En el presente ensayo, documentaré algunos de los elementos principales del culto a la sangre judío y luego, al final, sacaré algunas inferencias plausibles de esta situación.No hace falta decir que las consecuencias son preocupantes.

Por Thomas Dalton

¿Todo el gran océano de Neptuno lavará esta sangrelimpia de mi mano? —Shakespeare, Macbeth (Acto II, escena 2)

La sangre es una sustancia tan extraña en la experiencia humana. Todos tenemos sangre, por supuesto, pero está escondida, por así decirlo, fuera de la vista y de la mente. Por un lado, es el propio fluido del cuerpo vivo, tan necesario como el aire. La sangre es vida, energía, vitalidad, juventud; hablamos de “sangre roja”, “sangre caliente”, “de carne y hueso”, “sangre joven”. Sin embargo, por el contrario, también representa lesiones y muerte; la mera visión de sangre hace que algunas personas se desmayen. La única vez que la mayoría de nosotros vemos sangre es cuando se escapa de un cuerpo vivo (o quizás recientemente muerto) y, por lo tanto, ¡no es bueno! La sangre visible es una señal de peligro, de dolor y quizás de muerte. No sorprende, entonces, que la mayoría de la gente evite verlo.

Y, sin embargo, algunas personas no evitan ver sangre. Algunos, al parecer, lo disfrutan. Algunos encuentran en ello gloria, expiación e incluso salvación. De hecho, algunos lo ven como su vínculo con Dios mismo. De hecho, los judíos son precisamente ese pueblo. Desde la antigüedad, la tribu hebrea consideraba que la sangre era fundamental tanto para su vida diaria como para su visión del mundo más amplia. La sangre estaba siempre presente en los asuntos humanos ordinarios (judíos) y era un elemento clave en el ritual religioso judío. El uso de la sangre era tan generalizado e importante que el judaísmo constituía prácticamente un culto a la sangre. Stephen Geller se refiere al “culto sacrificial sanguinario” de los hebreos que está bien documentado en el Antiguo Testamento.[1]   El judaísmo era (y sigue siendo) una “religión misteriosa en la que la sangre sirve como una poderosa sustancia física”, según David Biale.[2]   La sangre es aquella por la cual los judíos comulgan con Dios; en cierto modo, la sangre es la manifestación material de Dios mismo.

Quizás lo más importante, en la cosmovisión judía, es la idea de que la sangre es el medio por el cual se expía y lava el pecado humano. El mal es desterrado y el alma humana es limpiada y restaurada mediante la sangre del sacrificio. En cierto sentido, el mundo mismo, e incluso el cosmos mismo, se purifican mediante el derramamiento de esa sangre. Para que no dudemos de esto, sólo necesitamos recurrir a los pasajes bíblicos relevantes, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Como leemos (apropiadamente) en el Libro de Hebreos, “bajo la ley [judía] casi todo se purifica con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados” (9:22). Este es un punto clave y tiene profundas implicaciones.

Tampoco deberíamos creer que tales “cultos a la sangre” fueran algo común en aquella época. Todas las culturas humanas antiguas, por supuesto, se ocuparon de la sangre de una forma u otra, pero para casi todas ellas, la sangre era meramente de interés periférico. No es así con los judíos; parecen haber tenido una fascinación única, incluso una obsesión, por el concepto y el uso de la sangre. Resumiendo de manera concisa la situación, Biale (p. 10) escribe: “los antiguos israelitas fueron los únicos habitantes del Cercano Oriente que hicieron de la sangre un elemento central en sus rituales religiosos”. Y: “el papel central de la sangre en la religión sacerdotal del antiguo Israel sigue siendo muy convincente”. La sangre era excepcionalmente esencial para la religión judía y la cosmovisión judía.

En el presente ensayo, documentaré algunos de los elementos principales del culto a la sangre judío y luego, al final, sacaré algunas inferencias plausibles de esta situación. No hace falta decir que las consecuencias son preocupantes.

La sangre en las culturas antiguas

Permítanme empezar esbozando algunos hechos básicos sobre la naturaleza de la sangre en las sociedades antiguas. Al tener poco conocimiento detallado de la fisiología humana, los pueblos antiguos naturalmente sentían temor por el “poder” de la sangre. Era claramente necesario para la vida, y si, a través de alguna lesión, se escapaba suficiente sangre del cuerpo, la muerte seguía rápidamente. Esto era tan cierto para los animales como para los humanos; todas las criaturas vivientes claramente compartían este fluido vivificante y sustentador de vida.

En la vida humana diaria, la sangre generalmente está escondida y fuera de la vista, como se mencionó. Pero hay varias ocasiones en las que se hace visible. Un ejemplo de ello, por supuesto, es durante el ciclo menstrual mensual de una mujer, que, en particular, es la señal de que una mujer es fértil y físicamente capaz de tener hijos. La sangre menstrual es algo bueno; significa vida futura (potencial). Los pueblos antiguos generalmente no tenían claro el propósito de la menstruación, pero sabían que las relaciones sexuales durante dicho sangrado generalmente eran improductivas, y que si el propósito del sexo era la procreación, la sangre menstrual era una señal de abstención.[3]

En cuanto al tema de las relaciones sexuales, la sangre también puede aparecer durante el acto inicial de la cópula de la mujer, al desgarrarse el tejido del himen. En el caso de una pareja casada, esa sangre es un signo de consumación exitosa y un buen augurio para la futura familia.

La sangre animal también era algo común en la antigüedad, al menos para el granjero o el carnicero que mataba animales con regularidad para obtener carne. Y seguramente la mayoría de las mujeres, que cocinaban la mayor parte, tenían que trabajar regularmente con cortes de carne ensangrentados en la cocina. Como veremos, la sangre animal también llegó a desempeñar un papel central en la vida religiosa judía.

Los judíos tuvieron, además, otras ocasiones de lidiar con la sangre. Uno fue durante la circuncisión, cuando se extirpa quirúrgicamente el prepucio del bebé varón. A primera vista, la circuncisión es una mutilación genital masculina incuestionablemente extraña. Es la eliminación de una cubierta cutánea evolucionada y biológicamente apropiada, únicamente por razones simbólicas o rituales (cultas). Según Heródoto (alrededor del 425 a. C.), el procedimiento se originó en Egipto y luego se extendió a otras culturas: “Otros pueblos, a menos que hayan sido influenciados por los egipcios, dejan sus genitales en su estado natural, pero los egipcios practican la circuncisión”. Un poco más tarde, añade que “los fenicios y los palestinos sirios” (que casi con seguridad incluyen a los judíos) “son los primeros en admitir que aprendieron la práctica de Egipto”.[4]   Hoy en día, alrededor del 90% de los varones judíos y una proporción aún mayor de los varones musulmanes están circuncidados. La tasa para los hombres estadounidenses es aproximadamente del 70%, mientras que en la mayoría de las naciones de Europa occidental, la cifra se acerca más al 5%.

Aparte de varias referencias menores, la circuncisión se menciona en dos contextos significativos en el Antiguo Testamento: primero, en Génesis (17:11), donde es “señal del pacto” entre Dios y Abraham; y segundo, en Éxodo (4:24), donde la esposa de Moisés circuncida a su hijo, toma el prepucio ensangrentado ytoca el pene de Moisés con él ( llamado eufemísticamente sus “pies” en la mayoría de las traducciones). ¡Ella entonces lo llama su “esposo de sangre”! Todo un logro: excitación sexual y perversidad sangrienta, todo en un breve incidente.

En cualquier caso, los antiguos judíos veían la circuncisión como una marca física del judaísmo, y la sangre que se derramaba durante ese proceso era parte del pacto santo con Dios. Con el tiempo, evolucionó todo un ritual en torno a la circuncisión. Elmohel (circuncisor) judío, después de la cirugía, se limpiaba las manos de la sangre del bebé y luego colgaba el paño ensangrentado en la puerta de la sinagoga, en señal de “éxito”. Luego, elmohel colocó unas gotas de vino en la boca del bebé, lo que indica la sangre que se extrajo. Esto es notable; el niño es obligado –obligado– a “beber sangre” en forma de gotas de vino.

Y peor aún: en la tradición ortodoxa conocida comometzitzah , todavía vigente hoy en día, el propiomohel chupa la sangre del pene del bebé, ¡con su propia boca! Y, de hecho, el Talmudexige tal proceso.[5]   Los rabinos supuestamente creían que chupar la sangre prevendría la infección. Esto es falso, al menos por dos motivos: en realidad, aumentalas posibilidades de infección, sobre todo por herpes oral, que puede ser mortal para un bebé; y segundo, es difícil creer que el buen rabino no obtenga algún placer sexual perverso al chupar el pene del bebé. Además, queda abierta la cuestión de si elmohel realmente traga la sangre que chupa; aparentemente se deja a su propia discreción. En definitiva, un procedimiento verdaderamente demencial.

El pacto de sangre

Aparte de estas consideraciones biológicas humanas, hay otras dos circunstancias en las que la sangre juega un papel en el judaísmo: en los sacrificios y como alimento prohibido. Ambos están relacionados, pero permítanme comenzar con el sacrificio de sangre. Era una práctica judaica común sacrificar uno o más animales a Dios como señal de piedad, ya sea en una mesa improvisada, un simple altar o en el propio templo principal de Jerusalén. Tales sacrificios aparecen prácticamente desde el comienzo de la Biblia; en Génesis (4:3–4) leemos que Caín trajo ofrendas de frutos a Dios y Abel “trajo las primicias de su rebaño”.

Quizás el primer sacrificio de sangre de mayor importancia ocurra en el evento original de la “Pascua”. En Éxodo 12 leemos que Dios le dice a Moisés que haga que su pueblo judío sacrifique un cordero, uno por familia; luego debían “tomar un poco de sangre y ponerla en los dos postes y en el dintel de la casa”. En consecuencia, cuando Dios (o su agente divino) desciende sobre Egipto para matar a todos los primogénitos, ¡incluso a los primogénitos de los animales! (12:12): “pasará por alto” las casas judías manchadas de sangre: “Cuando vea la sangre, pasaré por encima de vosotros”. Aquí, la sangre del cordero inocente salva a los judíos de la ira de Dios.

Más adelante, tenemos un segundo sacrificio consecuente. Después de que Moisés y los judíos escaparon del faraón y vivieron cerca del monte Sinaí, que se presume está en algún lugar de la actual península del Sinaí, Dios le dice a Moisés que construya un altar y luego sacrifique algunos bueyes (plural, número desconocido). Como leemos (Éx 24,6), Moisés recoge la sangre del buey y la divide en dos: la mitad la arroja contra el altar (que representa a Dios), y la otra mitad la derramasobre los judíos : “Moisés tomó la sangre y la arrojó. sobre el pueblo, y dijo: ‘He aquí la sangre del pacto que el Señor ha hecho con vosotros’”. Este “pacto de sangre” es un hito enormemente importante; une a los judíos con Dios, creando una especie de “hermandad de sangre”. Intenta hacer que los ungidos sean capaces de contactar con lo divino y los protege de su poder asombroso (y evidentemente indiscriminado).[6]   Pero aquí está el punto clave: Sólo al ser empapados en sangre se salvan los judíos .

Un proceso extraño similar se repite un poco más tarde, cuando el hermano mayor de Moisés, Aarón, y sus hijos, son ungidos con sangre en su papel de sumos sacerdotes judíos. En Éxodo 29:15, Aarón y sus hijos reciben instrucciones de matar un carnero y esparcir su sangre sobre el altar, y luego matar un segundo carnero. Luego se le ordena a Moisés que “tome parte de su sangre y la ponga en la punta de la oreja derecha de Aarón [y sus hijos]”. Del mismo modo se frotan los pulgares y los dedos gordos del pie derecho. Luego se rocían sangre y aceite sobre la ropa de Aarón y sus hijos. Una vez más, ser marcado con sangre y bañado en sangre son los medios por los cuales se unge al sumo sacerdote judío.

El baño de sangre levítico

Esto nos lleva al siguiente “Libro de Moisés”, Levítico. Este, el más corto de los cinco libros de la Torá, es literalmente un baño de sangre. La sangre aparece constantemente a lo largo del texto; En total, hay unas 90 referencias explícitas a la sangre en este único y breve libro. Aquí, el culto judío a la sangre está en todo su esplendor. Ya en el primer capítulo, se le dice a Moisés que sacrifique un toro, “y los sacerdotes hijos de Aarón presentarán la sangre y arrojarán la sangre alrededor del altar” (1:5); en otras palabras, sangre salpicada por todas partes. Y sólo se están calentando.

Los capítulos 4 y 5 dedican mucho esfuerzo a discutir elchatat , u “ofrenda por el pecado”. El término aparece más de una docena de veces, cada una de ellas relacionada con el sacrificio de sangre. La lección aquí, una vez más, es que, para los judíos, su pecado sólo puede ser expiado mediante la sangre. El capítulo 16 también está lleno de referencias a la “ofrenda por el pecado” y la posterior “aspersión de sangre”. De especial interés en el Capítulo 17 es la prohibición de comer sangre, repetida brevemente en el Capítulo 19; Abordaré esa cuestión en un momento. Aparte de esto, no tengo espacio aquí para examinar los detalles de las docenas de citas de sangre en Levítico; Se invita al lector a leer ese libro por sí mismo, para tener una idea de la obsesión judía.

Los dos últimos libros de la Torá son Números y Deuteronomio. Ninguno de los dos habla mucho sobre el sacrificio de sangre, al menos de la variedad animal. Aquí, en estos dos libros, nos ocupamos de la matanzahumana . Números (31) es famoso por la llamada masacre madianita: por orden de Dios, el ejército de Moisés mata a los cinco reyes madianitas y a todos los hombres adultos. Luego capturan a todas las mujeres y niños y los hacen regresar al campamento israelita. Moisés decide que mantener a todos estos cautivos era una mala política, por lo que ordena a sus hombres que maten a todas las mujeres, a todos los niños y a todas las niñas no vírgenes (las vírgenes las guardan para ellos mismos). Y tampoco un número pequeño; en el 31:32, leemos que los intrépidos israelitas han reclamado 32.000 (!) vírgenes. De ahí que los sacrificados debieran haber superado con creces los 100.000. Nada como otra buena sangría.

Pero, después de todo, tal vez haya aquí una lección valiosa para los judíos: matar a los inocentes goyim (que son poco más que animales) y esparcir su sangre sobre la arena. Dios estará muy complacido. Luego reclama a sus jóvenes como tu premio sexual. Creo que podemos ver muchos ecos aquí en la actualidad.

Deuteronomio también está lleno de masacres y matanzas variadas. La palabra “destruido” aparece más de dos docenas de veces, junto con una variedad de coloridos sinónimos. Seguramente las arenas del desierto de Judea estaban rojas de sangre. De particular interés es la matanza de los cananeos en el Libro 7: “debes destruirlos por completo; no harás ningún pacto con ellos, ni les mostrarás misericordia”. Esto, de un Dios “completamente bueno”.

Espera un momento , dirán algunos. ¿Qué pasa con eso de “No matarás”? Sí, de hecho, ¿qué pasa con eso? Es el famoso punto número 6 de los Diez Grandes Mandamientos, que aparece en Éxodo 20. Es notorio que no hay ninguna explicación; sólo las cuatro palabras básicas: “No matarás”.

Muchas personas, incluidas muchas personas inteligentes, han pasado mucho tiempo dándole vueltas a la aparente contradicción de una Biblia en la que a “No matarás” le siguen historias de matanzas masivas de animales y humanos. Pero, de hecho, aquí no hay ninguna contradicción. En este aspecto, la Biblia es perfectamente consistente. Sólo hay que darse cuenta de que el Antiguo Testamento fue escritopor judíos, sobre judíos y para judíos . Después de todo, es la “Biblia judía”. Todo lo que contiene se refiere a interacciones con otros judíos, a menos que se indique específicamente lo contrario. La prohibición de matar se aplica (selectivamente)sólo a otros judíos : a “tu hermano”, “tu prójimo”, el judío. El mandamiento no se aplica (obviamente) a los animales,y no se aplica a los no judíos : los gentiles, los ‘goyim’, los extranjeros, las “naciones”, según sea el caso. En este sentido, los gentiles no son mejores que los animales; y de hecho, hay muchos pasajes talmúdicos que implícita y explícitamente equiparan a los no judíos con los animales. Para tales seres no se aplican mandamientos. Se les puede utilizar, abusar, comprar, vender, explotar, golpear o matar, todo al servicio de las necesidades y los intereses judíos.

Sangre Cristiana-Salvación

Una respuesta común a todo esto por parte de los judíos y sus simpatizantes es que, después de todo, los cristianos también son “salvados” y limpiados por la sangre: la sangre de Jesús. ¡Todos lo hacemos! Entonces, debe estar bien, o eso dan a entender. Y, de hecho, es cierto que los cristianos reclaman la salvación a través de la sangre de Cristo. Pero esta situación sólo implica aún más a los judíos, por no hablar de condenar la necedad cristiana.

La cuestión, por supuesto, es que el primer movimiento “cristiano” fue enteramente concebido y dirigido por judíos étnicos.[7]   Suponiendo que existiera, el propio Jesús era de etnia judía, al igual que sus 12 discípulos. Su abogado más famoso, Pablo de Tarso, era de etnia judía, al igual que los escritores anónimos posteriores de los Evangelios. Como observó acertadamente Nietzsche, en el Nuevo Testamento, “estamos entre judíos”.[8]

Hay unos 10 pasajes en el Nuevo Testamento donde se afirma explícitamente que los cristianos son salvos por la sangre de Jesús. Se pueden encontrar tres de estas citas en las cartas de Pablo: En Romanos, escribe sobre la salvación “mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios presentó como expiación en su sangre, para ser recibido por la fe” (3:25). ). Y nuevamente: “Así que, puesto que ahora somos justificados por la sangre [de Jesús], mucho más seremos salvados por él de la ira de Dios” (5:9); Esto, dicho sea de paso, es una transposición exacta del mito judío de la Pascua a términos cristianos. Luego, en Colosenses, Pablo explica cómo todos podemos vivir en “paz por la sangre de su cruz [la de Jesús]” (1:20).

En otra parte del Nuevo Testamento, el escritor anónimo de Efesios promete que “vosotros, que antes estabais lejos, habéis sido acercados en la sangre de Cristo” (2:13). Y el igualmente anónimo Hebreos (9:6-18) ofrece una discusión extensa sobre el asunto, indicando un conocimiento claro de las prácticas judías:

Una vez hechos estos preparativos, los sacerdotes [judíos] van continuamente a la tienda exterior, realizando sus deberes rituales; pero al segundo sólo va el sumo sacerdote, y sólo una vez al año, y no sin tomar sangre que ofrece por sí mismo y por los errores del pueblo. …

Pero cuando Cristo apareció como sumo sacerdote… entró una vez para siempre en el Lugar Santo, no tomando sangre de machos cabríos ni de becerros, sino su propia sangre, asegurando así una redención eterna. Porque si la aspersión de las personas contaminadas con sangre de machos cabríos y de toros y con cenizas de novilla santifica para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo… purificará vuestras conciencias?

Nuestro autor luego resume los eventos de Levítico, para beneficio del lector no judío:

Por eso ni siquiera el primer pacto fue ratificado sin sangre. Porque cuando Moisés hubo declarado todos los mandamientos de la Ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el libro mismo y a todo el pueblo, diciendo: Esto es la sangre del pacto que Dios os mandó”. Y de la misma manera roció con la sangre tanto la tienda como todos los vasos utilizados en el culto.

“De hecho”, añade, “según la Ley [judía], casi todo se purifica con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados”. Como mencioné anteriormente, esto da en el clavo: sin sangre no hay salvación . Los cristianos tienen la ventaja nominal de no tener que derramar más sangre, porque Jesús (supuestamente) cubrió a todos para siempre; pero los judíos deben repetir su sacrificio ritual con regularidad. Sin sangre no hay salvación.

Entonces, podemos ver lo que está sucediendo aquí: un grupo de judíos, liderados por Pablo, transpusieron la costumbre judía de la ‘salvación por sangre’ a un contexto cristiano, usando la sangre muy real de la (probable) crucifixión real de un judío mortal. rabino Jesús, en lugar de la sangre de animales. Pablo utilizó la extraña y sádica práctica judía de la salvación por sangre para atraer a los gentiles ingenuos y supersticiosos y prometerles cruelmente la liberación de todos los pecados y una vida eterna que nunca podría ser confirmada. En cierto sentido, impuso la obsesión judía por la sangre al resto de la humanidad no judía, o al menos a aquellos a quienes se podía engañar para que le creyeran.

¿Libelo de sangre?

Esto nos lleva al que quizás sea el tema de sangre más polémico con los judíos: la noción de la matanza ritual judía de personas, también llamada “libelo de sangre”. Que los judíos sacrificarían animales ritualmente era un conocimiento común, pero la idea de que también podrían matar humanos era una afirmación singularmente preocupante, que se remonta a más de dos milenios. La primera referencia de este tipo data del año 300 a. C., cuando el filósofo Teofrasto escribió que los judíos “ahora sacrifican víctimas vivas… tanto de otros seres vivos [es decir, animales y no judíos] como de ellos mismos”.[9]   Más tarde, en 168 a. C., el rey seléucida Epífanes saqueó el templo judío en Jerusalén, sólo para encontrar a un hombre griego cautivo retenido para sacrificarlo. Alrededor del año 100 d.C., Damócrito escribió que los judíos “capturaban a un extranjero y lo sacrificaban” una vez cada siete años.Y la Historia Romana de Dion Casio(115 d.C.) explica que los judíos “comían la carne de sus víctimas, se hacían cinturones con sus entrañas y se ungían con su sangre”, algo que a estas alturas ya debería resultarnos familiar. Los judíos también “usaban pieles [humanas] para vestirse, y muchas las cortaban en dos, de la cabeza hacia abajo”, lo que era de esperar, supongo, de un culto a la sangre.

Hacia el año 300 d.C., los principales cristianos condenaban abiertamente la fijación judía por la sangre y el sacrificio. Juan Crisóstomo, en el año 387, escribió: “¿No te estremeces al entrar en el mismo lugar con hombres poseídos [es decir, judíos], que tienen tantos espíritus inmundos, que han sido criados en medio de matanzas y derramamiento de sangre?”[10]   A medida que la Edad Media descendía sobre Europa, los judíos se trasladaron cada vez más a territorio cristiano, desarrollando una reputación de explotar y abusar de sus anfitriones. Como también ocurrió en el Imperio Romano, muchos judíos también estuvieron involucrados en el comercio de esclavos blancos, algo que enfureció particularmente a muchos cristianos.

Pero fue el libelo de sangre, es decir, el asesinato de cristianos, especialmente de jóvenes, lo que produjo un gran revuelo. El primer caso de este tipo ocurrió en 1144 en Norwich, Inglaterra, donde un joven, William, fue supuestamente asesinado por algunos judíos locales. Un monje benedictino, Tomás de Monmouth, argumentó más tarde que los judíos colectivamente eligieron sacrificar ritualmente a un niño por año, como una especie de ofrenda a Dios, a cambio de que los devolviera a Tierra Santa. En particular, en el caso de William, no hubo acusación de ningún uso de la sangre del niño.

Eso cambió en 1235, cuando tres docenas de judíos fueron acusados ​​del asesinato ritual de cinco niños en Fulda, Alemania. Los lugareños afirmaron que los judíos extraían y consumían su sangre. Al final, 34 judíos fueron ejecutados por el crimen, y una verdadera “difamación de sangre” estaba en camino a la notoriedad pública. A esto le siguió un incidente similar con una joven en Pforzheim, Alemania, en 1267, y con el joven Rodolfo de Berna (Suiza) en 1294, quien fue decapitado y desangrado. Estos crímenes se repitieron periódicamente a lo largo de los años, aproximadamente una vez por década, en promedio, culminando en el caso particularmente notorio de Simón de Trento (ahora Trento, Italia), en 1475. En tales casos, se afirmaba que se necesitaba sangre cristiana para realizar actos místicos. Rituales judíos, para medicinas judías y en la preparación de alimentos sacramentales comola matzá .

Las acusaciones de difamación de sangre continuaron, de vez en cuando, durante los siguientes cuatro siglos, solo para acelerarse a finales del siglo XIX. Biale (126) explica que unas 100 acusaciones de este tipo se produjeron sólo en los 30 años transcurridos entre 1880 y 1910. Al parecer, la difamación de sangre realmente había tocado la fibra sensible del hombre común.

Los judíos, por supuesto, siempre negaron tales crímenes, al menos al principio; muchos más tarde “confesaron” bajo tortura. Su argumento central era este: a los judíos se les prohíbe comer sangre . Y podrían citar las Escrituras para justificar su defensa. En Génesis 9:4, leemos que Dios le da a Noé y su familia todo ser viviente como alimento, excepto “no comeréis carne con su vida, es decir, su sangre”. Luego, en el infame Levítico, Dios le dice a Moisés: “No comerás sangre alguna, ni de aves ni de animales, en ninguna de tus viviendas. Cualquiera que coma sangre será cortado de su pueblo”. (‘Cortar’ generalmente se toma como un eufemismo para ‘matar’). También se encuentra en Levítico 19:26: “No comerás carne que tenga sangre”. Pero la declaración más enfática viene en Levítico 17:10, donde Dios habla de la siguiente manera:

Si algún hombre de la casa de Israel o de los extranjeros que habitan entre ellos come sangre, yo pondré mi rostro contra esa persona que come sangre, y lo eliminaré de entre su pueblo. Porque la vida de la carne está en la sangre; y os lo he dado sobre el altar para hacer expiación por vuestras almas; porque es la sangre la que hace expiación, a causa de la vida. Por eso he dicho a los hijos de Israel: Ninguno de vosotros comerá sangre, ni ningún extranjero que habite entre vosotros comerá sangre. …Porque la vida de toda criatura es la sangre de ella; por eso he dicho al pueblo de Israel: No comeréis la sangre de ninguna criatura, porque la vida de toda criatura es su sangre; el que lo coma será exterminado.

La misma proscripción se repite brevemente más adelante, en Deuteronomio (“Solamente aseguraos de no comer la sangre; porque la sangre es la vida, y no comeréis la vida junto con la carne”; 12:23).

Hasta ahora todo bien, excepto por un pequeño problema: nada de esto se aplica a la sangre humana . Los pasajes del Génesis y del Deuteronomio claramente se refieren a la carne animal. En Levítico, todo el contexto gira en torno a los animales sacrificados, típicamente aves, ovejas o ganado vacuno. La sangre, como hemos visto, se usaba con fines ceremoniales, pero habría sido natural que alguien (quizás los sacerdotes o sus familias) se comiera el animal sacrificado; a menos que el cadáver fuera quemado, simplemente se habría desperdiciado. Pero la sangre estaba prohibida y sólo podía usarse con fines sacramentales, aunque extraños.

Este punto elemental parece pasar desapercibido para todos los que, incluso hoy en día, intentan defender a los judíos contra el “engaño antisemita” del libelo de sangre. Pero ha habido algunos intelectuales perspicaces (y valientes) que comprendieron este tema correctamente y hablaron al respecto. Uno de ellos fue el erudito alemán en religión y hebreo, Erich Bischoff (1867-1937). El libro de Bischoff de 1929,El libro del Shulján Aruj, fue la primera, y todavía única, crítica erudita del texto judío central conocido comoShulján Aruj , que es una versión condensada del Talmud, mucho más extenso.[11]   En un examen de una parte delShulján —el “Oraj Chayim”— encontramos el siguiente pasaje indiferente:

Si uno come algo que se sumerge en uno de los siguientes líquidos como condimento, a saber,Jàjin [vino],debâsch [miel],schèmen [aceite],chèleb [leche],tal [rocío],dâm [sangre] ymàjjim [agua]—entonces hay que mojarse las manos… (Oraj Jaim 158,4)

En su comentario que sigue (66), Bischoff es enfático: “¡El consumo de sangre está permitido en elShulján Aruj!Señala que el autor delShulján , Joseph Karo, “parece no darle importancia”, casi como si fuera un evento común y corriente. Bischoff continúa: “El Antiguo Testamento… sólo prohíbe el consumo de sangre de ganado vacuno y de aves, principalmente aquellas utilizadas para sacrificios. … El Antiguo Testamento permite otros consumos de sangre” (ibid .).

Como apoyo adicional, Bischoff cita al influyente erudito judío Maimónides:

Quien deliberadamente come tanta sangre como una aceituna, ha perdido su salvación. … La culpa ocurre sólo con la sangre de animales y pájaros, ya sean domésticos o salvajes, limpios o inmundos. Por otro lado, no hay endeudamiento en la sangre de peces, langostas, reptiles, anfibios y sangre humana. (Jad Chasakah , VI,1)

No hay “endeudamiento” en esas últimas criaturas precisamente porque no se mencionan en el AT;todo lo que no está prohibido está permitido , un antiguo precepto judío.

Si deseamos una confirmación más reciente, podemos recurrir a un erudito judío renegado, Ariel Toaff. Su libro, muy polémico,Pesajs de sangre (2007, edición original) defiende con firmeza que el uso de sangre humana, tanto húmeda como seca, era una práctica judía habitual en la Edad Media, y tal vez todavía lo sea hoy.[12]   Su Capítulo 6 es especialmente relevante aquí; Toaff examina el uso de sangre durante la circuncisión y comenta numerosos casos, incluso “recetas”, que involucran el uso de sangre humana. En un compendio judío, dice, “encontraremos una amplia gama de recetas que permiten la ingestión oral de sangre, tanto humana como animal” (156). Otras formulaciones se refieren a cosas como “una pluma de pollo empapada con sangre menstrual”, “sangre seca de conejo”, “sangre seca de una virgen que tuvo su primer período menstrual” y la genérica “sangre de niños” (ibid) . El compendio temático de Toaff “destaca además las prodigiosas propiedades de la sangre humana, naturalmente, siempre seca y preparada en forma de cuajada o en polvo, como ingrediente principal de los elixires afrodisíacos”. Y finalmente, Toaff cita a un acusado judío en el juicio de Simón de Trento, Israel Wolfgang, quien declaró, para que conste, “no existe ninguna prohibición [rabínica] de beneficiarse útilmente de los cadáveres de los gentiles” (159). Por supuesto que no; después de todo, son meros animales.

Y en el Nuevo Testamento

Pero al igual que con el sacrificio de sangre, el apologista judío tiene aquí otra táctica defensiva: “los cristianos también lo hacen”. Es decir, los cristianostambién comen sangre: la sangre de Cristo. Este procedimiento tiene un nombre: Eucaristía.[13]   Es un sacramento en el catolicismo y en la mayoría de las denominaciones protestantes, algo de suma importancia. En él, los feligreses consumen (comen) metafóricamente el cuerpo de Cristo, en forma de pan o hostia, y beben su sangre, en forma de vino o jugo. Una vez más, a primera vista, se trata de una ceremonia extraña e incluso patológica: “comer el cuerpo” y “beber la sangre”, incluso simbólicamente, de su salvador muerto hace mucho tiempo. ¿Qué tan enfermo es esto?

¿De dónde podría haber surgido una idea tan repugnante? Oh, espera, lo sabemos: de los judíos. No sabemos si el judío Jesús realmente lo creó, o si fue inventado en la mente retorcida del judío Pablo, pero de todos modos, era claramente de origen judío. Y ahora podemos ver por qué: la antigua tradición judía de usar sangre de sacrificio (aquí, el “Cordero de Dios”) para ungirse, unirse con Dios y formar un pacto. Todo encaja con la soteriología judía. A los judíos se les prohibió beber sangre (animal) de sacrificio, pero ahora, con los gentiles, podían consumir sangre (humana) de sacrificio, simbólicamente. Dejemos a los judíos convertir a los gentiles crédulos en caníbales (simbólicos) y bebedores de sangre (simbólicos).

La Eucaristía, como parte de la Última Cena, tiene una base bíblica y aparece dos veces con Pablo (ambas veces en 1 Corintios) y una vez en cada uno de los cuatro evangelios. La primera aparición, y cronológicamente más antigua,[14] es en Pablo; en 1 Cor 10:16, donde escribe: “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es participación de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es una participación en el cuerpo de Cristo?” Luego, en el siguiente capítulo, encontramos laúnica cita directa de Jesús en cualquier parte de Pablo:

[Jesús] dijo: “Esto es mi cuerpo que es para vosotros. Haz esto en mi memoria.” De la misma manera también la copa, después de cenar, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre. Haz esto todas las veces que lo bebas, en memoria de mí”. (11:24–25)[15]

Por eso Jesús lo llama explícitamente “pacto de sangre”, exactamente como esperaríamos de un rabino judío.

La Eucaristía aparece entonces en forma casi idéntica en los tres primeros evangelios:

Marcos 14:26: “Esta es mi sangre del pacto, que por muchos es derramada”.

Mateo 26:28: “Esto es mi sangre del pacto, que por muchos es derramada para perdón de los pecados”.

Lucas 22:20: “Esta copa que por vosotros es derramada es el nuevo pacto en mi sangre”.

Corto y al grano. Pero el último evangelio escrito, Juan, inexplicablemente tiene una cita mucho más extensa:

De cierto, de cierto os digo, que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros; el que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. (Juan 6:53-56)

¿Cómo es que este Evangelio, escrito alrededor del año 95 d.C., unos 65 años (!) después de la crucifixión, pudo citar con tanto detalle las palabras de Cristo, cuando ni Pablo ni los otros evangelios pudieron hacerlo? Esto hace que uno sea muy sospechoso, por decir lo menos. En cualquier caso, ya no encontramos aquí ningún “pacto” explícito; ahora, es sólo una orgía de comer carne y beber sangre, acompañada de vagas promesas de vida eterna.

En resumen: en la Eucaristía vemos cómo los cristianos gentiles fueron engañados para adoptar una tradición judía de pactos y recetas de sangre, a pesar de que los gentiles no tenían una historia cultural de tal cosa. Es cierto que la sangre no es tan central en el cristianismo como lo es en el judaísmo, pero aun así es muy importante. Dentro del catolicismo, la Eucaristía ha sido llamada oficialmente “la fuente y cúspide de toda la vida cristiana”.[16]   Buenos cristianos en todas partes: ¡ Bebed esa sangre!

Algunas consecuencias

De todo esto se desprenden varios puntos importantes. En primer lugar, no debemos pensar que el culto judío a la sangre era algo que sólo existía en la antigüedad, o que los sacrificios de sangre cesaron cuando el templo de Jerusalén fue destruido por los romanos en el año 70 d.C. Los guardianes del judaísmo no están más que obsesionados con el pasado. Para ellos, para los judíos ortodoxos, los haredi y los dati, son seguidores literales del Antiguo Testamento, el Talmud y el Shulján Aruj. Si crees que los cristianos fundamentalistas son absolutistas acérrimos, todavía no te has topado con un judío ultraortodoxo. Los judíos ortodoxos tratan sus documentos sagrados como si fueran escritos ayer, y esperan plenamente que tales escritos se mantengan por la eternidad. Sacrificio de animales, tratar a los gentiles como perros, explotar a los no judíos, engañarlos y matarlos, abuso sexual infantil, afrodisíacos para la sangre, circuncisión oral, salpicaduras de sangre… todo el paquete. El culto a la sangre judía llegó para quedarse, mientras existan judíos.

En segundo lugar, no sirve de nada argumentar que esos judíos ortodoxos representan sólo el 10 o el 20 por ciento de la población judía total y que, por lo tanto, todo este sangriento asunto religioso no se aplica a la mayoría secular. No tan. Los sentimientos descritos anteriormente se aplican, en mayor o menor grado, a casi todos los judíos. El judaísmo, como se documenta en los distintos textos, no es como una religión ordinaria. Es más bienuna guía para vivircomo judío en un mundo mayoritariamente no judío. Esto es absolutamente cierto para el Talmud y el Shulján, que son manuales explícitos para la vida diaria. Estos, a su vez, se basan en el Antiguo Testamento, que en sí mismo trata principalmente de interacciones sociales (judíos y gentiles), con un poco de “glaseado teológico” en la parte superior. Sí, gran parte del Antiguo Testamento incluye palabras que “Dios dice”, pero esto es poco más que una abreviatura literaria de “palabras con las que los buenos judíos deberían vivir sus vidas”. Como se ha argumentado en otra parte, Jehová es en realidad sólo un sustituto del propio pueblo judío. Es como la vocecita sentada en tu hombro, diciéndote qué hacer. Los textos sagrados del judaísmo son sólo una destilación, fijada para siempre, de cómo los judíos se dicen a sí mismos cómo actuar para prosperar y prosperar.

Debido a esto, está “integrado” en todos los judíos, sin importar cuán seculares e ilustrados digan ser. Creo que en un sentido real es efectivamente genético: los valores y la mentalidad judíos se inculcan tan profundamente que resuenan en todos los judíos, a nivel biológico, y se transmiten a las generaciones futuras. La fijación con la sangre es un aspecto importante de esta herencia biológica judía.

¿Así que lo que? algunos podrán decir. ¿Por qué nos importa lo que los judíos religiosos hagan en sus sinagogas o lo que los judíos seculares piensen en sus corazones? En realidad, supone una enorme diferencia, precisamente por la influencia que esos judíos tienen en la sociedad estadounidense y occidental.

Este no es el lugar para entrar en detalles (remitiría a los lectores a la reciente recopilación de mis propios escritos,The Steep Climb: Essays on the Jewish Question (2023), pero permítanme simplemente exponer lo obvio: judíos, intereses judíos, valores judíos, y el pensamiento judío domina por completo grandes sectores de la sociedad occidental. Sólo necesitamos mencionar las altas finanzas; Hollywood; medios de comunicación en general; el Gobierno federal; y la academia. Los judíos poseen o controlan hasta el 50 por ciento de los 140 billones de dólares estimados en riqueza personal en Estados Unidos. Proporcionan entre el 25 y el 50 por ciento, o más, del financiamiento de campañas a nivel federal; Como era de esperar, los judíos están muy sobrerrepresentados en el gabinete de Biden y en los puestos a nivel de gabinete, incluidos los puestos más poderosos e influyentes (Departamentos de Estado, Justicia, Seguridad Nacional, Tesoro; Jefe de Gabinete. (Biden también tiene suegros y nietos judíos, y (Kamala Harris está casada con un judío.) No más que un puñado de congresistas demócratas y republicanos tienen el descaro de enfrentarse al AIPAC y al lobby judío en general. Los judíos también tienen un dominio absoluto sobre Hollywood, la producción cinematográfica estadounidense, el negocio de la música y en los medios de comunicación; mire la reacción ante Ye (Kanye West). En cuanto a la academia, olvídelo; en la última revisión, las ocho escuelas de la Ivy League tenían siete presidentes judíos. Y casi todas las principales universidades estadounidenses, públicas o privadas, tienen judíos. regentes, cancilleres judíos, contribuyentes judíos y/o decanos judíos, sin mencionar la sobrerrepresentación masiva en muchas disciplinas, especialmente en las ciencias sociales y las humanidades.

Consideremos esto: ¿por qué, por ejemplo, tenemos tanta sangre en nuestras películas populares? La violencia gratuita está omnipresente en las películas estadounidenses, prácticamente en todos los géneros. Rara vez es necesario contar una historia; Entonces, ¿por qué está ahí? Sabemos por qué: escritores, directores y productores judíos. La fijación judía por la sangre se materializa en su narración en la pantalla grande. Para los judíos, esto es de alguna manera gratificante, satisfactorio y placentero, mientras que para la mayoría de la gente normal, la sangre y la víscera son repulsivas y grotescas. Y peor aún: los judíos están profundamente adaptados a toda la sangre y, por lo tanto, no les molesta; pero los no judíos comunes y corrientes están asqueados y consternados. Para muchas personas, especialmente niños, adolescentes y jóvenes, toda esta sangre es psicológicamente dañina. La gente normal no es psíquicamente capaz de procesar representaciones tan profusas de violencia sangrienta; se vuelven insensibles, retraídos y deprimidos. Daña las relaciones interpersonales y perjudica su capacidad de comunicarse abiertamente. Los vuelve temerosos, desconfiados y desconfiados.[17]

¿Por qué a nosotros en Estados Unidos nos resulta tan fácil iniciar acciones militares agresivas y violentas en todo el mundo? ¿Por qué nuestras instituciones políticas y mediáticas aparentemente se regocijan tanto con la matanza de personas en tierras lejanas? ¿Por qué la Secretaria de Estado judía-estadounidense Madeline Albright afirmó en 1996 que las sanciones estadounidenses a Irak, que mataron a unos 500.000 niños iraquíes, “valían la pena”? ¿Por qué el actual presupuesto militar estadounidense supera los 1,25 billones de dólares al año, teniendo en cuenta todos los aspectos de nuestra supuesta “defensa”? Sabemos por qué.

¿Por qué sus amos israelíes ponen a los palestinos en una situación imposible e intolerable? ¿Por qué son periódicamente sacrificados como ovejas? ¿Por qué se promueve y sostiene la guerra inútil e imposible de ganar en Ucrania, derramando abundantes cantidades de sangre gentil? Sabemos por qué.

La sed de sangre y la fascinación por la sangre judías tienen infinitas implicaciones. Siempre debemos recordar la verdad judía fundamental aquí: sin sangre no hay salvación . Para la mayoría de la gente, el derramamiento de sangre es un mal; para los judíos, es un precursor necesario para la salvación y el “éxito”. Para la mayoría de la gente, matar está mal; para los judíos, matar (siempre que no sea un judío) es algo bueno. “Sin derramamiento de sangre no hay perdón”, dijo el escritor judío de Hebreos. Mientras los judíos estén a cargo, mientras sean ellos los que tomen las decisiones, se derramará sangre. Esta es una constante en un mundo por lo demás turbulento.

Al contemplar la sed de sangre y la obsesión por la sangre de los judíos, no puedo evitar recordar la advertencia de Shakespeare enMacbeth :

Donde estamos,hay dagas en las sonrisas de los hombres. Cuanto más cerca está la sangre, más cerca está la sangre. (Acto II, esc. 3)

“Dónde estamos”, en el mundo de hoy: los judíos están sonriendo; están en la cima. Lamentablemente, “hay dagas en las sonrisas de [tales] hombres”. Todo son sonrisas, sutilezas y buen humor. Pero no dejes que se acerquen demasiado: “cuanto más cerca está la sangre, más cerca está la sangre”.

Cierro con las palabras del propio Macbeth: “Vuelve; mi alma está demasiado cargada / Con sangre tuya ya” (Acto V, esc. 8). Qué apropiado. Podríamos reformular estas palabras hoy de la siguiente manera: “Volved, judíos; Nuestras almas ya están demasiado cargadas de sangre tuya”.

Thomas Dalton, PhD, es autor o editor de varios libros y artículos sobre política e historia, con especial atención al nacionalsocialismo. Sus últimos trabajos incluyenEnsayos clásicos sobre la cuestión judía ,The Steep Climb y una nueva traducción deFor My Legionnaires . También ha publicado recientemente la crítica definitivaDesenmascarando a Ana Frank , y una nueva edición de caricaturas políticas,Pan-Judah!Volumen dos. Todos estos libros están disponibles enwww.clemensandblair.com . Véase también su sitio web personalwww.thomasdaltonphd.com .

[1] S. Geller (1992), “Culto a la sangre”,Prooftexts 12(2): 101.

[2]Sangre y Creencia (2007), pág. 9.

[3] Las posibilidades óptimas de embarazo se producen en la mitad del ciclo de la mujer y no al final, cuando aparece la sangre. No es imposible que se produzca la concepción durante la menstruación, pero sí es muy improbable.

[4]Historias , Libro II, 36 y 104.

[5] “Aprendimos en la Mishná que uno chupa sangre de la herida después de realizar la circuncisión en Shabat. Rav Pappa dijo: ‘Un artesano que no chupa la sangre después de cada circuncisión es un peligro para el niño que se somete a la circuncisión, y lo retiramos de su posición como circuncidador’”. Seder #2 (Moed), Tractate Shabbat, 133b,14 (texto de www.sefaria.org).

[6] La frase ‘pacto de sangre’ aparece otra vez en la Biblia, en Zacarías (“En cuanto a ti también, a causa de la sangre de mi pacto contigo, libraré a tus cautivos del pozo sin agua”; 9: 11)

[7] Para una mayor explicación, véanse mis diversos ensayos enThe Steep Climb: Essays on the Jewish Question (2023).

[8]Anticristo , sec. 44.

[9] Para esta y las siguientes citas, consulte mi libroEternal Strangers (2020).

[10]Homilías sobre los judíos , I.VI.7.

[11] El libro, que lleva mucho tiempo agotado en alemán, se publicó recientemente en una primera traducción al inglés:El libro del Shulján Aruj (2023; Clemens & Blair). Las citas citadas se refieren a esta nueva edición.

[12] La edición original de 2007, en su idioma original italiano, fue rápidamente retirada de circulación, para ser reemplazada por una “edición revisada” más suave al año siguiente. Sin embargo,Clemens & Blair publicó en 2020 unatraducción al inglés de la edición original de 2007;las siguientes citas se refieren a esta edición.

[13] La palabra ‘Eucaristía’ deriva del griegoeukharistos , que significa ‘bueno’ (eu- ) + ‘favor’ (kharistos ), en otras palabras, una ‘acción de gracias’. Por cierto, no tiene nada que ver con la palabra “Cristo”.

[14] Haríamos bien en recordar que las cartas de Pablo tradicionalmente se fechan entre el 50 y el 70 d.C. Primera de Corintios probablemente se habría compuesto alrededor del año 53 d.C., mientras que los Evangelios se escribieron entre el 70 (Marcos) y el 95 d.C. (Juan). Pablo no sabía nada de los evangelios porque no existían durante su vida.

[15] El hecho de que esta sea la única cita de Jesús en todas las cartas de Pablo es sorprendente. Es casi como si Pablo no tuviera idea de lo que Jesús realmente dijo durante su ministerio. Pero esto es inconcebible si la historia de la vida de Pablo es cierta. Está feliz de citar y hacer referencia al Antiguo Testamentohasta la saciedad , pero ¿citar a Jesús? No, no es necesario…

[16]Lumen Gentium (1964), II.11.

[17] Hay abundantes investigaciones al respecto. Para ver algunos ejemplos, consulte: Browne y Hamilton-Giachritsis (2005), “The Influence of Violent Media on Children and Adolescents: A public-Health Approach”.Lanceta , vol. 365, págs. 702-710. Anderson, C. y otros (2003). “Exposición a medios violentos: los efectos de canciones con letras violentas en pensamientos y sentimientos agresivos”.Revista de Personalidad y Psicología Social , vol. 84, núm. 5. Y Krahe, B., et al (2011). “Desensibilización a la violencia de los medios: vínculos con la exposición habitual a la violencia de los medios, cogniciones agresivas y comportamiento agresivo”.Revista de Personalidad y Psicología Social , vol. 100, núm. 4.

By neo