El título de este artículo proyecta un futuro ominoso en el que las masas están controladas por unos pocos. A lo largo de los años he escrito varios artículos sobre la reunión de la élite en Davos. Las élites mundiales ven el Foro Económico Mundial (FEM) como una oportunidad para promover sus puntos de vista y diversas causas. Estas personas a menudo no ven que muchos de nosotros hemos llegado a ver Davos, como una cita notoria para la élite mundial que nos concede el honor de pagar sus esquemas de alguna manera o forma.

Estas reuniones no son para nuestro bien, sino más bien para el beneficio de plutócratas como Mark Zuckerberg de Facebook y Jeff Bezos de Amazon. El Global Reset que están impulsando a menudo apesta a su deseo de «romper el mundo» con sus despiadadas agendas corporativas que siguen trasladando el poder político a las manos de la élite globalista. Para contrarrestar esta actitud se lanzan palabras tranquilizadoras a través de las ondas de radio para nosotros, los súbditos del mundo, para fomentar la fe en su sabiduría. Oh, qué red tan enmarañada han tejido para nosotros los que están a cargo de nuestro destino mientras se apresuran a vender y negociar nuestra libertad a cambio de poder y riqueza.

Cuando el FEM dio a conocer su Agenda de Davos 2021, confirmó que el evento de este año sería digital y anunciaría la presentación pública de su Iniciativa del Gran Reajuste. Ángel Gurría y Klaus Schwab han esbozado cómo los gobiernos y las empresas pueden dar forma a un nuevo mercado laboral que ayude a los trabajadores a prosperar en el futuro. Esto subraya cómo la pandemia de covid-19 ha acelerado los cambios sistémicos que eran evidentes antes de su aparición.

La pandemia de covid-19 se ha utilizado como confirmación de que ninguna institución o individuo por sí solo puede hacer frente a los retos económicos, medioambientales, sociales y tecnológicos de nuestro complejo e interdependiente mundo. También se está promocionando como una razón para apoyar la «Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible». Ciento noventa y tres estados miembros de la ONU adoptaron este marco global de 15 años y su ambicioso conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en septiembre de 2015.

Con 169 metas y más de 230 indicadores, la Agenda 2030 prevé un mundo seguro y libre de pobreza y hambre, con empleo pleno y productivo, acceso a una educación de calidad y cobertura sanitaria universal. Además, se incluye la consecución de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas, así como el fin de la degradación medioambiental.

La Agenda 2030 es un marco de acción global para las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y la colaboración. Integra las dimensiones social, económica y medioambiental del desarrollo sostenible, así como elementos de paz, gobernanza y justicia. Deja claro que tanto los países en desarrollo como los desarrollados aplicarán la Agenda. Esto es importante para garantizar que nadie se quede atrás en la consecución de los ODS.

Se ha prestado mucha atención a algunas de las ideas y visiones que el FEM ha puesto en circulación. Una de ellas se hizo visible cuando las relaciones públicas del FEM publicaron un vídeo titulado: «8 predicciones para el mundo en 2030». Su agenda para 2030 ofrece una visión reveladora de lo que la élite tecnocrática tiene reservado para el resto de nosotros. Promueve la idea de que en 2030 «no poseerás nada. Y serás feliz». La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU es un plan exhaustivo que describe cómo podemos abolir la pobreza y transformar el mundo en un entorno pacífico y sostenible para todos.

Cuando los oradores persuasivos revisten una agenda con una retórica florida, a menudo es difícil determinar lo que es noble o separar algo altruista de una trama siniestra. Tampoco podemos estar seguros de que los acontecimientos se desarrollarán de forma más favorable si se deja que se desarrollen por sí mismos en lugar de ser manipulados. Sin embargo, las ideas que surgen del Foro Económico Mundial y de aquellos que buscan un restablecimiento y un nuevo orden mundial único apestan a parcialidad interesada.

No todo lo que predice el Foro Económico Mundial ocurrirá, pero los acontecimientos se están configurando para que se desarrollen de esa manera. Examinar lo que se pide, arroja un poco de luz sobre cómo podemos esperar que sea nuestro futuro. Las ideas y predicciones del FEM no parecen tan descabelladas si se tiene en cuenta.

Muchas personas ya se sienten cómodas y ocupadas alquilando cosas como coches, herramientas, apartamentos, por lo que esto se ha convertido en una forma normal de vivir. Es fácil argumentar que los bienes compartidos ahorran recursos.
Mucha gente piensa que Estados Unidos no podrá mantener su posición de líder mundial. De hecho, en muchos aspectos, Estados Unidos ya ha abdicado de este papel.
Cuando se trata de cosas como la impresión de órganos, tendemos a precipitarnos al predecir que está a la vuelta de la esquina, pero la investigación continúa y se están haciendo enormes progresos.

El argumento de que simplemente no se puede alimentar a 10.000 millones de personas con carne y hacer que estas personas adopten estilos de vida basados en el consumo intensivo tiene mérito. En algún momento, la población debe dejar de crecer o crearemos una pesadilla de escasez de alimentos y causaremos más daños al planeta.
Más adelante, miles de millones de personas se verán desplazadas, sobre todo en la costa, por la subida del nivel del mar. Otros por las sequías. Esto significa que tendremos que aprender a gestionar mejor las migraciones o tendremos enormes guerras culturales.

Los valores occidentales ya están siendo puestos a prueba debido a la globalización y la migración. El hecho de que el cambio y el futuro puedan asustarnos no significa que podamos simplemente negar la realidad y llamar conspiración a todo lo que no nos gusta o no entendemos. La vida es impermanente y nada se queda como está. Todos morimos en algún momento y la historia demuestra que incluso las grandes civilizaciones desaparecen.

La agenda para cambiar el mundo incluye cosas como el control de la gente a través de cosas como las puntuaciones de crédito social. Esperen que éstas estén vinculadas a aquellos con los que se asocian, incluyendo a los miembros de la familia con los que rara vez están de acuerdo. Lamentablemente, las personas que elaboraron este plan olvidaron que lo que proponen es la abolición de la propiedad privada o el comunismo, una teoría que nunca ha traído prosperidad a ningún país.

Otra parte clave de este plan se centra en el control de las masas, esto también es problemático y apesta a totalitarismo. Mientras que mucha gente ve la gran tecnología como el gran facilitador, existe un lado muy oscuro de la misma, rendirse a su encanto da a la gran tecnología y a los que están a cargo de ella el poder de esclavizar a la raza humana. Cuando la humanidad entrega su futuro a la tecnología y deja de responsabilizarse de aprender las lecciones más básicas que nos han traído hasta aquí, entrega su alma. La idea de que vayamos a crear una forma benévola de inteligencia artificial que nos proteja y vigile es descabellada. Resulta aterrador confiar en que en el futuro las máquinas valoren las contribuciones que los humanos hacen al esquema general de las cosas.

Entrelazados y enmascarados en el plan del FEM hay muchos factores que tendrán un impacto negativo en las personas. Entre ellos, la falta total de privacidad, la pérdida de control para moverse libremente o la posibilidad de comprar lo que se quiera con su dinero y controlar el uso de esa propiedad. Por supuesto, todo esto es por un bien mayor, pero ¿lo es? La historia demuestra que en una sociedad en la que se prohíbe o no se fomenta la propiedad privada, la gente carece de interés en el juego. Esto tiende a dar lugar a que la gente no asuma la responsabilidad de gran parte de lo que sucede.

Cuando la sociedad tiene un problema, en lugar de confiar en la educación, el impulso natural de los totalitarios es limitar las opciones o la expresión de los demás. El instinto de obligar en lugar de persuadir es evidente en muchos políticos de todo el mundo. En el pasado, cada año, a medida que se desarrollaba la extravagancia de Davos, me parecía sentir un dolor en el estómago que algunos podrían considerar envidia, pero habiendo asistido a mi parte de eventos, lo considero más bien una sensación de asco relacionada con la exagerada prepotencia de muchos de los asistentes. Gran parte de mi angustia se dirige a los políticos y demás personas que tienen sus gastos de viaje pagados por los gobiernos.

Resulta irónico que paguemos a los mismos payasos que crean muchos de nuestros problemas para que se reúnan en un ambiente de lujo y discutan cómo pueden promover sus actos. Me parece muy interesante que alguien que vuela por todo el mundo en un avión privado pueda sentarse a discutir sus preocupaciones medioambientales y cómo cada uno de nosotros debe hacer más para salvar el planeta. En cierto modo, una persona podría incluso llegar a calificar esa reunión de francamente malvada.

En sus escritos, George Orwell señaló que cuando la sociedad tiene un problema, en lugar de recurrir a la educación, el impulso natural de los totalitarios es limitar las opciones o la expresión de los demás. El instinto de obligar en lugar de persuadir es evidente en muchos políticos de todo el mundo. A medida que las grandes empresas y las grandes tecnologías han ido creciendo hasta rivalizar con los gobiernos o controlarlos, no es de extrañar que sus líderes adopten esta actitud. Aunque la creciente desigualdad hace más probable la predicción de que no se poseerá nada, no garantiza que seamos felices.

Life As A Service: ‘You’ll Own Nothing And You’ll Be Happy’

 

By Saruman