La discusión no es si existe o no el cambio climático (un goyim región-4 jamás lo sabrá). La discusión es que la oligarquía tecnocrático-globalista que promueve medidas contra el cambio climático (Gates, Soros, Gore…) está aniquilando todas las libertades humanas. Luchar contra el cambio climático SIEMPRE significa pagar más impuestos, renunciar a más cosas cada día, ser más vigilados y sancionados… (Jorge Lizama)

Durante décadas, las afirmaciones de que el cambio climático causado por el hombre está destruyendo rápidamente la Tierra han sido predicadas con la autoridad de las Sagradas Escrituras por verdaderos creyentes, un vasto grupo que incluye prácticamente a todos los “medios de comunicación dominantes”, las grandes empresas tecnológicas, los demócratas, algunos científicos y académico desde preescolar hasta la escuela de posgrado.

Y por supuesto, todos los globalistas. Al Gore, en un reciente Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, predicó un sermón de fuego y azufre, asegurando a los fieles que el cambio climático realmente está diezmando el planeta Tierra. “Eso es lo que está hirviendo los océanos”, criticó, con la voz elevándose hasta un tono febril, “creando estos ríos atmosféricos y las bombas de lluvia, y succionando la humedad de la tierra, y creando las sequías, y derritiendo el hielo y levantando ¡El nivel del mar y provocando estas oleadas de refugiados climáticos!

Aunque Gore y otros profetas del calentamiento global han acumulado un historial espectacular de predicciones dramáticas, concretas en un tiempo específico, que no se han materializado en absoluto, los llamados “negacionistas del cambio climático” son cada vez más comparados con los “negacionistas del Holocausto”. Las organizaciones psicológicas ahora patologizan el “negacionismo del cambio climático” prácticamente como una especie de enfermedad mental. Y los políticos demócratas –incluida, por supuesto, la representante Alexandria Ocasio-Cortez, que predijo públicamente que “el mundo se acabará” para 2032– no sienten más que desprecio y disgusto por los no convertidos. Incluso Joe Biden atacó recientemente a los escépticos del cambio climático catastrófico calificándolos de “soldados ponis mentirosos y con cara de perro”.

Sin embargo, irónicamente, los sumos sacerdotes actuales del apocalipsis del cambio climático tienen razón al predecir que en tan sólo unos pocos años, la Tierra bien podría volverse miserable, miserable y casi inhabitable para los seres humanos.

Pero un futuro tan sombrío no se producirá debido a un “cambio climático catastrófico”, como afirman los fanáticos del calentamiento global. Más bien, la Tierra degenerará rápidamente en el hábitat lamentable y desolado para la humanidad que predicen, con sufrimiento y muerte masivos, si realmente se implementa su agenda genuinamente catastrófica.

El Dr. Patrick Moore, cofundador del grupo ecologista Greenpeace, intervino recientemente sobre la insistencia de las elites en reducir los gases de efecto invernadero a “Cero Neto”, diciendo: “Si realmente logran el Cero Neto, al menos el 50% de la población morir de hambre y de enfermedades”. Citando sólo uno de muchos factores –la dependencia de más de la mitad de la población mundial de los fertilizantes a base de nitrógeno, que muchos activistas del cambio climático quieren prohibir, incluso en los Países Bajos y Sri Lanka, que ya lo han hecho–, Moore añade: “Así que Es verdaderamente un deseo de muerte disfrazado. Y el disfraz es para salvar la tierra”.

Asimismo, el experto en energía Alex Epstein, en su libro aclamado por la crítica, “Fossil Future: Why Global Human Flourishing Requires More Oil, Coal, and Natural Gas – Not Less”, escribe:

“Las políticas propuestas hoy para eliminar rápidamente el uso de combustibles fósiles, si se implementaran plenamente, tendrían consecuencias verdaderamente apocalípticas: harían del mundo un lugar empobrecido, peligroso y miserable para la mayoría de las personas. E incluso si las políticas de eliminación de combustibles fósiles no se implementan plenamente”, añade Epstein, “lo cual no se hará, dada la intención expresa de China, Rusia e India de aumentar su uso de combustibles fósiles, incluso las restricciones generalizadas sobre los combustibles fósiles Un uso que no llega a ser eliminado acortará e infligirá miseria a miles de millones de vidas, especialmente en las partes más pobres del mundo”.

Epstein, fundador del Centro para el Progreso Industrial, no afirma que los combustibles fósiles y las emisiones de CO2 no afecten al clima de ninguna manera. «Reconozco totalmente», escribe, «que han contribuido al calentamiento de 1 grado Celsius que hemos experimentado durante los últimos cien años».

Pregunta: Cuando los argumentos científicos a favor del calentamiento global catastrófico y su consiguiente apocalipsis mundial consisten en gran medida en un aumento de la temperatura de 1 grado Celsius durante más de un siglo, ¿ por qué todos los gobiernos del mundo occidental están obsesionados con el inminente apocalipsis del cambio climático como objetivo? ¿Principio unificador de gobierno, políticas públicas, relaciones internacionales y prácticamente todo lo demás?

Antes de abordar la sorprendente verdad que subyace a lo que se ha convertido, en realidad, en una religión creada y explotada por élites globales obsesionadas con gobernar el mundo, consideremos primero aquellos segmentos de la sociedad más cautivados por este culto apocalíptico.

Irónicamente, aunque afirman seguir “la ciencia”, los seguidores del culto al calentamiento global tienden a constituir la misma población que demuestra el menor respeto por la ciencia real en otras áreas de la vida y las políticas públicas:

* Muchos creen que un bebé dentro del útero de su madre no es un ser humano, al menos no hasta el mismo momento en que nace, cuando ese niño se transforma instantáneamente en una persona de gran valor, con todos los poderes naturales, constitucionales y divinos. dados derechos de vida, libertad y búsqueda de la felicidad. Un minuto antes, el niño era sólo una masa de tejido sin valor, equivalente a un tumor que podía desmenuzarse, extraerse y desecharse como desecho médico. Esta es una representación totalmente precisa, aunque gráfica, de la creencia predominante en el Partido Demócrata actual, con 46 senadores demócratas que votaron el año pasado a favor de la legalización del aborto hasta el mismo momento del nacimiento.

* Este mismo segmento de población de culto tiende a creer que los hombres con enfermedades mentales que dicen ser mujeres en realidad son mujeres, y viceversa. Peor aún, defienden, o al menos aceptan, la práctica de preparar a adolescentes mentalmente frágiles para que se sometan a horrendas amputaciones y otros “tratamientos” dañinos e irreversibles en pos de “transiciones de género” que no sólo son científicamente imposibles, sino también una locura.

* ¿Qué pasa con la obsesión de los medios de comunicación con el apocalipsis climático? Desde hace más de un siglo, allá por 1895 (cuando Grover Cleveland era presidente, se publicó por primera vez “America the Beautiful” y se acababa de inventar el voleibol), el New York Times asustó a sus lectores con advertencias sobre la llegada de un “nuevo hielo”. edad.» Esta histeria impulsada por los medios de comunicación duró hasta finales de la década de 1920, cuando el Times repentinamente cambió de tema y advirtió que “la Tierra se está calentando constantemente”. Eso duró hasta 1954, cuando la revista Fortune abrió el camino con una advertencia de que se avecinaba otra edad de hielo. Aunque el New York Times avivó los temores sobre el “calentamiento global” hasta finales de la década de 1950, en 1975 ya se había vuelto a la histeria de la “nueva edad de hielo”. Unos años más tarde, el Times volvió a asustar a sus lectores por el calentamiento global de una “magnitud casi sin precedentes”.

“En total”, revelan R. Warren Anderson y Dan Gainor en su informe en profundidad titulado “Fuego y hielo”, “los medios impresos han advertido sobre cuatro cambios climáticos separados en poco más de 100 años: enfriamiento global, calentamiento, enfriarse de nuevo y, quizá no tan finalmente, calentarse”. No es de extrañar que los sacerdotes del desastre climático cambiaran su etiqueta, durante las últimas dos décadas, de “calentamiento global” a la frase omnidireccional “cambio climático”.

* ¿Y qué pasa con todos los científicos que se han sumado al culto del apocalipsis climático? ¿Por qué aceptarían un engaño exagerado y motivado políticamente? Lamentablemente, la respuesta quedó clara durante la era COVID, cuando muchos científicos, médicos y hospitales siguieron el ejemplo y adoptaron puntos de vista y prácticas médicas cuestionables de agencias federales altamente politizadas (y por lo tanto deshonestas) como la FDA y los CDC. En lugar de “seguir la ciencia” ellos mismos –como lo hicieron unos pocos médicos con principios, que a menudo fueron seriamente perseguidos por su integridad–, la mayoría de los médicos carecieron del coraje necesario para adoptar una postura y arriesgarse a perder sus puestos o incluso sus carreras. Después de todo, dice el refrán: «Tengo una familia que mantener».

* Finalmente, están los millones de jóvenes adoctrinados y traumatizados continuamente en el sistema escolar gubernamental (“público”) actual sobre el catastrófico cambio climático causado por el hombre en el corto plazo.

Lavar el cerebro de un niño para que tema el futuro y odie a los adultos supuestamente responsables de la destrucción de su planeta es un abuso infantil atroz.

Un ejemplo: cuando una joven sueca de 16 años muy problemática llamada Greta Thunberg, agobiada por el autismo, el TOC y los trastornos alimentarios, de alguna manera se presentó al mundo como la voz de la generación más joven y una experta en ciencia climática, regañó toda la población adulta en su célebre y muy enojado discurso en la ONU: “Estamos en el comienzo de una extinción masiva, y de lo único que se puede hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¿CÓMO TE ATREVES? ¡Me has robado mis sueños y mi infancia! ella tronó. Multipliquemos a Greta Thunberg por millones y podremos vislumbrar el trauma que la educación gubernamental y los medios de comunicación han infligido a la próxima generación.

 

‘Una especie de dios’

Pero ¿qué pasa con los verdaderos villanos, las personas que saben que la religión del calentamiento global es sólo un medio para un fin mayor que no tiene nada que ver con el clima?

Las elites globales: los superricos sumos sacerdotes del cambio climático como Al Gore, que vuelan a Davos en sus jets privados que consumen mucha gasolina y son contaminantes mientras regañan a todos los demás por conducir automóviles, y que cenan carne y langosta mientras amonestan el resto del mundo a comer insectos: estos son los sumos sacerdotes del culto climático apocalíptico global.

Para entenderlos, primero es esencial prescindir de los viejos paradigmas de “liberal”, “progresista”, “democrático” y otras etiquetas ideológicas agradables pero sin sentido. Los verdaderos líderes de este movimiento son personas cuya única ideología y sistema de valores es la riqueza personal, el poder, los privilegios, el honor y la gloria para sí mismos, y que están completamente obsesionados con gobernar el planeta Tierra. Quieren ser dioses. Hasta ahora, sólo el izquierdista multimillonario George Soros ha tenido el descaro de describirse a sí mismo, ante los medios de comunicación, como “una especie de dios”.

Desafortunadamente, estos sociópatas se benefician de un camuflaje de facto , arraigado en la decencia innata de la gente normal que simplemente no comprende lo que es ser un sociópata. Después de todo, las personas morales con una conciencia intacta, que probablemente todavía incluye a la mayoría de los estadounidenses, comprenden fácilmente los defectos normales que acosan a la gente normal, como enfadarse, enojarse, envidiarse, tener doble ánimo, ansiarse, deprimirse y tal vez incluso enfurecerse. Ellos no, Sin embargo, no reconocen ni comprenden fácilmente el deseo de controlar el mundo, la voluntad de dejar que grandes cantidades de personas sufran y mueran, la capacidad de mirar directamente a una cámara de televisión, es decir, mirar directamente a los ojos de millones de personas. – y mentir sin ningún conflicto interno. Los sociópatas comprenden una raza de personas animadas por sentimientos, deseos y ambiciones totalmente ajenas a la gente común y corriente, que por lo tanto están ciegas a esta comunidad de élite que incluye a algunos de los principales sumos sacerdotes globales del cambio climático.

FUENTE Y LEER COMPLETO EN

https://www.naturalnews.com/

By neo