A todos nos ha pasado: un segundo estás viendo la reseña de un producto en YouTube y al siguiente ves un anuncio de exactamente ese producto en tu feed de Instagram.

Aunque sigue pareciendo que hay algún tipo de magia oscura, ya nos hemos acostumbrado a este tipo de cosas, aunque hay casos en los que sigue pareciendo un poco espeluznante, especialmente cuando estás seguro de que sólo has hablado de un producto o lo has mencionado en un mensaje personal.

La verdad es que las aplicaciones y los sitios web que utilizamos recopilan grandes cantidades de datos sobre nosotros y, en muchos casos, estos datos se transmiten a terceros. Por supuesto, esto no debería ocurrir sin permiso, por lo que normalmente tenemos que aceptar una larga lista de términos y condiciones antes de usar una aplicación. (Y, sinceramente, ¿cuándo fue la última vez que las leíste antes de hacer clic en “sí”?).

El año pasado, Apple facilitó a los consumidores la comprensión del tipo de datos que recogen las aplicaciones y el uso que hacen de ellos. La compañía introdujo etiquetas de privacidad en las aplicaciones de su App Store, clasificando los datos personales en 14 categorías que van desde la ubicación del usuario hasta las compras, el historial de búsqueda y navegación y la información de contacto.

El proveedor de nubes seguras pCloud ha utilizado estos datos para analizar una serie de aplicaciones populares con respecto a la recopilación y el intercambio de datos de los usuarios. Como muestra el siguiente gráfico, es muy probable que Instagram comparta tu información personal con terceros con fines publicitarios. La popular app comparte datos de 11 de las 14 categorías con terceros, situándose por delante de Facebook, que curiosamente comparte menos datos con anunciantes externos.