Es un mercado polvoriento y bullicioso en el Medio Oriente: puedes saborear la arena en la boca y oler el espeso aroma de las especias en el aire. Se pueden escuchar los cantos de sirena de los vendedores de puestos que hacen negocios y las exclamaciones agudas de comerciantes y clientes regateando el precio de un saco de especias.

Entonces la serenidad se ve rota por una conmoción, un fuerte estrépito y gritos. Inmediatamente el mercado estalla en caos mientras la gente huye en busca de seguridad o corre para ver qué ha sucedido. Una escena caótica ocurrió cerca del centro del mercado con el magistrado de la ciudad tirado muerto en la arena y varios transeúntes en el suelo sangrando profusamente o llorando por un curandero.

Se puede escuchar el grito de‘¡Ayuda! ¡Ayuda!’en el aire y el sonido de pies pesadamente calzados con ruido metálico anuncia que las fuerzas del orden están en camino. Sin embargo, los culpables lograron escapar: son iguales a todos los demás.

¿Cómo van a atraparlos ahora las fuerzas del orden?

La respuesta es que no pueden. Pero todo el mundo sabe quién hizo esto: los fanáticos religiosos que quieren destruir el Estado y matar a cualquiera que no cumpla con su visión de una teocracia se basan en su interpretación de la voluntad del Único Dios Verdadero.

Estoy seguro de que muchos lectores asociarán la escena anterior con el Medio Oriente moderno y la insurgencia islamista contra sus gobernantes. Se podría pensar en los asesinatos en Túnez, Yemen, Líbano o Pakistán.

Sin embargo, lo que describo anteriormente ocurrió siglos antes del nacimiento de Mahoma y justo después de la muerte de Jesús. Esta fue la guerra original contra el terrorismo, y no era Occidente luchando contra los fundamentalistas islámicos, sino más bien el Imperio Romano luchando contra los fundamentalistas judíos. Fueron estos judíos quienes inventaron nuestra concepción moderna del terrorismo en gran medida, y son estos judíos – como observa acertadamente una autoridad reciente – (1) quienes demuestran claramente que si el Islam es una religión terrorista: entonces sólo lo fue porque se basa en gran medida (hasta el punto del plagio absoluto) en el judaísmo.

Estos terroristas judíos (una designación que ni siquiera se cuestiona) (2) eran conocidos como Sicarii (literalmente‘Daggermen’) y eran fundamentalistas judíos que libraban una triple guerra religiosa, que tenía tres objetivos. La primera fue obligar al Imperio Romano a abandonar Judea. El segundo era purgar a todos aquellos judíos que colaboraban con Roma o oprimieron a sus compañeros judíos. El tercero era purificar la sociedad judía y la observancia religiosa según sus propias ideas sobre cómo debería verse y actuar un judaísmo puro.

Los Sicarii, a menudo confundidos con los fanáticos de quienes se originaron como un grupo disidente alrededor del año 50 d.C., eran el antiguo equivalente de los terroristas suicidas (antes de que los terroristas suicidas pudieran… hacerse estallar) y la famosa secta islámica de los Asesinos. Luchaban por un Estado basado en una estricta observancia religiosa – que no sería vista desfavorablemente ni siquiera por los yihadistas más pulgosos – en los preceptos del judaísmo (en su interpretación del mismo) y eran el brazo (esencialmente) militante. de una insurgencia más amplia que se centró en el partido Zelote. (3)

Los sicarios -al igual que los islamistas de hoy- eran los terroristas arquetípicos que atacaban principalmente a objetivos fáciles, como civiles que se oponían a ellos o colaboradores del Imperio Romano. Josefo, asociado con grupos religiosos judíos radicales antirromanos antes de rendirse al futuro emperador Vespasiano, narra uno de esos incidentes de la siguiente manera:

‘Cuando el campo fue limpiado de ellos, [las guerrillas fundamentalistas religiosas – KR] otro tipo de bandido surgió en Jerusalén, conocido como ‘Sicarii’. Estos hombres cometieron numerosos asesinatos a plena luz del día y en plena ciudad. Su truco favorito consistía en mezclarse con la multitud del festival, ocultando bajo sus prendas pequeñas dagas con las que apuñalaban a sus oponentes. Cuando sus víctimas cayeron, los asesinos se fundieron entre la multitud indignada y, debido a su verosimilitud, desafiaron por completo la detección. El primero al que le degollaron fue el sumo sacerdote Jonatán, y después de él muchos fueron asesinados cada día. Más terrible que los crímenes mismos era el miedo que suscitaban: cada hombre esperaba la muerte cada hora, como en la guerra. Vigilaban a distancia a sus enemigos, y ni siquiera cuando sus amigos se acercaban lo hacían, confiaban en ellos; sin embargo, a pesar de sus sospechas y precauciones, fueron ejecutados hasta la muerte; tal fue lo repentino del ataque de los conspiradores y su habilidad para evitar ser detectados. (4)

Si piensas en lo anterior, se describe un modus operandi muy similar al de los terroristas islamistas modernos con la única diferencia significativa de que los Sicarii no tenían explosivos de alta potencia para matar a sus oponentes en grandes cantidades de una sola vez y sembrar el terror. Entonces, en lugar de hacerse estallar, hicieron lo que los islamistas de hoy todavía hacen una parte significativa del tiempo. Es decir, utilizar asesinatos selectivos de figuras conocidas en lugares públicos: demostrar su capacidad para llegar a cualquier individuo o grupo y así difundir el temor de Dios (juego de palabras) entre sus oponentes.) (5)

Los sicarios no atacaron a las legiones romanas porque hacerlo era un suicidio: como lo demostró su propia experiencia durante las represalias de Félix (el procurador romano) contra ellos (los sicarios reunieron a sus seguidores en el desierto y lucharon contra una pequeña fuerza romana en una batalla campal). batalla perdiendo miserablemente). (6) Sin embargo, debido a que la fuerza romana simbólica en Judea estaba en Cesarea (Siria propiamente dicha en el norte era la guarnición principal de la zona) y los romanos dependían de milicias locales para actuar como policías: era posible evitar una cabeza -sobre el enfrentamiento con la soldadesca romana regular. (7)

Para crear una situación en la que los judíos pudieran ser más receptivos a su política, los sicarios, como los islamistas de hoy, participaron en actos de propaganda como demostrar su compromiso de aliviar los sufrimientos de los judíos pobres quemando los registros de deuda en el Templo de Jerusalén. (8) así como el incendio de las casas palaciegas de los sacerdotes judíos. (9)

Cuando se logró este objetivo de despertar suficiente fervor religioso – o simplemente simples factores socioeconómicos racionalizados por el fanatismo religioso – (10) entre los judíos: los Sicarii (liderados por un judío llamado Menahem quien – generalmente se acepta basándose en el cuenta – era un tirano religioso egoísta que vestía con galas y se consideraba el futuro gobernante del mundo) (11) logró colarse en la fortaleza herodiana de Masada y asesinar a la guarnición romana mientras dormía. (12)

Un acto que no es en absoluto un intento infrecuente en zonas donde los ataques yihadistas son comunes: tales ejemplos se pueden ver frecuentemente en los ataques a bases y puestos de avanzada del ejército paquistaní cerca de las áreas tribales y también en los intentos de infiltrarse en las bases de la OTAN en Afganistán. e Irak. Las misiones en sí, si tienen éxito, se apoderan de una porción poderosa de territorio y, de lo contrario, sembrarán el miedo y el terror ante la audacia de atacar a un oponente mucho más poderoso de manera tan abierta (con todos los riesgos que conlleva).

Luego, los sicarios procedieron a instalar su propia guarnición en Masada, que contaba con varios cientos de combatientes y sus familias. (13) Esto – como registra Goodman – (14) era la mayoría de sus miembros y había sido predicado por su golpe fallido contra los zelotes y galileos en Jerusalén (que eran a su vez escindidos de los radicales fundamentalistas judíos originales). (15) Esto puede haber sido concebido por los Sicarii de la misma manera que los talibanes utilizaron las montañas de Tora Bora en Afganistán tras la invasión de Afganistán por la OTAN: como una forma de utilizar el terreno y la fortificación para nivelar el campo de juego militar. contra un enemigo con equipo y/o números superiores.

Dada la reputación de Masada y el hecho de que era una súper fortaleza especialmente construida (destinada a ser un escondite herodiano en caso de revuelta): los sicarios probablemente sintieron que ellos (con la bendición de Yahweh, por supuesto, ya que estaban detrás de fanáticos religiosos) ( 16) eran invencibles y, por lo tanto, podían enfrentarse impunemente a los romanos y otras facciones judías. Sin embargo, naturalmente, la (primera) revuelta judía fue sofocada por las fuerzas romanas y, a pesar de las odas sionistas comunes a ella, la cantidad de tiempo que llevó simplemente se explica por el tiempo que llevó enviar nuevas fuerzas a la zona (como los de Siria eran necesarios para vigilar al Imperio Parto) y el hecho de que no era sólo un grupo el que se rebelaba, sino toda una serie de ellos (uno de los cuales eran los Sicarios). (17)

De hecho, el asedio de los Sicarii en Masada a menudo pasa por alto el simple hecho de que los romanos en realidad no la asediaron durante la mayor parte del asedio, sino que dejaron algunas tropas para rodearla y reprimir a los Sicarii (y comenzar la construcción de la enorme ciudad). muralla de asedio), mientras rodeaban y aplastaban todos los asentamientos judíos locales que apoyaban la rebelión. Sólo en los últimos 2 o 3 meses los romanos regresaron y, en una frase, se tomaron en serio la cuestión de Masada, que redujeron en cuestión de días, si no con un solo ataque de tropas de segunda categoría (sus auxiliares, no los famosos legionarios). lo cual la arqueología sugiere en contra del relato de Josefo, a pesar de la frenética (aunque completamente ineficaz) resistencia de los Sicarios. (18)

Aunque este no fue el último de los Sicarios (una gran secta de ellos operaba también en Alejandría, en Egipto, y rápidamente condujeron a sus seguidores al desierto) (19): la derrota en Masada más o menos les rompió la columna vertebral como fuerza terrorista organizada, porque había concentrado útilmente a la mayoría de sus combatientes en un lugar donde podían ser reprimidos y exterminados a su gusto.

De nuevo, esto es muy parecido a los islamistas modernos que, cuando se detienen a librar guerras convencionales, tienden no sólo a perder, sino que pierden horriblemente. En cambio, podemos ver este comportamiento de los Sicarii más bien como un error estratégico (y no infrecuente históricamente). (20) Por lo tanto, a largo plazo era estratégicamente beneficioso involucrarse en el terrorismo como, después de todo, cuando eres un terrorista y atacas objetivos fáciles (como lo hicieron los sicarii y los islamistas tienden a hacer). Entonces tienes la ventaja de que tus objetivos frecuentemente no tienen ni idea de que vienes y, lo que es más importante: no devuelvas el disparo (ya que una bala en el pecho puede dañar seriamente incluso el estilo de un fanático religioso).

El intento bastante divertido de Goodman de intentar atribuir al judaísmo un estatus de“no causante del terrorismo”(21) sobre la base de una“multiplicidad de opiniones”(22) es francamente ridículo. Su argumento es más bien como afirmar -por así decirlo- que un seguidor del marxismo no quiere eliminar la existencia de la burguesía, porque había (y todavía hay) una“multiplicidad de opiniones”dentro del marxismo sobre el tema de quién y quién. qué es la burguesía (y con qué precisión hay que tratarla). En esencia, Goodman está argumentando que el judaísmo no es responsable de la producción de fanáticos religiosos judíos, porque en el judaísmo hay opiniones distintas a las de los fanáticos religiosos.

Eso como tal es cierto, pero es falso en la medida en que afirma que una religión que considera a sus seguidores como una unidad nacional (cf. Esdras y Nehemías, por ejemplo, y mucho menos la Mishná), considera a aquellos que no son sus seguidores como efectivamente subhumano (difícilmente controvertido si uno lee la Mishná, la Guemará y luego mira incluso la opinión rabínica moderna como la del difunto Gran Rabino Sefardí de Israel) y cree que tiene un destino (y gobernará) el mundo ( (la suposición básica requerida para creer en el judaísmo) no va a producir ipso facto numerosos fanáticos religiosos empeñados en hacer precisamente eso.

Así, podemos ver que la inclinación musulmana hacia la yihad de la que tanto oímos hoy en día es meramente una versión moderna del terrorista religioso original: los judíos Sicarii.

Referencias

(1) Max Boot, 2013,‘Ejércitos invisibles: una historia épica de la guerra de guerrillas desde la antigüedad hasta el presente’, 1.ªedición, Liveright: Nueva York, págs. 208-209

(2) Cfr. Richard Horsley, 1979,‘Los Sicarii: Antiguos terroristas judíos’, Journal of Religion, vol. 59, págs. 435-458

(3) Peter Schaefer, 1995,‘La historia de los judíos en la antigüedad’, 1ªedición, Routledge: Nueva York, p. 73

(4) José. Bel. Jud. 2:264

(5) Martin Goodman, 2008,‘Roma y Jerusalén: El choque de civilizaciones antiguas’, 1ªedición, Penguin: Nueva York, p. 407

(6) W. Oesterley, 1932,‘Una historia de Israel’, vol. 2, 1ªedición, Clarendon Press: Oxford, pág. 434

(7) Ibíd., pág. 435; Martin Goodman, 1997,‘The Roman World 44 BC – AD 180’, 1.ªedición, Routledge: Nueva York, págs. 255-256

(8) Sean Freyne, 2002,‘La revuelta desde una perspectiva regional’, p. 51 en Andrea Berlin, J. Andrew Overman (Eds.), 2002,‘La primera revuelta judía: arqueología, historia e ideología’,primeraedición, Routledge: Nueva York

(9) José. Bel. Jud. 2:427

(10) Schäfer, op. Cit., pág. 104

(11) Tessa Rajek, 2002,‘Jewish Millenarian Expectations’, p.180 en Berlín, Overman, op. Cit.

(12) José. Bel. Jud. 2:408

(13) Danny Syon, 2002,‘Gamla: Ciudad de refugio’, p. 150 en Berlín, Overman, op. Cit.

(14) Goodman,‘Roma y Jerusalén’, op. Cit., pág. 426

(15) Schäfer, op. Cit., pág. 112

(16) Ibíd., págs. 109-112

(17) Goodman,‘El mundo romano’, op. Cit., págs. 256-257

(18) Goodman,‘Roma y Jerusalén’, op. Cit., págs. 456-457; consulte mi artículo para obtener más detalles: https://karlradl14.substack.com/p/the-myth-of-masada

(19) Goodman,‘Roma y Jerusalén’, op. Cit., pág. 461

(20) Cfr. Bota, op. Cit.

(21) Goodman,‘El mundo romano’, op. Cit., pág. 251

(22) Ibíd., págs. 302-314

By Saruman