Szilard Demeter, comisionado ministerial y director del Museo Literario Petofi en Budapest, usó un lenguaje muy provocativo para describir al financiero húngaro-estadounidense George Soros y su supuesta influencia sobre la política de la UE.

“Europa es la cámara de gas de George Soros”, escribióel comisionado cultural designado por el gobierno en un artículo de opinión. “El gas venenoso fluye desde la cápsula de una sociedad abierta multicultural, que es mortal para el estilo de vida europeo”.

Continuó caracterizandoa Soros como “el Führer liberal”, insistiendo en que el “ejército liber-ario del empresario lo deifica más que el propio Hitler”.

El artículo fue escrito como una reprimenda de la creciente animosidad de Bruselas hacia Polonia y Hungría, por presuntas violaciones de las normas legales y los derechos humanos dentro del bloque. Según Deméter, los húngaros y los polacos son los “nuevos judíos” de Europa. Ambos países se han movidopara bloquear el lenguaje en un presupuesto de la Unión Europea que podría retener los fondos de ayuda de Covid-19 de las naciones acusadas de no respetar los estándares democráticos. Varsovia y Budapest han denunciado la disposición como una caza de brujas dirigida a sus gobiernos socialmente conservadores.

Si bien el gobierno húngaro ha sido franco sobre su oposición a Soros y su defensa bien financiada de causas liberales, incluida la controvertida política migratoria de puertas abiertas de la UE, que conduce a una crisis de inmigración, el artículo de Demeter parece haber cruzado una línea roja para muchos.

El artículo de opinión provocó la indignación de la Congregación Judía Unificada Húngara de Hungría, que criticó el artículo como “de mal gusto” e “imperdonable”.

La embajada de Israel en Budapest expresó una indignación similar.

“No hay lugar para conectar el peor crimen en la historia de la humanidad, o sus perpetradores, con ningún debate contemporáneo, sin importar cuán esencial sea”, escribióla misión diplomática israelí en un tuit.

Soros, él mismo judío, creció en Hungría y sobrevivió al Holocausto. Sin embargo, algunos argumentaron que la indignación por las metáforas de Deméter estaba fuera de lugar.

“Los políticos demócratas lo dicen todos los días sobre Trump”, señaló un observador de Twitter sobre la furia por las comparaciones con Hitler.

El primer ministro Viktor Orban ha estado peleando con Soros durante años, con su gobierno promulgando una legislación que empujó a una universidad y una organización benéfica financiada por el multimillonario fuera del país.

“La encarnación de Clinton y Soros”: cómo serán las relaciones entre EEUU y Serbia con Biden

Entre los numerosos mandatarios que felicitaron a Joe Biden por su victoria en las elecciones presidenciales de EEUU, está el presidente serbio, Aleksandar Vucic. No obstante, varios expertos consultados por Sputnik afirman que las relaciones entre ambos no muestran señales de mejora.

“Le deseo sabiduría y determinación para enfrentar los desafíos actuales en beneficio de EEUU y el resto del mundo. Espero que continuemos la buena cooperación que tuvimos con Trump con usted también y estoy agradecido por ello”, escribió Vucic en su cuenta de Twitter, dirigiéndose a Biden.

No obstante, el presidente de la Asamblea de Serbia y exministro de Relaciones Exteriores del país, Ivica Dacic, declaró que para el país habría sido preferible que EEUU mantuviera la actual Administración Trump, aunque “estaba apostando por Biden porque sus posibilidades eran mayores”. Luego se corrigió y aseguró que el presidente Vucic “encontrará la manera de tener buenas relaciones con Washington sin importar quién sea el presidente” en EEUU.

La diáspora serbia en Estados Unidos también se mostró favorable a Trump e incluso organizó el movimiento Serbios por Trump 2020.

Pero, ¿por qué este país eslavo se muestra tan reacio en apoyar al demócrata?

Tensiones de larga data

“La afirmación de que Trump es ciertamente bueno para los serbios no es del todo indiscutible, porque la política estadounidense tiene continuidad, pero él, al menos, deja cierto margen para una solución del tema de Kosovo, lo que le daría cierta esperanza a los serbios con una frustración total. Biden no deja esa posibilidad, según se desprende de todo lo que representa”, explicó a Sputnik Dragomir Andjelkovic, politólogo e historiador serbio.

“Biden es la encarnación de todo lo de Clinton y Soros. Algunos otros pueblos pueden entrar en las matices de las elecciones estadounidenses, pero para nosotros parece obvio: Trump es el bueno, Biden es el malo. Aunque esta percepción es algo mitológica y vale la pena recordar que esperábamos de Trump mucho más de lo que realmente podía darnos”, agrega.

Andjelkovic considera que, con la victoria de Biden, nada cambiará para Serbia de la noche a la mañana. Lo que sí se puede esperar es una mayor presencia estadounidense en Kosovo y Bosnia-Herzegovina, como fue antes de la victoria de Trump en las elecciones anteriores, estima.

Según el politólogo, los serbios “no deberían esperar nada bueno de Biden ya que inevitablemente continuará la anterior política de EEUU”. Aunque es poco probable que ejerza presión directa a los serbios, entregará la iniciativa sobre la política de los Balcanes a Berlín, cuya posición es que Kosovo es independiente y “no se hable más”, concluye el experto.

En los años 1990, Biden abogó por la imposición de sanciones contra la entonces Yugoslavia y participó activamente en la campaña para desprestigiar al pueblo serbio, recuerda el analista político Obrad Kesic. El demócrata se mostró a favor del levantamiento del embargo de armas de los croatas y los bosnios y en 1998 se mostró a favor del bombardeo de la República Federativa de Yugoslavia y un ultimátum a Serbia en relación con Kosovo y Metojia. Más tarde, fue uno de los primeros en participar en la campaña para reconocer la independencia de Kosovo, agregó.

En la tensa carrera electoral, la campaña de Biden trató de ponerse en contacto con unos representantes de la comunidad serbia sabiendo que el apoyo de todos, incluso de una pequeña comunidad, podría ser importante, pero Biden tenía poco que ofrecerles a los serbios, comunica Kesic.

El futuro de la presencia estadounidense en Serbia

Milan Misic, excorresponsal especial del portal Politika en Washington, cree que si Biden llega a ser presidente, los Balcanes quedarán fuera de los intereses internacionales principales de EEUU.

“Biden se centrará sobre todo en arreglar lo que él cree que Trump ha arruinado. La Administración Trump tampoco ha cambiado la base del enfoque estadounidense sobre Kosovo: que es independiente y así está mejor para la estabilidad en los Balcanes”, destaca Misic en su comentario a Sputnik.

Sin embargo, en lo que sí EEUU no parece buscar ceder espacio es en materia económica, sobre todo ante la persistente cercanía de Serbia con Rusia, apunta Milan Krstic, profesor asistente de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Belgrado.

“Aspectos como la sucursal de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos (DFC, por sus siglas en inglés), definitivamente permanecerán vigentes ya que esta organización se formó en 2018 con el apoyo tanto de republicanos como de demócratas. Estados Unidos percibe esto en términos de afrontar la influencia económica y gasista de Rusia”, comparte Krstic.

Más que eso, Bruselas espera que con la llegada de Biden resurja la asociación entre la UE y Estados Unidos, incluyendo en el proceso de normalización de las relaciones entre Belgrado y Pristina, de acuerdo con Krstic.

Análisis: El oligarca globalista Soros exige a la UE que castigue a Hungría y Polonia

Svyatoslav Knyazev

Como ya ha señalado la Fundación para la Cultura Estratégica, la Unión Europea ha entrado en un período de crisis en sus instituciones. En las cumbres de la UE del 16 y 19 de noviembre, Hungría y Polonia dejaron en claro que votarían en contra del presupuesto de la UE a 7 años para 2021-2027 y un fondo anticrisis para la recuperación económica, si la adopción de estos documentos está condicionada a la subordinación de estos estados (como todos los miembros de la UE) al llamado Estado de derecho.

Bajo el «estado de derecho», tal como se interpreta en Bruselas, se entiende, en primer lugar, la subordinación de la práctica legislativa nacional a las directrices de las autoridades supranacionales de la UE. En segundo lugar, significa que, en los estados miembros de la UE, las restricciones a la propaganda de la perversión sexual y la colocación de migrantes deben levantarse de acuerdo con las cuotas obligatorias establecidas por Bruselas.

La Unión Europea está dispuesta a pagar con generosos subsidios. Lo más probable es que este dinero, cuya distribución sigue bloqueando Budapest y Varsovia, resuelva la cuestión del «estado de derecho».

La próxima cumbre de la UE se celebrará en unos días, del 10 al 11 de diciembre, pero aún no hay una decisión. En un lado de la escala está la dependencia de subsidios multimillonarios distribuidos por los amos de la «Europa unida» entre los estados miembros de la UE, en el otro, la capacidad de Polonia y Hungría de preservar una apariencia de soberanía estatal, mientras siguen siendo miembros de la Unión Europea. Al mismo tiempo, Polonia y Hungría son los principales receptores de dinero de Bruselas. Por supuesto, existe la opción de abandonar la actual carta de la UE, según la cual las decisiones sobre cuestiones presupuestarias las toman por unanimidad los 27 estados miembros, pero el descuido de su propia carta está plagado de consecuencias demasiado graves para la construcción de una «Europa unida».

El «estado de derecho» tal como lo interpreta Bruselas ya se ha visto sacudido por las últimas iniciativas del gobierno de Orban. El 10 de noviembre, la ministra de Justicia de Hungría, Judit Varga, presentó un proyecto de ley al parlamento que aseguraría el concepto de matrimonio y familia como constitucional. La Constitución húngara declarará que «la madre es una mujer y el padre es un hombre». Los homosexuales, las lesbianas y las personas transgénero, así como los defensores de su «derecho a la igualdad», están indignados. Por supuesto, la necesidad de consolidar el orden natural de las cosas en el texto de la Ley Fundamental parece ridícula, pero la realidad de una “Europa unida”, si se quiere disfrutar de los beneficios monetarios de esta unidad, no deja otro camino.

En el contexto de este conflicto, el húngaro de 90 años y ahora estadounidense George Soros (nombre real György Schwartz; nacido en la familia prominente en la comunidad judía de Budapest) se siente lo suficientemente fuerte como para declarar la guerra al primer ministro húngaro Viktor Orban, como lo hizo hace cuatro años cuando declaró la guerra al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El 18 de noviembre, Project Syndicate, que cuenta con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates, publicó un artículo de Soros «Europa está obligada a enfrentarse a Hungría y Polonia».

Llamando a Viktor Orban y Jaroslaw Kaczynski (este último es llamado por Soros el «gobernante de facto de Polonia») «violadores en serie», el especulador internacional afirma que ambos políticos «violan gravemente la ley» y están «en una aventura desesperada». Por «derecho» Soros no se refiere en absoluto a la legislación estatal, sino a algo completamente diferente: el establecimiento de estructuras supranacionales introducidas bajo el disfraz de «derecho global», esta «fea perversión del derecho internacional», como define estos establecimientos el conocido abogado internacional ruso Alexander Mezyaev.

“Hungría y Polonia no recibirán ningún pago con cargo a este presupuesto [el presupuesto de la UE para 2021-2027] porque sus gobiernos violan el estado de derecho”, postula con confianza el especulador internacional. — El veto de Orban-Kaczynski puede evitarse. La pregunta es si la UE, posiblemente dirigida por la canciller alemana Angela Merkel, puede reunir voluntad política«.

Soros está planeando un procedimiento para un cambio de gobierno en Hungría. “Los partidos de oposición húngaros”, escribe, “están tratando audazmente de desafiar a Orban configurando una lista común de candidatos para las elecciones generales de 2022. Sin embargo, sus posibilidades de éxito son limitadas porque Orban puede cambiar las reglas en poco tiempo, como lo ha hecho varias veces antes «.

“El abuelo Shorosh no es reacio a provocar otra revolución de color en Hungría. En realidad, ¿qué es Soros en Europa del Este? Ésta ha sido durante mucho tiempo una función atlántica. Como una escuela de arenques, solo se expresa en el movimiento circular del dinero. En un artículo para Der Tagesspiegel, Soros pidió a la UE que castigue a Hungría (bueno, y un poco a Polonia) por su desobediencia ”, comenta el bloguero político Alexander Ryabokon sobre la situación.

Sin embargo, el punto no es que George Soros («abuelo Shoorosh»), este portavoz de la «élite global», esté tratando de «provocar» algo. Presenta un plan ya establecido. Obliga a los que están sentados en Bruselas a participar en el cambio de poder en Hungría: “Como judío húngaro de origen, me preocupa la situación en Hungría, donde he participado activamente en obras de caridad durante más de 30 años … Solo la UE puede ayudar. Los fondos de la UE deberían ser asignados por nosotros. Dirigirse a las autoridades locales en Hungría … La forma en que Europa responda al desafío planteado por Orban y Kaczynski determinará si sobrevive como una sociedad abierta «.

Pasemos a la última afirmación: cómo respondan Hungría y Polonia al intento de dictado de la «élite global» determinará en qué se convertirán. Y no es fácil responder con dignidad: después de todo, el «abuelo Shoosh» parece estar ganando su guerra contra Trump.

By neo