Exposición del Dr. Elias Akleh de VT sobre las nuevas guerras religiosas que se desatan en nombre de los políticos traficantes de poder que abiertamente desprecian a su prójimo.

Por el Dr. Elias Akleh

La religión es un conjunto de enseñanzas basadas en la Ciencia Sagrada y las leyes cósmicas, establecidas por personas iluminadas (profetas/Cristo) para dirigir a las personas a vivir una vida feliz, productiva y pacífica en cooperación y respeto mutuo. Dado que las diferentes naciones tienen diferentes culturas, diferentes idiomas y diferentes percepciones, se establecieron diferentes formas de religión aunque todas tienen las mismas enseñanzas fundamentales. Todos ellos predican de una Conciencia Divina Cósmica, que infunde vida en todos los seres vivos de la tierra.

En la antigüedad, las escrituras se escribían a mano y la mayoría de la gente común era analfabeta. Solían reunirse en asambleas; templos, iglesias y mezquitas, para escuchar al clero interpretando las escrituras. Desafortunadamente, el clero político; Rabinos, pastores/sacerdotes y jeques, religiones distorsionadas para manipular a la gente y obtener riqueza y poder. En lugar de enseñar amor, enseñan odio. En lugar de cooperación, enseñan una competencia feroz. En lugar de igualdad, enseñan racismo y elitismo. En lugar de paz enseñan y fomentan la guerra y la destrucción.

La historia humana habla de devastadoras guerras religiosas en nombre de la lucha contra los paganos y la difusión de la propia percepción religiosa. La destrucción y muerte de cientos de millones de habitantes indígenas de los dos continentes americanos se llevó a cabo bajo el nombre de lucha contra los paganos y difusión del cristianismo. (Los peores holocaustos estadounidenses de la historia). Con el pretexto de liberar Tierra Santa del dominio musulmán, se llevaron a cabo ocho importantes campañas militares cruzadas que causaron destrucción y devastación a muchas personas en ambos lados (muchos holocaustos musulmanes/cristianos). Los gobernantes musulmanes libraron guerras devastadoras que se extendieron desde España hasta China en nombre de la difusión de la religión (muchos Holocaustos). La antigua Gran Bretaña libró muchas guerras destructivas prácticamente en todos los continentes contra lo que afirmaban ser paganos primitivos (numerosos holocaustos). Muchos otros holocaustos fueron perpetrados contra judíos auténticos por judíos asquenazíes sionistas en nombre del judaísmo distorsionado. La lista sigue y sigue.

Para obtener más poder y control sobre las personas, se creó una división dentro de la misma religión. Así, en el cristianismo tenemos ortodoxos griegos, católicos, luteranos, evangélicos, protestantes y otras facciones. En el Islam, tenemos sunitas, chiítas, alauitas y sufíes. En el judaísmo, tenemos Ashkenazim, Mizrahim y Haredim. La historia documenta muchas guerras entre estas facciones intrarreligiosas.

En la actualidad, las enseñanzas religiosas distorsionadas siguen siendo la herramienta favorita y eficaz de los gobiernos y el clero político para dividir naciones, propagar el odio y librar guerras.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, se creó otra guerra para convertirse en la semilla de otra guerra mundial. Los líderes sionistas y los rabinos políticos utilizaron las creencias judaicas distorsionadas de un dios belicista racista, el pueblo elegido, la tierra prometida del dios discriminatorio y el holocausto perpetrado por los sionistas, para lavar el cerebro de los judíos del mundo, especialmente de los jóvenes, para librar la guerra de 1948 contra Palestina, para cometer genocidios brutales, para borrar cientos de pueblos palestinos florecientes y para limpiar étnicamente y expulsar a cientos de miles de palestinos indígenas de su tierra natal.

Bajo los vergonzosos ojos silenciosos de los llamados defensores internacionales de los derechos humanitarios, este holocausto de limpieza étnica genocida del apartheid religiosamente racista de 75 años de duración todavía continúa en la actualidad a diario por parte de las nuevas generaciones israelíes de extrema derecha, que fueron sometidas al sistema educativo de lavado de cerebro extremista religiosamente más racista desde sus escuelas primarias.

En diciembre de 1979, la Unión Soviética comunista invadió Afganistán. Al-Qaeda se estableció bajo el liderazgo de Osama Bin Laden. Fue armado por las administraciones estadounidenses (las administraciones de Jimmy Carter y Ronald Reagan) y financiado con dinero saudita. Los muyahidines afganos (luchadores por la libertad) fueron admitidos en Al-Qaeda, y bajo el llamado malinterpretado de la Yihad Islámica (lucha espiritual), fueron empujados a emprender una guerra santa contra los comunistas infieles. Después de la retirada soviética de Afganistán en 1988, las partes fértiles de Afganistán se convirtieron en granjas de marihuana, Al-Qaeda se convirtió en comerciantes de marihuana y la CIA estadounidense en clientes de marihuana que transportaban las drogas en aviones de la CIA a los EE. UU.

Después del colapso de la Unión Soviética en 1991 y la firma del Acuerdo de Oslo en 1993 entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) e Israel, se necesitaba un nuevo enemigo para librar guerras importantes en el Medio Oriente para continuar con el Proyecto sionista del Gran Israel. El Proyecto del Nuevo Medio Oriente declarado por el presidente George W. Bush todavía estaba bajo planificación. Según el aspirante a presidente, el general Wesley Clark, se trataba de un plan de cinco años para atacar a siete países de mayoría musulmana: Irak, Siria, Líbano, Libia, Irán, Somalia y Sudán. Para llevar a cabo un proyecto militar tan masivo, la población estadounidense necesitaba ser sacudida violentamente por un gran ataque en suelo estadounidense. El objetivo era el World Trade Center en la ciudad de Nueva York.

Este ataque de bandera falsa sionista/estadounidense originalmente sufrió un revés durante la preparación en febrero de 1993 cuando una camioneta cargada con explosivos explotó accidentalmente en el estacionamiento debajo del World Trade Center. Este revés no fue en vano ya que la CIA se apresuró a acusar a siete musulmanes, incluido el jeque ciego Omar Abdel-Rahman de la mezquita Al-Farooq en Brooklyn.

Se forzó un período de espera de ocho años hasta que se completó la preparación y la planificación para el ataque nuclear de bandera falsa del 911 que conmocionó a Estados Unidos y al mundo. Entre todos los extensos escombros del World Trade Center se encontró un pasaporte intacto de un presunto terrorista musulmán, (super vista por parte de los investigadores!!!). Inmediatamente se lanzó una campaña islamófoba, y los estadounidenses se justificaron para iniciar el Proyecto del Nuevo Medio Oriente como una autodefensa que atacaba a los países musulmanes y los acusaba de poseer armas de destrucción masiva, cegados al hecho de que los propios Estados Unidos poseen la mayor cantidad de armas de destrucción masiva.

Afganistán fue atacado, destruido, saqueado y ocupado. Irak fue atacado, destruido, saqueado y ocupado. Libia fue atacada, destruida, saqueada y ocupada. Aunque Siria fue atacada, muchas de sus áreas fueron destruidas y su industria fue saqueada, todavía está en pie y luchando gracias a la ayuda militar rusa, iraní y libanesa de Hezbolá.

Desde 2001 hasta hoy, las sucesivas administraciones estadounidenses reunieron y entrenaron a mercenarios de todo el mundo, los convirtieron en organizaciones terroristas islámicas extremistas como ISIS y el Estado Islámico, y los lanzaron por todo el Medio Oriente para sembrar el terror y la destrucción. Estos grupos terroristas estaban armados con armas estadounidenses e israelíes y financiados con dinero de los Estados del Golfo y con dinero del petróleo saudí, emiratí, catarí y bahreiní.

Mientras suceden todas estas masacres, las tropas estadounidenses están saqueando los recursos naturales de estos países. Están saqueando el petróleo y el gas natural de Irak. Están saqueando el petróleo y el gas natural de Libia, y están saqueando las cosechas de trigo y petróleo de Siria en enormes líneas ininterrumpidas de tanques.

Estas guerras crearon una enorme crisis de inmigrantes. Desposeyó y traumatizó a muchos civiles, principalmente musulmanes que abandonaron sus países musulmanes e inmigraron legal e ilegalmente a países europeos. Inicialmente, Alemania, Suecia, Francia y Bélgica dieron la bienvenida a estos inmigrantes, quienes compensarían la escasez de mano de obra barata de estos países para impulsar sus economías. Sin embargo, se desarrolló un gran choque cultural entre las tradiciones cristiana y musulmana, especialmente cuando algunos de estos inmigrantes crearían sus propios suburbios aislados. Algunos de ambos lados pudieron adaptarse y trabajar juntos, mientras que otros, los extremistas, no lo hicieron.

Muchos estados europeos tienen comunidades judías ricas, que se preocupan menos o un poco por el estado sionista de Israel. Para expandir su territorio al supuesto Gran Israel desde el Nilo hasta el Éufrates, Israel necesita más inmigrantes judíos, especialmente aquellos que son educados y ricos. Los sionistas recurrieron a difundir la islamofobia y la división entre cristianos y musulmanes para crear conflictos que pueden alentar a los judíos europeos a buscar seguridad en Israel entre sus correligionarios.

Esto fue muy evidente durante el incidente del ataque a Charlie Hebdo en Francia en enero de 2015. Después de publicar caricaturas que insultaban al profeta musulmán Mahoma, un ataque de bandera falsa, muy posiblemente por parte de operativos israelíes sionistas, se cobró la vida de 17 personas, incluidos 11 periodistas. Los terroristas musulmanes fueron acusados ​​del ataque.

El 7 de enero de 2015, alrededor de las 11:30 am hora local, dos terroristas y hermanos musulmanes franceses, Saïd y Chérif Kouachi, irrumpieron en las oficinas del semanario satírico francés Charlie Hebdo en París. Armados con rifles y otras armas, asesinaron a 12 personas e hirieron a otras 11.

Algunos líderes políticos europeos acompañados por el entonces primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, recorrieron las calles de París en protesta contra el llamado terrorismo islámico. Netanyahu aprovechó la oportunidad para reunirse con líderes judíos franceses y los incitó a emigrar a Israel para vivir seguros entre correligionarios.

Últimamente, estamos siendo testigos de una nueva moda de anti-Islam en Occidente, particularmente en algunos países europeos. Fuimos testigos de pintadas antiislámicas en mezquitas islámicas y daños en los terrenos de las mezquitas, tirando tocino/cerdo a la entrada de las mezquitas (los musulmanes consideran que la carne de cerdo es sucia), pintadas antiislámicas en tiendas islámicas, insultos contra mujeres musulmanas medio veladas y, lo peor de todo, pisoteando y quemando públicamente el libro sagrado islámico, el Corán.

La profanación y quema del Corán públicamente se hizo evidente en 2005 cuando los investigadores estadounidenses y los guardias de la prisión de la Bahía de Guantánamo solían pisotear y quemar el libro sagrado frente a los prisioneros musulmanes. En marzo de 2011, el pastor cristiano estadounidense Terry Jones del Dove World Outreach Center en Florida transmitió el evento de la quema del Corán que provocó disturbios entre los musulmanes en Afganistán.

Esta locura ardiente fue retomada por los extremistas europeos, particularmente después de las oleadas de inmigrantes, principalmente musulmanes, que ingresaron a Europa. En 2019, vimos a Lars Thorsen, líder del grupo Alto a la islamización de Noruega, quemar repetidamente el Corán en sus mítines. Rasmus Paludan, ciudadano danés y sueco, extremista de extrema derecha y líder del partido político danés Stram Kurs (Línea dura), realizó varios eventos de quema del Corán en 2019, 2020 y 2022 que provocaron disturbios violentos en Suecia. Sin embargo, no se detuvo y repitió la quema nuevamente en enero de 2023. Además, el 22 de enero de 2023, Edwin Wagensveld, jefe del capítulo holandés del grupo paneuropeo de extrema derecha Patriotic Europeans Against the Islamization of the Occident (Pegida) realizó un evento público de quema del Corán.

A pesar de que el departamento de policía de Suecia decidió prohibir dos eventos posteriores de quema del Corán en febrero, el Tribunal Administrativo Supremo anuló esta decisión diciendo que las preocupaciones por los riesgos de seguridad no eran suficientes para limitar el derecho a manifestarse. El tribunal concedió permiso a Salwan Momika para continuar con la quema de su Corán frente a la mezquita central de Estocolmo.

El último incidente tuvo lugar hace dos semanas, el sábado 8 de julio se quemó y arrojó un Corán frente a la mezquita Mimar Sinan en la ciudad de Maulbronn, ubicada en el estado de Baden-Wurtemberg, al suroeste de Alemania. El incidente ocurrió desde un vehículo en movimiento durante la noche.

Un Corán fue quemado y arrojado frente a una mezquita en el suroeste de Alemania a principios de julio de 2023.

Después de dos décadas de campañas islamofóbicas occidentales, los países árabes y musulmanes se hartaron de esta locura blasfema y decidieron ponerle fin. La Organización de la Conferencia Islámica de 57 Países Musulmanes (OCI) convocó una conferencia en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para discutir este odio religioso. En nombre de los países de la OCI, el Ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Bilawal Bhutto-Zardari, explicó al Consejo que tal quema del Corán se ve claramente como una incitación al odio religioso, la discriminación y los intentos de fomentar la violencia. Agregó que “tales actos se cometieron con la aprobación del gobierno y con impunidad… Estos actos son crímenes de odio antiislámicos… Dejen de abusar de la libertad de expresión… Silencio significa complicidad”.

El Consejo adoptó una resolución condenando actos de odio religioso como la quema del Corán. También decidió publicar un informe sobre el odio religioso a todos los países para que revisen sus leyes y llenen los vacíos legales que puedan dificultar la prevención, así como tipificar como delito estos actos que propugnan el odio religioso. La decisión también enfatizó que la libertad de expresión conlleva responsabilidades y deberes que los Estados deben garantizar en su respeto por la preservación de las libertades y derechos de los demás y la seguridad y estabilidad de las sociedades.

De 47 países, 28 votaron a favor de la resolución, 12 votaron en contra y 7 se abstuvieron. Los países que votaron en contra de la resolución fueron Estados Unidos y sus países amigos de la OTAN, Francia, Alemania y Gran Bretaña. La embajadora estadounidense, Michele Taylor, justificó que “Lamentamos tener que votar en contra de este texto desequilibrado, pero contradice posiciones que hemos asumido durante mucho tiempo sobre la libertad de expresión”. Una mirada de examen a la supuesta libertad de expresión estadounidense muestra claramente que es solo una fachada. Cualquiera que se atreva a expresar sus puntos de vista es inmediatamente castigado de muchas formas directas e indirectas.

El embajador de Francia, Jerome Bonnavon, indicó que los derechos humanos protegen “a las personas, no a las religiones, sectas, creencias o sus símbolos”. Como si las personas estuvieran separadas de sus propios sentimientos, sentimientos y fe.

La embajadora de Alemania, Katharina Stach, describió el incidente de la quema del Corán como una “provocación horrible” y lo condenó. Pero agregó: “La libertad de expresión a veces también significa respaldar opiniones que pueden parecer perturbadoras y casi intolerables”. El odio y la violencia inquietantes e intolerables no son libertad de expresión.

Embajadora de Alemania, Katharina Stach

El embajador británico, Simon Manley, reconoció, al igual que otros diplomáticos occidentales, que la libertad de expresión puede ser restringida en casos excepcionales, pero “no aceptamos que los ataques a la religión constituyan una invitación al odio”. ¿Significa eso, señor Manley, que los ataques al cristianismo y al judaísmo, y la quema de la Torá y la Biblia, no constituyen una invitación al odio?

Todas estas justificaciones tontas, patéticas, ilógicas e inhumanas expresan en gran medida la duplicidad, la contradicción y la falsedad de la llamada libertad de expresión occidental. Dado que los países occidentales están tan preocupados por la libertad de expresión hasta el punto de insultar a alrededor de dos mil millones de musulmanes en el mundo, ¿por qué, entonces, restringen, se oponen y cierran los medios de comunicación de aquellos que critican las agendas occidentales, el colonialismo, el imperialismo, el sionismo y las intervenciones militares globales?

Se pidió a los gobiernos occidentales que bloquearan por completo Russia Today TV y otros canales de medios rusos para que no operen en las capitales occidentales. Las oficinas de los medios de comunicación iraníes se cerraron en algunos países occidentales, y varios satélites operados por Occidente eliminaron de sus programas la televisión iraní Press TV, la televisión iraní al-Alam, la televisión libanesa Al-Manar y otros medios de comunicación contra la ocupación de Israel. Miles de activistas palestinos han sido prohibidos o censurados en plataformas de medios occidentales por atreverse a criticar los crímenes de guerra israelíes sionistas y el genocidio de los indígenas palestinos y la destrucción total de sus pueblos. Esta autoproclamada falsa libertad de expresión occidental había llevado al cierre de oficinas y canales de redes sociales, la eliminación de YouTube, Google y otros motores de búsqueda, etc. Este sitio de VT es un claro ejemplo de tal prohibición.

No hay libertad de expresión para ningún estudio/investigación de investigación histórica del llamado Holocausto, o estudio de la verdadera historia alemana nazi y hechos de la Segunda Guerra Mundial, pero las acusaciones de antisemitismo, criminales de odio, negación del holocausto y encarcelamientos a largo plazo, Ursula Haverbeck, de 90 años, es un ejemplo.

No hay verdadera libertad de expresión de ningún estudio crítico del ataque del 911, el atentado de Oklahoma, el ataque del USS Liberty, los sucesivos asesinatos de miembros de la familia Kennedy y la muerte accidental, el uso estadounidense de armas de destrucción masiva o el Holocausto más grande de los nativos americanos, pero la prohibición de tales libros, la ridiculización de los autores/historiadores/investigadores y las acusaciones de ridículos teóricos de la conspiración.

Aquí también hay otra mirada a cómo Occidente trata con los “criminales” de la libertad de expresión.

En enero de 2020, Adolfo Martínez fue sentenciado en los tribunales de Iowa a 16 años de prisión por cometer “un crimen de odio” e incendio provocado en tercer grado después de derribar una bandera homosexual que colgaba en las puertas de Ames United Church of Christ y quemarla afuera de un club gay de desnudez. ¿Estaba Martínez realmente ejerciendo su derecho de la Primera Enmienda a la libertad de expresión?

Adolfo Martínez, de 30 años, de Ames, fue sentenciado el miércoles a 15 años por el delito de odio de incendio premeditado y se le dio un año por uso imprudente de explosivos o fuego y 30 días por acoso. Las sentencias se cumplirán consecutivamente, según los registros judiciales del condado de Story. Un jurado condenó a Martínez en noviembre.

El cómico francés Dieudonne M’bala M’bala es otro caso del célebre derecho europeo a la libertad de expresión. En noviembre de 2015, un tribunal belga condenó a Dieudonné a dos meses de prisión presuntamente por incitar al odio por comentarios racistas y antisemitas y por negar el holocausto. Su página de Facebook con 400.000 seguidores fue cancelada y multado con 9.000 euros.

En enero de 2021, un inmigrante argelino musulmán en Francia, que trabajaba como mensajero para la empresa de alimentos Deliveroo, fue condenado por un tribunal francés a cuatro meses de prisión y luego a la deportación fuera del país por supuesto odio antisemita al negarse a entregar alimentos a judíos. El juez Bertrand Gautier dijo en el juicio: “La ley francesa prohíbe la discriminación de cualquier tipo. Hay que respetar a todos en este país”. ¿Se atrevería este juez a sentenciar a un mensajero judío por negarse a entregar alimentos a los musulmanes? ¿La ley francesa prohíbe la discriminación contra los musulmanes y la quema de su Corán?

La lista de incidentes similares de los presuntos acusados ​​de los países de libertad de expresión es muy larga.

Para exponer la fragante discriminación, el racismo, la duplicidad y la hipocresía de Suecia, Khaled al-Hawwari, un musulmán, siguiendo el ejemplo de Rasmus Paludan, Edwin Wagensveld y Salwan Momika, solicitó permiso y protección policial para quemar una Torá frente a la embajada israelí. El Tribunal Administrativo Supremo de Suecia, que otorgó permiso para quemar el Corán y protección policial a Momika, no otorgó a al-Hawwari un permiso y protección similares. De repente, el derecho a la libertad de expresión desapareció. Los musulmanes no tienen este derecho. Parece que la democracia sueca y la protección de los derechos humanos para la libertad de expresión discriminan a los musulmanes. Este derecho sólo está disponible para ser utilizado como arma de odio para incitar al conflicto y la guerra.

Después de la presión política de los 57 países musulmanes de la Organización de la Conferencia Islámica y la resolución del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Rusia aprobó leyes que penalizan la quema del Corán. Esto indica que Moscú, como otros países, entiende que el tema es puramente político.

La presión política internacional, por lo tanto, se intensificó sobre el gobierno sueco. Para justificar su supuesto apoyo a la libertad de expresión, se vio obligado, esta vez, a conceder permiso y protección policial a Ahmad ‘Alloush, ciudadano sueco musulmán, que anunció públicamente que pedía permiso para quemar una Torá frente a la Embajada de Israel el sábado al igual que Momika, que quemó el Corán.

El canciller israelí, Eli Cohen, se apresuró a advertir que quemar una Torá es considerado un crimen de odio y una provocación que causaría graves perjuicios al pueblo judío ya las tradiciones judías. En una flagrante exhibición elitista del doble rasero israelí entre quemar el Corán y la Torá, el extremista ministro israelí de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, justificó la quema del Corán en Suecia con el pretexto de lo que llamó islamismo extremista al tiempo que condenó la quema de la Torá como un crimen antisemita. ¿No son los israelíes judíos extremistas?

Itamar Ben-Gvir (en hebreo: אִיתָמָר בֶּן גְּבִיר; nacido el 6 de mayo de 1976) es un abogado y político israelí, que se desempeña como Ministro de Seguridad Nacional. Además, es miembro de la Knesset y líder de Otzma Yehudit. Su posición política ha sido descrita como de extrema derecha. VT lo llama como es; es un loco racista extremista, un psicópata en un traje de $ 5000

El Ministro de Relaciones Exteriores de Suecia, Tobias Billstrom, se apresuró a señalar que la ley sueca no prohíbe la quema de libros sagrados y que la libertad de expresión es un derecho constitucional, pero al mismo tiempo, el gobierno sueco rechaza enérgicamente todos los actos de antisemitismo y está comprometido a combatirlos. También agregó que “el gobierno sueco lamenta profundamente cuando los extremistas intentan dividir nuestra sociedad, incluso cuando se involucran en actos protegidos por la constitución”.

El sábado, ‘Alloush se presentó frente a la embajada de Israel y sorprendió a todos, incluidos los esperanzados islamófobos, al exaltar el Corán explicando que el Islam reconoce la santidad de todas las religiones y prohíbe quemar cualquier libro sagrado.

Es enfermizamente triste que en la actualidad, a pesar del hecho de que la gente sabe leer y escribir y los libros sagrados se imprimen en volúmenes, aunque contienen enseñanzas distorsionadas, muy pocas personas leen, analizan, critican y, lo que es más importante, comparan estas enseñanzas para formarse una opinión sobre ellas. En general, la gente es intelectualmente perezosa, prefieren escuchar el lavado de cerebro del clero político en los miles de canales de televisión que hacen cualquier esfuerzo serio por estudiar.

Estudiando los libros sagrados auténticos, uno descubriría que el Islam es una religión muy flexible y tolerante. Reconoce, respeta y acepta el judaísmo auténtico y el cristianismo auténtico. El verdadero Islam enseña que no hay diferencia entre un musulmán y un no musulmán excepto en su grado de fe en Dios. Sería sorprendente para muchos cristianos descubrir que el Islam venera a Jesucristo (Issa) ya su madre, la Virgen María. De hecho, el Corán tiene un capítulo entero dedicado a la Virgen María, algo que la Biblia misma no tiene.

Contrariamente a otras religiones, que predican de un dios codicioso, racista, vengativo, vengativo, enojado, genocida y belicista, el Islam prescribe cien buenos nombres para Dios llamados “Al-Asma’-ul-Husna”, tales como el creador, el misericordioso, el amoroso, el benéfico, el perdonador, el proveedor, y muchos otros.

Anexo: hoy, jueves 20 de 2023, Suecia volvió a otorgar permiso y protección policial a Momika para quemar el Corán y la bandera iraquí frente a la embajada iraquí, a pesar de las advertencias iraquíes ayer al ministro de Relaciones Exteriores sueco para evitar tal acto. El resultado fue el asalto y el incendio de la embajada sueca en Irak por musulmanes enojados. Suecia está cosechando lo que sembró.

 

By neo