fin en una celda de prisión.

El libro de Julie K Brown de 2021se hace eco de estas sospechas sobre la muerte de Epstein. En “Perversión de la justicia: La historia de Jeffrey Epstein”, Brown dice que hay amplia evidencia que sugiere que Epstein no se suicidó y que probablemente todavía esté vivo. En unartículo de 2021 delTimes of Israel , se informó que Brown, quienreveló por primera vez la historia de Epstein en 2018, dijo:“ni el FBI ni el Departamento de Justicia de los Estados Unidos me han convencido de que Jefferey Epstein se suicidó”.

Ella señala los medios poco prácticos de su supuesta muerte, la falla repentina de las cámaras de seguridad y el supuesto hecho de que ambos guardias de Epstein se quedaron dormidos al mismo tiempo.

“Simplemente desafía el sentido común”, dice Brown. “¿Y por qué las autoridades [estadounidenses] no hacen pública la información que sí conocen sobre la muerte de Epstein?”

También señaló que fueron los Maxwell quienes presentaron a Epstein a figuras de alto nivel como Bill Clinton y el príncipe Andrés, así como a la inteligencia israelí, introduciéndolo en un negocio familiar que involucraba al padrastro de Antony Blinken.

Brown, que pasó un año investigando su estudio sobre los crímenes de Jeffrey Epstein, llega a una conclusión aleccionadora por la omisión de sus conexiones de inteligencia y criminales.

“[Epstein] no hizo esto solo”, señala.“Había mucha gente que sabía lo que estaba haciendo Epstein o incluso participaba en lo que estaba haciendo”.

Según Brown, se trata de una red criminal que se extiende por todo el mundo y que ha sobrevivido a las muertes sospechosas de dos de sus principales actores.

 “Se trataba de una organización internacional de tráfico sexual similar a una familia del crimen organizado, por lo que no debería terminar simplemente con el procesamiento de [Ghislaine Maxwell]”.

By neo